Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 12- -12- -2006 91 DEPORTES www. abc. es deportes Mendoza dimite porque no soy ningún florero La marcha del vicepresidente y la de Juan Carlos Sánchez, responsable del baloncesto, abre una crisis en la directiva del Madrid s Otros dos vocales iban a irse, pero se quedan ENRIQUE ORTEGO MADRID. Una semana y un día después de celebrar una polémica Asamblea general en la que no fue aprobada la desaparición del voto por correo como pretendía la Junta directiva, aunque fuera parcialmente, la dimisión de un vicepresidente, Juan Mendoza, y del vocal y responsable de la sección de baloncesto, Juan Carlos Sánchez, abre una crisis institucional en el Real Madrid. Otros dos directivos, Melchor Miralles y Pedro Trapote, también estaban dispuestos a marcharse el pasado viernes, pero oficiosamente fueron convencidos ayer para continuar momentáneamente en su cargo y no agravar la situación. ro no me han dejado hacer nada. Me sentía un florero y no tengo complejo de florero. Como vicepresidente pensaba que iba a participar más de la vida directiva del club, de las decisiones que se tomaban, pero no ha sido así Además, Juan Mendoza considera que en muchos momentos he sentido que se me hacían feos. Me voy defraudado y por una falta de comunicación y comprensión con el presidente. Nunca se me concedió autoridad para poder hacer algo. Ramón ha adoptado una postura de acaparar todo el protagonismo y los demás no pintamos nada. No había sintonía entre nosotros y lo mejor era marcharse. Aquí no se cobra, no es un trabajo, se viene a aportar, a sumar. Me sentía incómodo, de verdad Juan Mendoza entró en contacto con Ramón Calderón porque era amigo de su hermano Ignacio desde hacía tiempo. Incluso cuando el ahora presidente era el látigo de su padre en las asambleas. Después fue co- El aval es de todos y sólo lo gestiona uno Las diferencias en el seno de la Junta directiva del Real Madrid se han ido expresando en petit comité y en voz baja en los últimos tres meses. Aquí hemos avalado entre todos y sólo es uno quien gestiona todo. Está haciendo una gestión presidencialista, de promoción absoluta de su ego, sin consultar a nadie De hecho es precisamente el aval, una de las pocas razones que atan a algunos directivos a su actual cargo. En el caso de Juan Carlos Sánchez su marcha se debe al acuerdo de futuro firmado por Ramón Calderón con la NBA y que descaradamente choca con los intereses de la ACB, amén de que como responsable de la sección de baloncesto nunca ha estado informado de las negociaciones realizadas por el presidente. En principio parecía que Melchor Miralles, directivo también ratificado en la Asamblea del día 3 y adscrito al baloncesto, se iba a ir con su teórico jefe y había presentado la dimisión, incluso por carta el pasado viernes, pero el propio interesado desmintió ayer esa situación. Sigue y podría ser ahora el número uno de la sección de la canasta. Falta de sintonía e incomodidad Y todavía tiene que estar agradecido Ramón Calderón a que ambos hayan presentado la dimisión después de la Asamblea y no antes, con lo que ello hubiera podido significar institucionalmente. Se da el caso curioso que Juan Carlos Sánchez fue ratificado directivo el domingo, así como Melchor Miralles, porque no formaban parte de la candidatura que se presentó a las elecciones y se incorporaron después. La marcha de Juan Mendoza, vicepresidente primero e hijo del expresidente del club Ramón Mendoza, debe considerarse como un revés importante para el presidente pues durante la campaña fue uno de sus hombres fuertes. ABC habló ayer con Mendoza. No quiere levantar polémicas con su marcha, pero sí quiere que los socios que confiaron en él sepan cuáles son los motivos. Me voy porque no me siento útil. Yo llegaba al Real Madrid con la ilusión de ayudar, aportar lo que hubiera podido heredar de mi padre en un pasado y trabajar en nuevas parcelas, pe- Juan Mendoza dejó ayer la vicepresidencia del Real Madrid nociendo a Ramón hasta unirse en su aventura electoral. En estos tres meses largos como vicepresidente había trabajado en la posible ampliación de las secciones deportivas. Hizo ges- ABC tiones para crear equipos de rugby y fútbol sala, pero después de avanzar bastante al respecto, en una de las últimas Juntas no encontró el apoyo del presidente. También le des- ilusionó mucho que Calderón aceptara el veto de Ángel Villar a Manolo Sanchís como representante del club en el Federación con cargo de vicepresidente. El presidente no fue capaz de hacer valer su propuesta y aceptó la negativa sin más. Calderón no le da importancia Gago y el Pipita saltan las últimas vallas hacia Madrid J. M. CUÉLLAR MADRID. Los dos argentinos dan los últimos pasos hacia la casa blanca. Gago ha visto retrasada su presentación (está todo acordado) por mor de la derrota de Boca ante Lanús y el triunfo de Estudiantes, lo que obliga a un partido de desempate el próximo jueves en la cancha de Rosario. Gago pensaba irse de vacaciones a Miami y en el Madrid le han comentado que lo haga igualmente y que cuando esté todo listo haga un viaje relámpago, realice la presentación y vuelva a Miami. Lo del Pipita Higuain es parecido. Había un mínimo problema y es que parte de su contrato (el 51 por ciento) lo tiene comprado MSI, una empresa de la que es accionista Abramovich. El presidente del Chelsea podría haberse metido por medio si hubiese fructificado la marcha de Shevchenko al Milán, algo que estuvo a punto de producirse en anteriores semanas. Mourinho paró la operación y eso, de rebote, dio vía libre para que se aceleraran las negociaciones entre el Madrid y el River. El tesorero de los gallinas Hector Grinberg, ya está en Madrid y da por hecho el traspaso. Eso sí, ambos les pueden salir a los blancos por cuatro millones más de lo previsto (dos y dos) por el nuevo contrato televisivo del Madrid. Ramón Calderón, en los micrófonos de la SER, quiso quitar ayer importancia a las dimisiones. En primer lugar no tienen nada que ver una con otra. Han coincidido en el tiempo, pero no en el motivo. Mendoza dice, creo, porque he leído por encima la carta, que se va porque no está de acuerdo con la política deportiva. Y Sánchez porque el acuerdo con la NBA puede significar la ruptura con la ACB, que se siente perjudicada. Yo no veo crisis por ningún lado y no le doy más importancia a su marcha. No me parece nada trascendente. Son dos directivos y no cuatro como se dice. Nosotros seguimos trabajando con nuestro proyecto