Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 12- -12- -2006 Audrey Hepburn era apasionada en el amor dice su biógrafo, Donald Spoto 81 Trueno, el justiciero héroe del ministro Juan Fernando López Aguilar dibujó ayer al Capitán Trueno en un homenaje a su creador, Víctor Mora, y al héroe y eterno rebelde que cumple medio siglo. El ministro de Justicia deseó ¡larga vida a Víctor Mora! sociedad cutre y opresiva había personajes que querían respirar e inspirar los mejores valores de una España que aún no era, pero que podía ser. El capitán de los sin pan Sostiene López Aguilar- -en el prólogo del libro conmemorativo de los 50 años del Capitán Trueno: Chandra, el usurpador y otras aventuras (Ediciones B) -que con Trueno ocurre lo mismo que cuando se revisita a los Beatles, Woody Allen o Dylan: Uno descubre con ellos siempre nuevas enseñanzas, nuevas lecturas en las cuales no había reparado antes. Cuando me incorporé a aquella promoción de adolescentes politizados al calor de la Transición constaté revisitando El Capitán Trueno que- -en contra de cualquier lectura superficial de su saga- -no era ningún arquetipo de reaccionario celtibérico. Lo veo ahora como un eterno rebelde, guerrillero, partisano; como a un desheredado en ruta, a caballo, que huye de comodidades, POR ANTONIO ASTORGA MADRID. ¡Si mi padre me viera aquí, no lo creería! A finales de los años 60 Juan Fernando López Aguilar devoraba todo tipo de historietas y tebeos, a cualquier hora, sin parar, junto a sus hermanos. Cada sábado peregrinaban al quiosco de Las Palmas para comprar El Capitán Trueno En la silueta de esos mitos se iluminaba el grafito creador de Víctor Mora y de sus grandes dibujantes. Medio siglo después, los López Aguilar tuvieron ayer un buen motivo para envidiar al hermano ministro: sus manos- me siento un privilegiado confesó- -estrechaban las del tipo que tantos momentos de felicidad les proporcionó, Víctor Mora, poeta, novelista, ensayista, padre de Trueno y tantas maravillas más. Y con su izquierda, en un suspiro, Juan Fernando López Aguilar trazó la figura de su héroe de ficción, del cual lo leyó todo. Trueno, Crispín, Sigrid, Goliat, Gundar el Vikingo, el Mago Moreano, Gengis Khan... En aquella Dibujo del Capitán Trueno realizado ayer, en apenas diez minutos, por el ministro de Justicia siempre dispuesto a volver a empezar. Trueno lo arriesga todo por sublevar en armas a los esclavos sin pan contra toda dictadura u oposición. Es el liberador que emancipa a campesinos, trabajadores y glebas sojuzgadas Para el ministro, Trueno no es un cruzado reaccionario sino que encarna de manera paladina a un exiliano permanente que renuncia a su fortuna, monta a la grupa y decide salir en busca de aventuras para liberar a los esclavos y parias de la tierra, a los oprimidos por dictaduras monstruosas Trueno cumple una función eternamente libertadora. Sólo tras completar con éxito esas gestas revolucionarias volvía el capitán Trueno a retomar la ruta del exilio permanentemente, en pos de una libertad que anticipaba a España, sin que todavía lo fue- IGNACIO GIL España ha puesto su grano de arena para poner en su sitio al dictador Pinochet Antes de presentar el libro del Capitán Trueno, el ministro de Justicia dijo que es un orgullo que España haya puesto su grano de arena para poner en su sitio a Pinochet y para intentar así ofrecer una reparación a los supervivientes de los crímenes que tuvieron lugar en Chile con ocasión de esa execrable dictadura. El dictador Pinochet atentó, de todas las formas inimagina- bles, contra todos los derechos elementales de la persona, contra su dignidad y contra todo un pueblo y su libertad- -dijo López Aguilar- Es un orgullo ser ministro de Justicia en un Gobierno comprometido con la Justicia universal, con la protección de los derechos humanos y que ha contribuido de manera definitiva a la cultura universal contra la impunidad. Y ese trabajo lo ha hecho de forma sobresaliente la Audiencia Nacional, persiguiendo delitos y a los responsables de crímenes de lesa humanidad, genocidio, torturas y violaciones masivas de los derechos fundamentales ra. Trueno no ha muerto Víctor Mora, al que acompañaba su esposa Armonía, agradeció emocionado las palabras de López Aguilar, compartió el homenaje con el dibujante de Trueno, Ambrós y explicó que en Trueno proyectó sus ansias de libertad y de conocer mundo: En 1957, un año después de que naciera Trueno, Barcelona, ciudad a la que volví tras el exilio de París, se me quedaba pequeña. Yo quería huir de las estrecheces de una cruel posguerra que se alargaba demasiado. Como las aventuras de Trueno transcurrían en el extranjero era más fácil sortear los escollos de la censura. ¡Sabido es que en España no había dictadura, ni se pasaba hambre, ni existían los oprimidos, ni había oposición al régimen, ni posguerra... Esas cosas sólo pasaban en el extranjero, si se me permite la ironía Más información en: http: www. capitan- trueno. com