Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL Chile afronta su futuro sin Pinochet MARTES 12 s 12 s 2006 ABC Florentino Portero FIN hile vivió años turbulentos que marcaron la vida de varias generaciones. Afortunadamente todo eso quedó atrás. Con gran inteligencia política los chilenos negociaron un proceso de transición de la dictadura a la democracia y, desde entonces, las elecciones se han sucedido con normalidad y el país ha salido adelante. Chile es la nación latinoamericana que mejor ha evolucionado en los últimos decenios. No sólo la democracia está allí más arraigada que en ningún otro estado de la región. Su economía ha sido dirigida con inteligencia. Han logrado, con la colaboración de España, un espléndido Acuerdo de Libre Comercio con Estados Unidos. Se han abierto hacia el área del Pacífico y, si no fuera por los manifiestamente mejorables gobiernos que les rodean, su presencia en América Latina sería mucho mayor. En este admirable recorrido los chilenos han tenido que vivir con la incómoda presencia del general Pinochet. Su figura estaba inevitablemente presente en el debate político y en los procesos electorales. Les recordaba los sacrificios que tuvieron que hacer para garantizar la transición, en particular las garantías concedidas a los responsables de la Dictadura para que abandonaran el poder. Muchos fueron los intentos para llevarle ante los tribunales, pero antes de conseguirlo al viejo general se lo llevó la muerte. Ya no está. Ahora Chile puede concentrarse en su futuro y dejar a los historiadores la compleja tarea de explicar aquellos años. La señora Bachelet tiene ante sí importantes retos. El primero es compaginar solidaridad con libertad, políticas sociales propias de un gobierno de izquierdas con la libertad económica que les ha situado en una posición de privilegio. El segundo, y no menos importante, es contener la amenaza populista a la democracia y a los mercados abiertos. Chile es el ejemplo en la región de que la democracia no es el mejor de los regímenes políticos a la hora de garantizar la libertad individual, la justicia social y el progreso económico; es, sencillamente, el único. C La viuda de Pinochet, Lucía Hiriart, flanqueada por sus hijas Lucía y Jacqueline, durante el velatorio del cadáver del ex dictador REUTERS Su viuda y sus cinco hijos procesados, la pesada herencia del dictador La causa contra Pinochet podrá ser sobreseída, pero no la que afronta toda su familia por ocultamiento de dinero al fisco y falsificación de documentos públicos L. PÉREZ SANTIAGO DE CHILE. Al morir, el general Augusto Pinochet se llevó el secreto sobre el volumen de su fortuna, que intentó ocultar con la ayuda de sus asesores y su familia. A todos ellos, más que una danza de millones, les deja en herencia juicios, investigaciones y querellas judiciales por diversos delitos económicos. Hasta julio de 2004, de la familia Pinochet sólo el ex dictador era el blanco de centenares de requerimientos judiciales, por violaciones a los derechos humanos durante su régimen. Pero una comisión especial del Senado de Estados Unidos que investigaba los movimientos financieros de grupos islámicos ubicó un paquete de cuentas bancarias secretas, bajo nombres falsos, que correspondían a una fortuna oculta por el general Pinochet. En total, casi 30 millones de dólares repartidos en más de 120 cuentas bancarias, la mayoría de ellas en el Banco Riggs de Washington. Ante el escándalo que produjo en Chile el descubrimiento, la justicia abrió una investigación para determinar si Pinochet había violado leyes tributarias e identificar el origen de la fortuna acumulada. En ese momento, la derecha política y el empresariado tomó distancia primero, para luego abandonar a Pinochet a su suerte. nómicos. El general conoció el frío y el silencio de la soledad. Los tribunales nombraron al juez Sergio Muñoz para investigar los delitos económicos de Pinochet. El magistrado logró reconstruir una compleja red de cuentas bancarias bajo más de una decena de nombres falsos que correspondían al ex jefe militar. También descubrió la trama de apoyos que posibilitó los ocultamientos. Los primeros en ser procesados fueron el abogado y albacea de Pinochet, Oscar Aitken, un especialista en finanzas, y la secretaria personal del ex jefe del Ejército, Mónica Ananías. Ambos fueron imputados por delitos tributarios y complicidad en falsificación e pasaportes. Más tarde sería el turno de la familia. Lucía Hiriart de Pinochet, así como el hijo menor de ambos, Marco Antonio Pinochet, fueron encausados el 10 de agosto del 2005 como cómplices de fraude tributario. Ambos fueron arrestados. Luego serían procesados el hijo mayor, Augusto Pinochet Hiriart, y sus hermanas Jacqueline, Verónica y Lucía. Todos tienen causas pendientes por complicidad en distinto grado por los delitos tributarios, fraude al fisco y falsificación de documentos cometidos por el general. Lucía Pinochet, en febrero del 2005, viajó sorpresivamente a Miami, donde fue arrestada. Aprovechó de pedir asilo político pero el juez chileno logró determinar que había viajado a recuperar una cuenta bancaria donde había más de 200 mil dólares. La cuenta fue requisada, como lo están todas las propiedades de Pinochet. El juez Muñoz descubrió una compleja red de corrupción que alimentaba las arcas de Pinochet desde 1990, cuando ya había dejado el poder y se refugiaba en su cargo de jefe del Ejército primero y de senador vitalicio, después. Fondos reservados del Ejército, comisiones por compras y ventas de armas, fueron mecanismos para recaudar el dinero que fue a dar a los bolsillos de Pinochet. Ascendido a la Corte Suprema, Muñoz dejó la causa en manos del magistrado Carlos Cerda, quien procesó a Pinochet por fraude tributario y falsificación de pasaportes. Fondos para Londres Se sentían burlados por Pinochet, como repetían esos días. Muchos empresarios habían hecho donaciones para la defensa jurídica del ex dictador cuando éste estuvo 503 días arrestado en Londres. La derecha política había realizado colectas públicas para reunir fondos que eran enviados a Gran Bretaña. Al abrirse una investigación sobre el origen de la fortuna de Pinochet y al explicar la familia de éste que eran ahorros y donaciones de los empresarios, éstos temieron verse involucrados en delitos eco- Los empresarios se sintieron burlados y temieron verse implicados cuando la familia atribuyó parte del dinero descubierto a sus donaciones