Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 12- -12- -2006 La UE acuerda congelar parcialmente las negociaciones de adhesión de Turquía Recep Tayip Erdogán 31 le un funeral de Estado ya que Pinochet va a pasar a la historia como el clásico dictador de derecha que violó gravemente los derechos humanos y que se enriqueció. Esa ha sido la tónica de los dictadores de derecha en América Latina Con esas plabras el jefe de gabinete de la administración Bachelet pareció cancelar la posibilidad de que la ministra de Defensa esté presente en el funeral. Y si llega, será en un ambiente que amenaza ser tenso. De cuerpo presente Varios miles de partidarios del dictador desafiaron el azote de calor durante horas para rendirle el último tributo en la Escuela Militar de la capital chilena POR CARMEN DE CARLOS ENVIADA ESPECIAL SANTIAGO DE CHILE. Una culebra humana se retuerce en Santiago. Se abraza a las puertas de la Escuela Militar y se extiende en zigzag por algunos kilómetros. Varios miles de hombres, mujeres, jóvenes, viejos y viejas, forman la caravana de carne y hueso. El tren de la vida arrancó por la mañana y no detendrá su paso hasta la noche. El destino final: ver a un muerto, ver a Pinochet. El velatorio tiene dueños: los militares. Las Fuerzas Armadas disponen cada cuanto y cuántos entran a la capilla ardiente. Bajo un sol de justicia se achicharran las crestas. Los mercaderes hacen su agosto: sombrillas japonesas, agua mineral con gas y refrescos helados se venden por unas monedas. El general está de cuerpo presente, vestido de gala, con su uniforme inmaculado, con la bandera de Chile y la espada de mando, una réplica de la del libertador de los Andes, Bernardo O Higgins. Nota de los empresarios Mientras Pinochet esperaba su funeral, los empresarios agrupados en la influyente Sociedad de Fomento Fabril optaron por rescatar parte de la figura histórica del fallecido general. Al momento de su partida y más allá de los legítimos sentimientos y juicios que puede tener la ciudadanía sobre su persona y gestión, los industriales chilenos creemos relevante reconocer y valorar la importante contribución que en materia económica realizó el gobierno del general Pinochet en aras a ordenar una economía que estaba desarticulada y semi destruida a comienzos de la década de los años 70 dijeron a través de un comunicado. Anticipando el debate sobre cómo Pinochet entrará en la historia, el juez Carlos Cerda, que investigó los delitos económicos del ex dictador dijo que es una pena y una desilusión porque el estado de Chile fue incapaz de ofrendar a la patria la histórica verdad respecto de las acusaciones de violaciones a los derechos humanos que se conocieron en contra de Pinochet Y agregó tajante que el Poder Judicial incurrió en denegación de justicia y muchos de sus miembros, hasta tiempos no tan lejanos, cometieron notable abandono de sus deberes al no juzgar a Pinochet y no satisfacer la demanda de justicia de las víctimas de la represión. Seguidores del dictador hacen cola para rendirle su último homenaje en la Escuela Militar tos, los gritos. A Franco lo velamos mejor, con más orden observa una cronista española. Los chilenos se molestan pero asienten, Demostremos quiénes somos, organización, por favor ¡Mi mayor, mi mayor, que tengo que ir a buscar la guagua (bebé) déjeme pasar, que lo quiero ver por última vez! ¡Voy a perder mi clase y me van a hacer repetir, Dejemé darle el último homenaje. Estamos acá para eso! Por su culpa voy a perder la pega TRABAJO Abra las puertas, pués! Las súplicas contra la reja de la escuela militar suben de tono cuando la masa presiona. La prensa tiene restringido el acceso. Está mal vista. Por la mañana dejaron entrar a unos pocos. Después les echaron y por la tarde abrieron la barrera a un puñado. Con un carnet vencido estás fuera y con uno en regla te pueden dar las uvas si logras llegar al féretro. El ataud tiene en su mitad una ventanita de cristal, a través del vidrio se ve medio cuerpo del general, la cara, rosada, parece de cera y si se pudiera tocar seguro que el dedo se hunde en el maquillaje. Esta repeinado. Todo en su lugar. Como a él le gustaba. AFP Güevones al mar ¡Cuenten la verdad, mentirosos! La turba se calienta. Quieren linchar a los periodistas locales y a los extranjeros les desafían pero el do de pecho apunta a otros: ¡Se está po- ¡Abra las puertas! Pasan por turno. Los ricos se reconocen al primera vistazo. Los pobres también. El que primero llegó, primero entró. Así sucede en el acceso principal, en el resto se impone el desorden, los empujones, los insul- ¡Cuenten la verdad, mentirosos! La turba se calienta. Quieren linchar a los periodistas locales niendo de moda echar güevones al mar. Por eso los comunistas están aprendiendo a nadar! ¡Mientras Chile exista habrá pinochetistas! ¡Pino, Pino, Pinochet, aquí estamos por usted! ¡Cómo no te voy a querer si liberaste a Chile el 11 de septiembre del 73! Tienen letra y música para rato. Tienen horas de espera y canciones hechas a la medida de la ofensa para la presidenta, Michelle Bachelet. Al finalizar el día, cinco misas se han oficiado por el muerto. En la primera, el capellán militar chileno Iván Wells, le concede la gracia divina: Estamos ciertos que hoy está mirando el rostro de Dios para no separarse jamás El general Pinochet amó siempre a Dios, a la Santísima Virgen, al Ejército, a la patria y a su familia Dos nietos del difunto, leyeron: el Señor es mi luz y mi salvación, a qué le he de temer Amén.