Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 MARTES 12- -12- -2006 ABC INTERNACIONAL www. abc. es internacional Jóvenes chilenos partidarios del dictador saludan al modo nazi ante el féretro expuesto con su cadáver en la Escuela Militar de Santiago EFE Fuerte tensión en Chile ante las exequias militares de hoy por Augusto Pinochet El hijo del general rechaza la presencia del Gobierno s La polémica hace dudar de la asistencia de la ministra de Defensa LIBIO PÉREZ CORRESPONSAL SANTIAGO DE CHILE. Miles de partidarios del ex dictador Augusto Pinochet hicieron cola durante ocho horas bajo un agobiante calor para despedir los restos mortales del hombre fuerte que gobernó Chile con mano de hierro a lo largo de 17 años. En la Escuela Militar, en el barrio alto de Santiago, yacía su cuerpo uniformado en una capilla ardiente donde fue instalado el féretro cubierto con una bandera y la espada de mando del Ejército, que Pinochet encabezó por 25 años y que llevó al poder tras derrocar en 1973 al presidente socialista Salvador Allende. Mientras Pinochet recibía el adiós de sus incondicionales, Chile volvía a la calma después del agitado domingo que dejó casi cien personas detenidas en desórdenes, 46 policías heridos, seis civiles lesionados y cuantiosos destrozos a raíz de los festejos espontáneos que llevaron a las calles a millares de chilenos para celebrar la muerte del dictador en todo el país. En la Escuela Militar fueron oficiados ayer dos responsos y dos misas durante el día, como preludio de las exequias programadas para hoy al mediodía. Una comitiva militar- -de acuerdo a los reglamentos protocolares del Ejército- -acompañarán los restos de Pinochet hasta el crematorio del Cementerio General, ubicado en un sector populoso de Santiago. Las ceremonias estarán encabezadas por la familia Pinochet, el comandante en jefe del Ejército, general Oscar Izurieta, y los más altos mandos de todas las Fuerzas Armadas. Hasta ayer también estaba prevista la participación de la ministra de Defensa Vivianne Blanlot, en representación del gobierno de Michelle Bachelet, quien el mismo domingo de la muerte del ex dictador determinó que sólo recibiría honores militares correspondientes a su rango de ex jefe del Ejército. En una sociedad, cuando no existen normas, leyes previstas para determinadas situaciones, los gobernantes tenemos que tomar decisiones pensando en el país afirmó ayer Bachelet, quien en 1975 estuvo secuestrada junto a su madre en una cárcel clandestina de la DINA y que el año antes había perdido a su padre, el general Alberto Bachelet, que murió por las torturas que recibió de sus propios camaradas. La decisión gubernamental produjo el fuerte rechazo del hijo menor del ex jefe militar, Marco Antonio Pinochet Hiriart. Espero que por respeto a mi familia no participe el gobierno, que la gente que sí lo quería se presente a su exequias, pero no quiero actos hipócritas, por respeto a mi madre y a mi familia dijo Pinochet Hiriart. La polémica abierta por el menor de los Pinochet puso en duda la presencia de la ministra de Defensa en las exequias. Pero el debate no terminó ahí. El ministro del Interior, Belisario Velasco, dijo que Pinochet fue un clásico dictador de derecha que violó los derechos humanos y por eso no corresponde celebrarle un funeral de Estado Para rematar el duelo de fuerzas, el ministro del Interior Belisario Velasco declaró que no corresponde celebrar-