Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA MARTES 12 s 12 s 2006 ABC Los dueños de las fábricas ocupadas lamentan la lentidud del desalojo À. G. BARCELONA. Para desespero de los propietarios, el proceso judicial para desalojar de okupas el recinto fabril de Can Ricart en Barcelona ha comenzado de manera parsimoniosa. No con la rapidez que exigen, sí con el lento discurrir que cualquier proceso judicial de este tipo lleva asociado. La decisión del juez de denegar el pasado día 2 el desalojo de urgencia del recinto, alegando que no existía un perjuicio para sus propietarios ni riesgo de ruina, abocó necesariamente la resolución del problema al largo plazo. En su momento, se llegó a especular con que los okupas estaban perfectamente informados de quién se encontraba de guardia en ese momento. Sea como fuere, ayer, el juez al frente del juzgado de instrucción número 27, Emili Soler, citó a Frederic Ricart, marqués de Santa Isabel, con objeto de que acreditase su condición de propietario de las naves okupadas y manifestase su voluntad de desalojar a los nuevos inquilinos. Posteriormente, se prevé que el juez proceda a identificar a los ocupantes para imputarles, por la vía penal, un delito de usurpación de la propiedad. Con todo, y atentiendo al proceder habitual, lo más probable es que el magistrado archive el caso e invite a los propietarios a abrir un procedimiento civil. El Príncipe de Asturias, en Cataluña y en catalán Su Alteza Real el Príncipe de Asturias y de Gerona abrió ayer en Lérida una visita de tres días a Cataluña en la que, como es habitual en la Familia Real, pronunció parte de sus discursos en catalán. Don Felipe, que fue recibido por toda la Corporación (excepto los ediles de ERC) mantuvo una cena de carácter privado con el presidente de la Generalitat. En la imagen, el Heredero coloca la primera piedra del Parque Agroalimentario de Gardeny Aguirre tiende la mano a Montilla, pero advierte del obsesivo culto identitario Pide a los empresarios catalanes que eviten el intervencionismo y les recordó que el éxito de la Comunidad de Madrid obedece a la aplicación del imaginario catalán JOAN CARLES VALERO BARCELONA. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, tendió ayer la mano al presidente catalán, José Montilla, para llegar a acuerdos si son positivos para los madrileños y los catalanes con el objetivo de borrar malos entendidos y recelos y para que Madrid y Cataluña construyan una España mejor y más rica para todos Aguirre, que pronunció esas frases en catalán al término de su conferencia en el Círculo de Economía sobre El papel de Madrid en la España del siglo XXI llamó a la nutrida representación de empresarios catalanes que la escuchaba a que eviten la sobredosis de intervencionismo que a su juicio supone la aplicación del nuevo Estatuto. Un intervencionismo que sólo ha producido pobreza en los países donde se ha aplicado y que, en el caso de Cataluña es doble, puesto que ya tenemos suficiente con el que practica el Gobierno de Zapatero La presidenta madrileña, que dio un voto de confianza a Montilla al decir que el nuevo gobierno catalán parece que empieza con buen pie insistió en que el culto obsesivo a las señas de identidad conduce de forma inexorable al ensimismamiento aunque aclaró que esa sobredosis identitaria no se puede atribuir al conjunto de la sociedad catalana, puesto que, subrayó, sólo uno de cada tres catalanes respaldaron el Estatuto en el referéndum del 18 de junio pasado. Esperanza Aguirre aseguró que preside la Comunidad llones de empleos y el aumento de la población en un millón de personas. De esta manera, Madrid se ha convertido en la locomotora y motor de la economía española Un triunfo que su presidenta reconoció deber en gran medida a imitar la Cataluña abierta y cosmopolita así como a la puesta en práctica de las virtudes que el imaginario colectivo español adjudica a los catalanes: espíritu emprendedor, capacidad de riesgo y la desconfianza ante los poderes públicos Por contra, la actuación de algunos políticos catalanes se le antoja a Aguirre el Madrid burocrático y enclaustrado en sí mismo de los años setenta Ojalá fuera mañana El caso, pues, se prolongará varias semanas como mínimo, si bien desde el Ayuntamiento ya se ha anunciado que intentarán demostrar al juez que existe peligro para los ocupantes dado el estado del inmueble, algo no obstante que se desestimará atendiendo a lo que ya consideró el magistrado el mismo día de la ocupación. No quiso pronunciarse el marqués de Santa Isabel, pero sí habló en su nombre, y en el de los de más diez copropietarios, el gerente de la Asociación de Propietarios de Can Ricart, Manuel Miret, quien señaló que sus representados se sienten muy lesionados en sus intereses Espero que el desalojo sea lo más rápido posible, aunque esto depende del juez. Pero ojalá fuera mañana, que sería lo justo insistió con más esperanza que convencimiento. Miret criticó la facilidad con que se puede ocupar un recinto y la dificultad- -sobre todo si la propiedad es privada- -que entraña conseguir que luego se desaloje. Esperanza Aguirre de España que menos se preocupa de los asuntos identitarios y que ese es uno de los motivos de que la historia de Madrid sea un éxito colectivo pese a haberse constituido como retal sobrante de lo que quedaba de la España autonómica Para Aguirre, el éxito de la Comunidad de Madrid se ha plasmado en la última década en un crecimiento económico del 45 la creación de 1,3 mi- La comunidad más solidaria Aguirre subrayó que el bienestar de los madrileños depende del bienestar de sus vecinos y mostró con orgullo que preside la Comunidad más solidaria, al destinar el 75 de lo que recauda de IRPF, IVA e Impuesto de Sociedades a la caja común de todos los españoles, al igual que aporta más del 50 del superávit total de la Seguridad Social.