Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA La negociación ETA- Gobierno s La disputa política MARTES 12 s 12 s 2006 ABC Los socialistas vascos cierran filas con Blanco y queman a su portavoz El PSE da por zanjada la polémica tras la desautorización de Ferraz y Pérez Rubalcaba a José Antonio Pastor M. LUISA G. FRANCO BILBAO. La actual dirección del socialismo vasco probó ayer hasta dónde llega su lealtad para con el PSOE y dejó solo a su portavoz parlamentario y secretario general del PSE de Vizcaya, José Antonio Pastor, desautorizado por José Blanco tras desvelar que el Gobierno intentó reunirse en agosto con ETA, sin que la banda contestara a su llamada. Después de que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se sumara ayer a la desautorización que Blanco hizo el sábado del portavoz del PSE en el Parlamento vasco, asegurando que la información que dio Pastor no es correcta y que ni el Gobierno intentó ponerse en contacto con ETA, ni ETA con el Gobierno fuentes próximas a la ejecutiva del PSE, consultadas por ABC, manifestaron que consideran zanjado el asunto con las explicaciones de Pastor y de Blanco. La postura de la ejecutiva del PSE resulta sorprendente porque el único que dio explicaciones y señaló posteriormente que hablaba de impresiones personales fue Pastor, mientras que Blanco no suavizó su reproche al portavoz parlamentario del PSE, de quien dijo que hay mucha gente que no sabe de lo que habla la opinión pública, que ha perdido parte de la esperanza que se había suscitado a raíz del alto el fuego permanente declarado por los terroristas. La polémica se reabrió ayer tras el argumento esgrimido por el ministro del Interior sobre por qué no se había producido en agosto la reunión entre el Gobierno y ETA. Pérez Rubalcaba dijo en Antena 3 que no hubo contactos probablemente por aquello de ver quién empieza primero Fuentes del PSE manifestaron a ABC que los socialistas vascos no tienen nada que decir sobre las conversaciones entre el Gobierno y ETA, de las que sólo pueden hablar sus protagonistas. No obstante, reconocían que el secretario general del PSE, Patxi López, es una de las tres o cuatro personas que saben lo que está ocurriendo entre el Gobierno y la banda terrorista. Si hubiera algo que comunicar al respecto, las mismas fuentes recordaron que el presidente del Gobierno señaló en su momento que lo comunicaría al Congreso de los Diputados. Redondo al frente del socialismo vasco y su sustitución por Patxi López. Además, su mano derecha, Rodolfo Ares, forma parte de la ejecutiva federal socialista. Ares, a su vez, mantiene una estrecha relación con José Blanco y Alfredo Pérez Rubalcaba. La maniobra política se inició inmediatamente después de las elecciones autonómicas, cuando el PSE de Redondo hizo campaña, en sintonía con el PP de Jaime Mayor Oreja, para presentarse como alternativa constitucionalista al nacionalismo vasco. El fracaso en el objetivo de desbancar al nacionalismo, aunque ambos partidos consiguieron aumentar sensiblemente sus votos respecto a las anteriores elecciones autonómicas, hizo que el PSOE decidiera cambiar radicalmente de estrategia en el País Vasco y volver a intentar la aproximación a los nacionalistas. Atutxa pide amparo del TC frente al Supremo Juan María Atutxa y Gorka Knorr, ex parlamentarios vascos del PNV y Kontxi Bilbao, secretaria de la Mesa del Parlamento autonómico, han solicitado el amparo del Tribunal Constitucional ante la sentencia del Tribunal Supremo que anula su absolución de un delito de desobediencia por no disolver Sozialista Abertzaleak en contra de una sentencia del propio Supremo, según informa la agencia Efe. Papel clave del PSE El socialismo vasco ha jugado un papel fundamental en la apertura del denominado proceso de paz por parte de José Luis Rodríguez Zapatero. Fue el presidente del PSE, Jesús Eguiguren, quien primero contactó con el mundo etarra para preparar las condiciones que pudieran animar a la banda terrorista a decretar el alto el fuego definitivo entre las cuales habría, según ha trascendido, compromisos previos del PSOE y, por tanto, del Gobierno. PSE y PSOE han actuado como una piña en este proceso y juntos han contado con el apoyo y asesoramiento del presidente de la ejecutiva del PNV Josu Jon Imaz, quien jamás ha expresado una crítica al Ejecutivo de Zapatero respecto a esta cuestión sino que, por el contrario, se ha convertido en su principal y más sólido aliado político. La sintonía entre la actual dirección del PSE y el PSOE tiene su origen en la llegada de Patxi López a la secretaría general de los socialistas vascos. Fue el PSOE quien impulsó en 2001, con campañas internas y externas, el relevo de Nicolás Antecedentes de Pastor El de la semana pasada no es el primer desliz de Pastor, que ya en ocasiones anteriores ha hecho declaraciones relacionadas con el proceso de paz que han sido desautorizadas o han dado lugar a que él mismo las matizara con posterioridad. El malestar interno ha sido mayor en esta ocasión por cuanto las afirmaciones de su portavoz parlamentario en el País Vasco han llegado cuando el proceso está colapsado y las encuestas indican desaliento en José Blanco, secretario de organización del PSOE, tras la reunión de la ejecutiva socialista FRANCISCO SECO El PSOE reclama del PP el gesto de retirar su querella contra el PSE G. L. A. MADRID. El PSOE reclamó ayer del PP que tenga el gesto de buena voluntad de retirar la querella contra los dirigentes del PSE que se reunieron con Batasuna, ateniéndose al fallo del Tribunal Supremo que no apreció delito en ese hecho. Además, para que no se interprete como una posición egoísta demanda igual reacción en relación con la querella presentada por el mismo motivo contra el lendakari Juan José Ibarretxe. El secretario de Organización y portavoz del PSOE, José Blanco, opinó que la sentencia del Supremo no pasa de ser una obviedad en sus fundamentos, pero subrayó que en los tiempos que corren, donde algunos tratan torticeramente de confundir todo, las obviedades son necesarias En cuanto a la polémica generada por las declaraciones de José Antonio Pastor, portavoz parlamentario del PSE, José Luis Rodríguez Zapatero reiteró ayer ante la ejecutiva del PSOE que sólo el Gobierno puede hablar del proceso de paz de manera ajustada a la realidad Blanco acotó esa cualificación a tres personas: el presidente del Gobierno, la vicepresidenta primera y el ministro del Interior. Zapatero insistió, por enésima vez, en la necesidad de mantener la prudencia y de no generar debates innecesarios. Al hilo de esta consideración, Blanco volvió a amonestar a Pastor y subrayó que la reserva que desde el primer momento ha reclamado el Ejecutivo obliga en primer lugar a los dirigentes socialistas En cuanto a las relaciones con el PP, Zapatero reiteró también su propósito de seguir buscando terrenos de acuerdo en asuntos como la renovación del CGPJ, la reforma de la ley del gobierno local o las posibles modificaciones de la Constitución. El secretario general de los socialistas vascos, Patxi López, es una de las tres o cuatro personas que están al corriente del proceso entre el Gobierno y ETA