Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 12- -12- -2006 Unió se desmarca de la estrategia de Mas y apuesta por abrir puertas al PP 11 Rubalcaba reconoce que ETA no acredita que deja el terror Mantiene que la banda está peor que nunca aunque advierte que conserva capacidad para matar ABC MADRID. Transcurridos más de cinco meses desde que Rodríguez Zapatero, anunciara el inicio del proceso de negociación el ministro del Interior admitió ayer que no se ha demostrado la voluntad inequívoca por parte de ETA de abandonar la violencia Alfredo Pérez Rubalcaba hizo estas afirmaciones a Antena 3, al ser preguntado por las razones por las que el Ejecutivo no ha acercado a los presos de la banda al País Vasco. El Gobierno puede hacer gestos y en su momento los hará, pero tiene que vislumbrarse una voluntad inequívoca por parte de ETA de abandonar la violencia; eso es lo que dice nuestra resolución parlamentaria. Y hasta estos momentos creemos que esa voluntad no se ha demostrado Dicho esto, dejó la puerta abierta a futuros pasos en beneficio de los reclusos, ya que cuando el Gobierno crea oportuno realizar algún movimiento o cambiar la política penitenciaria lo primero que hará será ir al Parlamento a explicárselo a los grupos parlamentarios Así las cosas, describió un panorama sombrío. Con violencia es muy difícil dialogar, por no decir imposible Pese a ello, el ministro del Interior, lejos de dar por finiquitado el proceso, insistió en que subsisten las razones que en su día llevaron al Gobierno a considerar que podía acabar la violencia a través de la negociación con ETA. Estamos en buenas condiciones para vislumbrar el fin de la violencia, pero en concreto al proceso le está costando mucho despegar sentenció. En su opinión, la banda está peor que nunca aunque conserva capacidad para matar El propio Rubalcaba reconoce que el Gobierno abrió el pasado 29 de junio con el anuncio de Rodríguez Zapatero, un proceso que a día de hoy mantiene, pese a que ETA no acreditado actitudes inequívocas que demuestren su voluntad de abandonar para siempre el terror, tal y como le ponía como condición el Congreso. La resolución le imponía a la banda unas exigencias: Si se producen las condiciones adecuadas para un final dialogado de la violencia, fundamentadas en una clara voluntad para poner fin a la misma y en actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción, apoyamos procesos de diálogo entre los poderes competentes del Estado y quienes deciden abandonar la violencia Estas condiciones movieron al Gobierno que preside Rodríguez Zapatero a intentar demostrar que ETA no estaba detrás de los primeros actos de terrorismo urbano perpetrados tras el anuncio del alto el fuego permanente como el incendio de una ferretería propiedad de un concejal de UPN en Navarra. Incluso habló de tres informes de verificación de la tregua. Pero la realidad es tozuda y ha demostrado que la kale borroka ha sido, junto al robo de armas en Francia, las herramientas utilizadas por ETA para presionar al Gobierno en estos tiempos sin muertos. Exigencia de certidumbre El presidente del PP, Mariano Rajoy, por su parte, dijo en la reunión de la ejecutiva que es necesario que el Gobierno dé certidumbres en el llamado proceso de paz y una de esas certidumbres consiste en que Zapatero diga que pone fin a las expectativas de ETA Así lo explicó Ángel Acebes al término de la reunión. Acebes añadió que la gran pregunta es qué está haciendo el Gobierno para impedir tanto el rearme de ETA como la voluntad de Batasuna de concurrir a las elecciones. Hasta ahora sólo escuchamos frases ambiguas que generan inseguridad, como que el Gobierno ha mendigado una reunión a la banda, todo ello unido a la imagen de trifulca entre el PSOE y el PSE. Rubalcaba, en la entrega de medallas al mérito en Seguridad Vial opaco. Ayer mismo, José Jon Imaz hablaba de esperanza tortuosa que se puede mantener en tanto no haya víctimas mortales ni daños personales. ETA ha tomado buena nota de la puesta en valor de que no haya un muerto más, de ahí que en el País Vasco exista la sensación de que para que esto no ocurra el Gobierno se acabará moviendo y el Ejecutivo a su vez confía en que el vértigo que puede producir en Batasuna una vuelta a las armas de EFE ETA es un elemento, una circunstancia que cuando menos obligará a la banda a pensarse más que en otras ocasiones una ruptura de la tregua. Mientras los hechos no demuestren lo contrario, Gobierno y ETA se miran de reojo. El titular de Interior advierte a ETA que habrá gestos con los presos si demuestra que deja las armas Insiste en que se mantienen las condiciones para negociar pese al colapso del proceso ABC. es Mas información sobre el proceso de negociación entre ETA y el Gobierno en abc. es espana