Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN MARTES 12 s 12 s 2006 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero Intervención pública y vivienda El chileno sentido de Estado El espíritu de la libertad y la democracia de los pueblos se mide en las defunciones de los dictadores que las interrumpieron. Chile es ejemplo de ello con su transición democrática, y sus posteriores gobiernos, por su equidistancia. El de Michelle Bachelet escribe su página por su sentido de Estado, al dejar en manos del Ejército y de su Ministerio de Defensa las cuestiones del funeral de Augusto Pinochet. La socialdemócrata chilena no se lava las manos: da su nítido mensaje para no resquebrajar huera y adicionalmente los vínculos de los chilenos. Son ellos los que decidirán, con sus juicios póstumos, si oportuno lo consideran, que para eso el propio dictador plebiscitó su persona o la democracia de la que disfrutan. Al mismo tiempo, otro dictador yace terminalmente mientras se disuelve y detiene una manifestación pacífica- -una de tantas- -por los derechos humanos. Da lo mismo la atribución de 3.000 crímenes para el tirano del Cono Sur que las decenas de miles para el caribeño en capilla. Las democracias en libertad distinguen positivamente para sus pueblos la relevancia de la muerte de los dictadores, cuya teorizada ideología se emborrona con la sangre vertida de sus gentes. Bachelet muestra a su pueblo la inutilidad de generar tensiones innecesarias al dejar al Ejército el espinoso asunto de los honores al fallecido. Ejemplo de socialismo democrático en la América Latina presidido por una mujer, la ministra de Defensa, Vivianne Blanlot, que gestionará con los militares el obituario. Se distancia como Gobierno, pero sin lanzar atisbos para la división. Qué pena que nuestro socialismo español se fije en Castro y sus aprendices Chávez y Morales, teniendo tan cerca de ellos el ejemplar modelo de Chile. José Carlos Navarro Muñoz. Mérida (Badajoz) TIRANOS Y PROSPERIDAD OS análisis consagrados en Europa y América a Augusto Pinochet, los orígenes y el legado de su tiranía, avanzan comparaciones poco matizadas en España. En Londres, Financial Times afirma que fuera de Chile, Pinochet es visto como el arquetipo del tirano suramericano En Chile, Herrán Felipe Errázuriz escribe en El Mercurio: El grueso de los enemigos del general no le puede dar cuartel, porque si lo hicieran aflorarían sus propias responsabilidades y frustraciones. Se trata de utopías truncadas y fracasadas de un socialismo que pretendió imponerse con violencia y despojo, apoyado por la antigua segunda potencia del mundo, la URSS, y su subyugada Cuba, gobernada por un Fidel Castro a quien siguen rindiendo homenaje nuestros dirigentes comunistas y socialistas El New York Times subraya cómo Pinochet enmascaraba la corrupción y la brutalidad, ejerciendo la represión a geometría variable para seguir en el poder En México, El Universal insiste en esta comparación con Fidel: Mientras Castro pasó de ser un héroe admirado a convertirse en un incómodo legado de la guerra fría, las políticas económicas de mercado, inicialmente adoptadas por el despreciado dictador Pinochet, son ahora componente central de los gobiernos izquierdistas más exitosos de la región El Washington Post publica un análisis de Michael Shifter, que insiste en la comparación Pinochet- Castro: Ambos han sido tiranos en vida. Después de muertos, seguirán influyendo en el futuro de América Latina Shifter termina de este modo: En América Latina, las opiniones públicas quieren economías de mercado como la que puso en marcha Pinochet, pero inspiradas en las aspiraciones a la igualdad social de Castro. Y en un contexto democrático, sin el terror y la autocracia que ha marcado a los regímenes En un terreno estrictamente nacional, Financial Times pone el dedo en una herida grave: la fortaleza aparente de la economía española oculta la debilidad de fondo de una competitividad declinante. L La vivienda en una economía urbana, de producción industrial y de servicios, como es actualmente la española, se erige en uno de los pilares fundamentales para consolidar la cohesión social y la integración personal de forma efectiva. La política residencial distribuye no sólo cobijo, sino también trabajo, escuelas, salud, seguridad y bienestar, por lo que, cuando está mal diseñada, constituye el primer factor de exclusión, multiplicando las actitudes egoístas e insolidarias. Durante los últimos quince años, la vivienda se ha convertido en un recurso para la acumulación especulativa de riqueza. Considerada más por su valor de cambio individual que por su valor de uso social, ha dado lugar a que surjan los intereses más espurios a su alrededor, desprestigiando sobre todo a los Ayuntamientos. Pero no es sólo corrupción: los especuladores y los políticos corruptos, además de enriquecerse ilegítimamente, ponen en jaque a la democracia y atentan contra un derecho básico para ordenar la convivencia ciudadana como es el acceso a una vivienda digna. No basta con las acusaciones mutuas. Resulta urgente, partiendo de un análisis exhaustivo de la realidad, fijar estrategias innovadoras y de coordinación de las tres Administraciones entre sí, y con los sectores empresariales más competentes para alcanzar unos resultados positivos. Luis Fernando Crespo Zorita Alcalá de Henares (Madrid) Más sobre el agua Se viene hablando últimamente en los medios de comunicación de la necesidad de ahorrar agua, e incluso de que no se gasten más de 60 litros por ¿familia, vivienda o persona? ¿Cómo se calcularían los 60 litros en una familia de dos personas? ¿Y en una de 6 u 8? En la comunidad en la que vivo, somos un total de 330 viviendas. Creo que, como primer paso, se debe obligar a instalar contadores en cada vivienda, única forma de controlar el gasto, que según los administradores desciende mucho después de instarlos. Félix Lanchares Arenas Madrid manifiesto del PSOE sobre laicidad y Educación para la Ciudadanía. Y tengo que reconocer que hay frases que me han puesto los pelos de punta. Tras proclamar la sociedad multicultural de nuestro país, se acusa a los fundamentalismos monoteístas (sin más argumentos y sin decir qué entienden por fundamentalismo) de sembrar barreras contra los ciudadanos. Desconozco en profundidad otros monoteísmos, pero el que yo practico (el católico) lleva hasta la radicalidad el amaos los unos a los otros Por el contrario, cuesta creer que una ideología (la socialista) que es hija de la lucha de clases pueda ser fundamento de convivencia pacífica entre ciudadanos, o que pueda ser garante de los derechos de los más desfavorecidos cuando matar seres humanos indefensos lo equipara a liberta- des conseguidas. Cuesta creer que se defienda la igualdad de los ciudadanos, mientras la observancia de la ley queda supeditada al vaivén político del momento y las leyes se aplican con criterios de oportunidad. Por último, resulta curioso comprobar el alcance de la voluntad de respeto al pluralismo cultural de quien cierra el manifiesto con un fomento inobjetable de la ciudadanía. Juan López Martínez Madrid La caída libre de Fidel Hace aproximadamente dos años, escribí en este mismo diario un artículo titulado La caída de Fidel La violenta caída física de Fidel es menos importante- -así lo afirmaba- -que su lenta y verdadera caída que se inició hoy hace Manifiesto sobre laicidad He aprovechado este puente para, entre otras cosas, leer el 47 años: su caída política. Fidel no es sólo un feroz dictador. Es un esquizofrénico que ha utilizado su poder para asesinar sin vacilación alguna a quienes le estorbaban. Un ejemplo fue el general Ochoa, que al regresar de Angola lleno de prestigio, inventó una historia de tráfico de drogas para ordenar su fusilamiento. Fidel presenció por televisión su fusilamiento, exclamando en aquel momento, ha muerto como un valiente, como lo que fue siempre En octubre de 1998 se publicó en este mismo diario mi artículo Carta a Fidel Tu voz es fría, titubea; tu barba parece como si estuviera pegada a tu piel para ocultar tu rostro enfermo Hoy día, tu enfermedad física y política van de la mano. Tu hermano Raúl que ahora, provisionalmente, dirige el país, ha mirado a Miami. En un artículo que el día seis de agosto de 1990 publiqué en ABC afirmaba: La tantas veces anunciada invasión americana se ha convertido en una invasión de signo contrario; la de los cubanos que huyeron a los Estados Unidos y que triunfadores en su nuevo suelo, gracias a su genio despierto y trabajador, añoran regresar a su país y quieren hacerlo pacíficamente. El cubano respira libertad en los aires que entran por los cuatro costados de la isla. La carta de Fidel está marcada y ya nadie quiere jugarla. Su gravísima enfermedad en su ochenta aniversario, en cuya celebración no ha comparecido, será el punto final de su caída física y política. Rafael Gómez- Jordana Prats Embajador de España