Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DEPORTES Primera división s Decimocuarta jornada LUNES 11 s 12 s 2006 ABC Gimnástico Levante 2 1 Gimnástico (4- 4- 2) Rubén; Ruz, Cáceres, Llera, David García; Morales (Abel Buades, m. 60) Generelo, Cuéllar, Ismael (Rubén Castro, m. 67) Gil y Portillo (Pinilla, m. 77) Levante: Molina; Descarga, Álvaro, Alexis, Rubiales; Ettien (Carmelo, m. 81) Camacho (Luyindula, m. 79) Berson, Kapo; Riga y Nino (Curtois, m. 69) Árbitro: Iturralde González, del Comité vasco. Mostró la cartulina amarilla a Camacho, David García y Descarga. Goles: 0- 1, m. 28: Riga. 1- 1, m. 40: David García. 2- 1, m. 30: Rubén Castro. Merecida victoria del Gimnástico, la primera en su terreno de juego CÉSAR TORRENS TARRAGONA. En tres partidos había tenido ventaja el equipo catalán en el marcador y en los tres fue superado, pero ayer sucedió a la inversa. El equipo mantenía la iniciativa en el juego ante un adversario muy correoso que movió primero el marcador al no poder controlar Llera un balón que le quitó Riga en veloz avance y cuyo certero remate llegó a la red. Como viene siendo habitual, el equipo catalán sigue regalando goles. Pero esta vez, en vez de acusarlo, demostró una excelente capacidad de reacción que le conduciría a la victoria final. Rozando el intermedio, David García transformó un golpe franco directo y fue el clásico gol psicológico que facilitó, dentro de un partido muy equilibrado en cuanto a lucha, juego y entrega, la imposición del Gimnástico, que tuvo más profundidad y con un gol de Rubén Castro, que culminó una excelente y rápida acción, logró la primera victoria en su terreno y rompió la racha de recibir goles en los últimos minutos. Celestini cabecea el balón en presencia de Sobis y Belenguer EFE El Getafe es Papá Noel Regaló un puntito al Betis y un respiro a Irureta a costa de que su portero recibiera el primer gol en su estadio JOSÉ MANUEL CUÉLLAR MADRID. Estaba el Betis inerme, sin un balón que llevarse a las botas, hecho un pim pam pum a los pies del Getafe, que tocaba y tocaba mareando la perdiz, mareándola en exceso por cierto. Fueron los minutos del primer tiempo en el que el Betis mostró al mundo su brújula extraviada. Lívido Irureta en el banquillo, sin dar un pase a derechas su equipo y hundiéndose los béticos en el fango del juego errático. Había perdonado todo el Getafe en esos momentos hasta que llegó Güiza con el pico y la pala y se puso a cavar un hueco grande y profundo para enterrar a los verdiblancos. Ganó un balón en profundidad, supe- Getafe Betis 1 1 Getafe (4- 2- 3- 1) Abbondanzieri; Cortés, Belenguer, Alexis, Paredes; Celestini, Casquero; Manu del Moral (Cotelo, m. 82) Redondo (Sousa, m. 65) Nacho; y Güiza (Pulido, m. 85) Betis (4- 2- 3- 1) Contreras; Melli, Juanito, Rivas, Romero; Arzu (Dani, m. 54) Rivera (Vogel, m. 60) Assunçao, Edu, Capi (Fernando, m. 73) y Sobis. Árbitro: Lizondo Cortés, del Comité valenciano. Amarilla a Arzu, Assunçao, Paredes, Cortés, Rivera y Edu. Roja a Belenguer en el minuto 83 por doble amonestación. Goles: 1- 0, m. 50: Güiza. 1- 1, m. 86: Juanito. ró a Contreras en su salida y la mitad de Sevilla sacó sus trajes de luto preparándose para el cortejo fúnebre. Pero entonces el Getafe comenzó a dormitar, cada vez más, un pasito atrás, otro más, y otro. Y el Betis vio la ocasión. Y Jabo, también. Metió tralla guerrera en la cancha agarrándose a la última rama que tenía a mano: Dani para incordiar, Vogel para encontrar el rumbo y Fernando para llegar. El Getafe, ni caso. Roncando. A lo suyo, como si tener al Pato atrás le diera inmunidad. Y le da, pero no tanto. Fue animándose el Betis, respirando, llegando. El Pato salvó dos, tres, pero llegó la expulsión de Belenguer y todo cambió. Pidiendo la hora Fue verlo el grupo sevillano y tocó trompeta a la bayoneta, viendo una luz en el camino que tenía delante en las próxima fiestas, sendero que prometía ser negro y tenebroso. Perdido su capitán y líder, al Getafe le entraron cinco ataques seguidos. Schuster metió a Pulido para proteger su espalda, pero llegó Juanito en un córner y selló el empate. Acabó siendo un mal menor porque después de haber tenido el partido controlado, dominado y sometido el rival, el Getafe pasó a ser el ratoncillo acosado por el gato feroz, achicando agua por todos lados, con Edu y Dani entrando por las vías de agua abiertas. Así que, lo que es el fútbol, el que estuvo arriba todo el partido acabó pidiendo la hora, despertando de la siesta con la pesada bota bética en el cuello. Celta Villarreal 1 1 Celta (4- 2- 3- 1) Pinto; Angel, Tamas, Contreras, Placente; Iriney, Oubiña; Gustavo López (Jonathan Aspas, m. 79) Canobbio, Nené (Núñez, m. 78) y Fernando Baiano (Perera, m. 89) Villarreal (4- 4- 2) Barbosa; Josemi (Javi Venta, m. 76) Quique Álvarez, Fuentes, Arruabarrena; Riquelme, Senna, Tacchinardi (Somoza, m. 67) Marcos; Guille Franco (Josico, m. 84) y Diego Forlán Árbitro: Ramírez Domínguez. Mostró cartulina amarilla a Tacchinardi, Angel, Guille Franco, Senna, Tamas y Josico. Goles: 1- 0 m. 17: Fernando Baiano, de cabeza. 1- 1 m. 64: Diego Forlán, de fuerte disparo. Baiano perdonó a un Villarreal irregular J. L. JIMÉNEZ VIGO. Enésimo chasco en casa del Celta, y nueva bronca de Balaídos a su equipo, que pese a desplegar la mejor primera mitad que se le recuerda en lo que va de temporada acabó cediendo nuevamente un empate en su feudo ante un Villarreal tan intermitente como su cerebro en el campo, Riquelme. Los vigueses fueron el único equipo sobre el campo los primeros 45 minutos. Los constantes desajustes de la zaga amarilla permitieron a Baiano y Canobbio campar a sus anchas y combinar en la frontal a su antojo. Gris Nené por la izquierda y brillante Gustavo por la derecha. El argentino ya no desborda, pero sus centros envenenados son letales, como demostró Baiano en el gol. El ariete brasileño fue el mejor de los suyos: participativo, hábil en el desmarque y ágil en el regate, en sus botas estuvieron todas las ocasiones manifiestas del Celta durante el par- tido y su falta de puntería en la segunda mitad privó a su equipo de la victoria. Al menos tres goles pudieron llevar su rúbrica, y en las tres ocasiones no consiguió poner el balón entre los tres palos. Menos ruido hizo Forlán en la primera mitad. Apenas un disparo en este periodo. En el segundo avisó con un trallazo a la cruceta y él solito se construyó el misil tierra- tierra con que obró el empate desde más de 30 metros. Los equipos entraron a partir de aquí en una dinámica de jugar con prisas y si los castellonenses parecían conformes con el punto, el Celta sólo pudo lamentar los errores de Baiano.