Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 TOROS www. abc. es toros LUNES 11- -12- -2006 ABC Quiero ser figura para comprarle una mansión a mi madre Miguel Tendero s Triunfador del V certamen de La Oportunidad Procede de una familia humilde de Albacete emparentada con Pedro Martínez Pedrés A sus dieciocho años, ha recibido de manos de El Juli la felicitación y el trofeo por ser el mejor novillero de las Escuelas de España, Francia y Portugal POR ROSARIO PÉREZ MADRID. El reloj marcaba las tres y veintitrés de la madrugada. Miguel Tendero despertó sobresaltado de su duermevela. Me había acostado a las once y me fue imposible dormir más En medio de la soledad y los miedos, soñaba despierto la faena añorada, la faena que lo proclamaría ganador de un certamen clave para un novel: La Oportunidad. Era la final de esta Operación Triunfo taurina, en la que han competido alumnos de las Escuelas de España, Francia y Portugal. El jurado pedía ritmo, armonía, temple y disposición a raudales. Todo ello brotó del capote y la muleta de Tendero, incluido desde ayer en la lista de los elegidos. En ninguna edición se había producido tanta unanimidad: 98 puntos de los cien posibles, seguido de Juan Carlos Cabello, con 72, y Román Pérez, que sumó 53 tantos. No sólo se cúspide de la Fiesta a cualquier precio. Ayer dio el paso inaugural: Me ha tocado la lotería decía emocionado al término del espectáculo. Y desvelaba la clave de su éxito: Querer ser torero y hacer todo con la verdad por delante. No sé cuáles son mis cualidades, pero imagino que el jurado ha valorado mi actitud. Qué lástima que no haya reventado a los toros con la espada a la primera para poner la plaza boca abajo. Me ha faltado eso, aparte de otras carencias propias de los principiantes Los profesionales han cantado su sentido del temple. Así lo define Tendero: Templar es estar muy cerca de los pitones sin que te toquen la muleta, aunque es difícil lograrlo. Es fundamental acompañar la embestida, que exista armonía Caballero, su ídolo Además de recibir de manos de El Juli un precioso vestido de luces donado por la fundación de la figura madrileña, Miguel Tendero se ha ganado un puesto en el festival Padre Arrupe y la posibilidad de debutar con caballos en el Palacio Vistalegre: Es un lujo presentarme con picadores en esta plaza, aunque necesito también un apoderado Apunta que ya ha tenido alguna oferta, pero no me puedo ir con el primero que pase por delante, porque puedo quedarme sin una tarta por coger un caramelo Ahora que ha regresado la moda de que los matadores retirados dirijan carreras, su mentor perfecto sería Manuel Caballero, mi ídolo Apenas contaba con once primaveras cuando Tendero, pariente lejano del maestro Pedrés, se alistó en la Escuela de Albacete. Lo que empezó como un juego, se ha convertido en una afición sin límites. Ya sólo persigue ser figura. Quiere brindar tardes de gloria y comprar una mansión a su madre. Miguel Tendero pasea la oreja que cortó en la final del certamen llevó el trofeo El Juli al triunfador del certamen, sino el galardón al joven de mayor proyección. Tendero, con dieciocho años, puso a todos de acuerdo en un festejo en el que sus compañeros rayaron también a gran altura. Pero la cima sólo la alcanzó el discípulo de Sebastián Cortés. Como en los cuentos, su ilusión se cumplió en un Palacio, el de Vistalegre. La antigua Chata, cuna de grandes maestros en Tauromaquia, alumbra desde ayer la carrera de una nueva promesa: Miguel Tendero. Sus ojos irradiaban felicidad, aunque se entrecruzaba con la pena de la madre hospitalizada. Huía de las celebraciones. Sólo anhelaba partir hacia su tierra y fundirse en un abrazo con ella, protagonista de su ambición primera: Ser rico. Quiero llegar a figura y ganar mucho dinero para comprarle una mansión, porque vivimos en un piso muy pequeño Conoce las angustias de la BOTÁN madre de un torero, de esa eterna espera hasta que concluye la corrida. Mi familia se ha llevado más de un berrinche- -confiesa- pero me apoya en mi profesión Hijo de un mecánico y un ama de casa, comenta que sus padres no me han podido ayudar, puesto que no andan sobrados; somos muy humildes Aunque sabe que la carrera de un novillero atraviesa senderos plagados de espinas, no le importa. Desea alcanzar la Arde la llama del toreo en un joven de Albacete R. P. MADRID. Arde la llama de la ambición en la muleta de Miguel Tendero, que mueve la tela escarlata con temple, elegancia y clasicismo. Tiene un don el alumno de la Escuela de Albacete, proclamado vencedor absoluto de La Oportunidad. El albaceteño inauguró el marcador con el primer novillo de Sayalero, que lidió un conjunto bien presentado y de juego propicio para el éxito. Unas verónicas cadenciosas fueron su tarjeta de presentación. Entró al quite Cabello por tafalleras y chicuelinas. Muy ceñido, replicó Tendero por el lance de Chicuelo. Brindis al padrino del ciclo, El Juli, y un prólogo esperanzador: doblones, cambio de mano y una trincherilla con sabor. Centró la faena en el pitón derecho, por donde obtuvo muletazos de excelente aire. Ya en la primera serie, con la cintura quebrada, pulseó y condujo la encastada embestida. Aunque la cosa decreció a izquierdas, pues por ahí el novillo protestaba más, dejó su torera impronta. Su segunda labor, frente a un oponente que escarbaba, contuvo los altibajos propios de un novel y pérdidas de flámula por la tensión reinante, pero de nuevo se evidenció su clase en el arranque por bajo, el juego de muñeca al natural, una serie diestra ofreciendo el medio pecho y el gusto con el que se desenvuelve por el ruedo. La otra oreja de la mañana la obtuvo Román Pérez, un joven francés afincado en Salamanca que por su corpulencia lucirá más con el toro. Ante el noble tercero, entusiasmó al público en un dúo de tandas de derechazos. Muy despatarrado, alargó el viaje hasta el infinito en muletazos de suma limpieza, aunque en ocasiones torea demasiado ahuecado. Mostró su concepto sobrio y poderoso con el difícil sexto, con el que no anduvo fino con el acero, cuestión en la que la terna debe profundizar. Juan Carlos Cabello caló en los tendidos ante el buen quinto, al que saludó con un farol de rodillas, cosido a bonitos lances y una media. Principió con dos pases del péndulo una faena basada en la mano de escribir, con la que dibujó acompasadas series. Se ganó una vuelta al ruedo. Con su primero, al que le faltó chispa, el malagueño se limitó a estar voluntarioso. VISTALEGRE Final del V certamen de La Oportunidad. Domingo, 10 de diciembre de 2006. Un tercio de entrada. Novillos de Sayalero, bien presentados y de interesante juego en conjunto. Miguel Tendero, de grana y oro. Pinchazo y estocada (oreja) En el cuarto, dos pinchazos y estocada tendida (saludos) Juan Carlos Cabello, de carmesí y oro. Dos pinchazos y estocada corta. Aviso (saludos) En el quinto, pinchazo hondo, pinchazo y estocada (vuelta al ruedo) Román Pérez, de negro y plata. Pinchazo y estocada (oreja) En el sexto, tres pinchazos y estocada (saludos)