Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL LUNES 11 s 12 s 2006 ABC Alberto Sotillo EL LATÍN Y LA PAZ MUNDIAL el diálogo con otras culturas siempre hay algo que aprender. No soy de quienes creen que nuestra civilización tenga razones para darse ínfulas de superioridad y dar lecciones morales a diestro y siniestro. Pero hay que ser coherentes: para aprender de otras civilizaciones primero hay que asumir la propia. Es una ridícula contradicción mostrar reverencial deferencia con el Islam y, a la vez, presumir de ser un analfabeto en cristianismo, considerar que el colmo de la izquierda es buscar camorra con el Vaticano, perseguir las humanidades en la enseñanza y poner la coartada del laicismo para sumir a los jóvenes en el abismo de la ignorancia. El diálogo de civilizaciones debería empezar por rescatar la enseñanza del latín, estudiar a Calderón, proteger nuestra herencia espiritual y considerar al menos la posibilidad de que la Iglesia cristiana defendió la herencia universalizadora de Roma y puso los fundamentos sobre los que se construyeron todos los posteriores intentos de unidad en Europa. Aún recuerdo cómo, en la anterior campaña electoral, Zapatero afirmó ante unas criaturas en chandal que lo que aquí hace falta son más clases de gimnasia y menos de religión Como si la religión fuese una tenebrosa superchería. Imagino que cualquier buen musulmán sentiría pavor si tuviera que dialogar con semejante fanático. O, por no salirnos de nuestra civilización, que Pascal se apiadaría de las criaturas en chandal a quienes destinaba ese discurso. Fue Pascal precisamente quien dijo que el hombre moderno evita pensar en sí mismo. Hoy en España los chicos aplicados tienden a creer que los estudios humanistas son una broma, un pasatiempo para torpes y rezagados. Y da la impresión de que, desde hace ya décadas, todos nuestros gobiernos piensan algo parecido. Y no sé por qué, pero a mí esta superchería me recuerda a la Unión Soviética, donde todo el mundo era ingeniero de algo. Fue en aquel imperio ruinoso y decadente, de millones de ingenieros, donde me di cuenta de lo necesarios que son los licenciados en filosofía y letras para el progreso económico del país. D Un momento del rescate de los heridos, en una imagen de la televisión rusa AP Otro fuego provocado causa 9 muertos en un psiquiátrico ruso Se trata del tercer incendio intencionado en centros dedicados a enfermos mentales en el país, en las últimas veinticuatro horas RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. Aún no se habían enfriado los rescoldos del incendio que el sábado acabó con la vida de cuarenta y cinco mujeres en un centro de rehabilitación de toxicómanos de Moscú cuando el fuego devastaba otro hospital también dedicado al cuidado de enfermos con taras psíquicas. El escenario del nuevo siniestro se situaba a 3.500 kilómetros al este de la capital rusa, en la región siberiana de Kémerovo. Las llamas y el humo mataron a nueve pacientes y destruyeron totalmente el hospital psiquiátrico de la localidad de Taigá, Casi una veintena de personas han tenido que ser hospitalizadas con quemaduras graves o heridas producidas al saltar por las ventanas. El incendio se declaró el sábado por la noche. El personal médico intentó por sus propios medios apagar el fuego, pero sin éxito. Al ver que las llamas continuaban propagándose, los médicos y enfermeras se pusieron a evacuar a los enfermos. En la calle hacía en aquel momento una temperatura de casi diez grados bajo cero. Nueve personas no pudieron ser rescatadas a tiempo y fueron encontradas ya sin vida. En todo el edificio, que ha quedado reducido a cenizas, había un total de 223 personas. Los bomberos aparecieron una hora y media más tarde, cuando ya no había nada que hacer, salvo impedir que el fuego alcanzara las casas vecinas. El responsable del departamento local de bomberos justificó el retraso asegurando que el aviso les llegó ya tarde. Amán Tuléyev, el gobernador de Kémerovo, manifestó que hay indicios de que el fuego surgió de forma intencionada. Según Tuléyev, el hospital fue construido en tiempos de la II Guerra Mundial, pero fue rehabilitado completamente hace dos años y dotado de un moderno sistema de alarma y de- tección contra las llamas. Se trata del tercer incendio que se produce en Rusia en centros dedicados al cuidado de enfermos mentales en menos de 24 horas. El sábado ardieron también un hospital moscovita para desintoxicación de toxicómanos y alcohólicos, con un balance de cuarenta y cinco muertos y doce heridos, y un psiquiátrico infantil en la localidad de Troyánovo, en donde no hubo que lamentar víctimas, pero sí serios daños materiales. El último incendio de envergadura en Moscú tuvo lugar hace tres años en un residencia de estudiantes de la Universidad de la Amistad de los Pueblos, en el que perecieron cuarenta y tres personas. Los incendios en psiquiátricos, orfanatos, centros de acogida y residencias estudiantiles son muy frecuentes en Rusia en los últimos años. En la mayoría de los casos, el fuego fue provocado. La Policía suele achacar tal tipo de desastres a gamberradas pero hay también quien cree que detrás de todo está la mano de funcionarios sin escrúpulos que buscan liberar solares en lugares estratégicos para ponerlos a disposición de las constructoras. Nadie descarta tampoco que puedan estar implicadas organizaciones ultras. La viuda de Litvinenko, durante una entrevista ayer en Londres AP La viuda de Litvinenko acusa al Gobierno de Putin de la muerte de su marido E. J. BLASCO R. VILLAPADIERNA. CORRESPONSALES LONDRES BERLÍN. No el presidente ruso en persona, pero sí quienes le rodean en la cúpula del poder. Ahí señala Marina Litvinenko a la hora de buscar a los responsables del envenenamiento de su marido. En sus primeras entrevistas a los medios británicos, la viuda del ex agente afirmaba ayer que ambos sabían que nunca escaparían de las redes de los sevicios secretos rusos. Obviamente, no fue Putin personalmente, por supuesto- -dijo- Pero lo que Putin hace a su alrededor en Rusia hace posible matar a un británico en suelo británico. Creo que pueden haber sido las autoridades rusas Con lágrimas en los ojos, recordó que lo último que le dijo su esposo fue: Marina, te quiero tanto Incluso hasta el último día pensé que se pondría bien. Ambos estábamos completamente seguros de que se recobraría Por otra parte, el rastro del empresario y ex militar Dimitri Kovtun ha podido ser seguido con un contador Geiger por todo Hamburgo hasta implicarlo en la muerte de Litvinenko. Existe la duda razonable de que no sea sólo una víctima sino también un autor dijo ayer el fiscal jefe Martin Köhnke sobre el empresario de 41 años, que está siendo tratado en una clínica rusa, posiblemente por contaminación radiactiva. La radio rusa informó de que Kovtun habría aceptado hablar con los investigadores rusos sobre su implicación.