Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 ECONOMÍAyNEGOCIOS Perfil DOMINGO 10 s 12 s 2006 ABC Miguel Martín Fernández s Presidente de la Asociación Española de Banca (AEB) REVISTA DE PRENSA Un técnico que tiene por bandera el consenso y la negociación El actual presidente de la AEB vivirá en primera línea la integración del mercado financiero europeo, el verdadero terreno de juego de la banca española tal y como dijo recientemente en el Foro ABC POR MIGUEL PORTILLA MADRID. Ni una mala palabra, ni un mal gesto. Con el consenso y la negociación por bandera, Miguel Martín Fernández viene siendo el protagonista en la sombra de los principales acontecimientos ocurridos en el sistema financiero español durante los últimos años. Hombre jovial en el trato personal, pero riguroso y concienzudo en lo profesional, es la nueva cara de la patronal bancaria- -la Asociación Española de Banca (AEB) -desde el pasado 30 de marzo, avalado principalmente por el Santander, el BBVA y el Popular. Poco a poco, este jerezano de 63 años recién cumplidos, luchador implacable contra la corrupción o la malversación de fondos desde sus diversos puestos en el Banco de España, va adaptando poco a poco su mentalidad de funcionario austero- -ha presumido durante muchos años de no tener ni televisión en casa- -a ser el máximo representante de las entidades financieras más competitivas, con un afán voraz por aumentar sus cifras de negocio y crecer en cuota de mercado. Martín es un técnico de gran altura, reconocido internacionalmente, y formado en la Administración y en el Banco de España, donde fue subgobernador desde julio de 1992 hasta el mismo mes de 2000. Pero a pesar de ser un técnico, en su actual faceta ya ha dado muestras de que va a aprovechar al máximo su habilidad negociadora para paliar, en la medida de lo posible, los enfrentamientos entre bancos y cajas de ahorros. No existe competencia entre bancos y cajas ni entre sectores y subsectores, sólo entre entidades afirmó Martín el día en que tomó posesión de la presidencia de la AEB. En el otro frente semiabierrio Conde, hasta que el entonces gobernador del Banco de España, Luis Ángel Rojo, decidió la intervención de la entidad. Ingresó en el Cuerpo de Intervención y Contabilidad de la Administración Civil del Estado en 1968, ocupando diversos cargos dentro del Ministerio de Hacienda. Asimismo trabajó en Iberoamérica para el Banco Mundial en 1976, hasta que un año más tarde fue nombrado director ejecutivo en representación de España, Italia y Portugal. En 1978 pasó a hacerse cargo de la Dirección General del Tesoro, y un año después fue designado subsecretario de Presupuestos. En 1982 fue nombrado presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y en 1983 comenzó su carrera en el Banco de España como jefe de la Oficina de Balances. Un año después fue designado subsecretario del Ministerio de Economía y Hacienda, y en 1992 se produjo su nombramiento como subgobernador del Banco de España. En el año 2000 pasó a ser asesor del gobernador, y un año más tarde fue nombrado director del Departamento de Auditoría Interna. A partir de ahora, el presidente de la AEB vivirá sin duda en primera línea la integración del mercado financiero europeo, el verdadero terreno de juego de la banca española tal y como dijo recientemente en el Foro ABC. A su modo de ver, la mejor manera de integrar los mercados es abrirlos y hacerlos más competitivos. Martín se muestra convencido de que acabará habiendo una normativa única para el mercado europeo, en lugar del galimatías legislativo existente ahora entre las normas comunes, las nacionales y las de los diferentes sectores. Pero por encima de todo, para facilitar la integración de la banca europea, apuesta porque las autoridades comunitarias eliminen las barreras políticas y legales que han abortado hasta ahora algunas de las fusiones y adquisiciones que se han planteado últimamente. Amante de la naturaleza y el campo, se mantiene en forma con la natación, el ciclismo de montaña, el tenis, paddle y el yoga, que posiblemente le aporte ese equilibrio envidiable para no alterarse ante nada. Carlota Fominaya EL QUE NO ARRIESGA NO GANA e eso parecen estar seguros los inversores españoles, a tenor del sondeo realizado por The Wall Street Journal. En este diario se señala que mientras los financieros europeos han perdido confianza en los mercados bursátiles y han generado un interés mayor por los productos más maduros, los españoles contradicen esta tendendencia y siguen confiando en la Bolsa En nuestro caso parece que, según señala el periódico, el buen estado de los mercados ha sido impulsado por las fuertes ganancias corporativas, por las fusiones transfronterizas por parte de algunos de los titanes del país y por el boom bursátil De esta forma mientras nosotros somos más atrevidos en el parqué, es más que probable que la CNMV sancione próximamente, según apunta Finantial Times Deutschland, al banco alemán Deutsche Bank AG, por irregularidades en la venta de acciones de Ebro Puleva en 2004 ¿Por arriesgar demasiado? A propósito del reportaje de portada que abre nuestras páginas de economía de este domingo sobre las renovables y la posible bajada de primas por parte del Gobierno, International Herald Tribune afirma que la reducción de éstas daña los beneficios de las compañías españolas productoras de eólica, incluyendo a Iberdrola El rotativo además coincide en señalar que dichas primas a la energía eólica han ayudado sin duda alguna a España a convertirse en la segunda potencia mundial en este campo, tan sólo por detrás de Alemania También en referencia al sector aparecen en TWSJ tres columnas sobre la producción de energía solar en España, destacando que, aunque sea más caro producirla ésta es, después de la eólica, la siguiente fuente de energía a utilizar Otra española, cuyo lema es pioneros en desarrollo y sostenibilidad Acciona, es asimismo mencionada en IHT, tras vender el 15,066 que poseía en FCC a Inmocaral. Y una voz de alarma en las páginas del germano FTD, donde leemos que el futuro de Seat, la filial española de Volkswagen es, según los expertos, cada vez más frágil D to de la banca, el de la ampliación de los horarios de atención al público, Miguel Martín también ha mediado intentando contentar a todas las partes implicadas. Por un lado, apoyó la propuesta realizada el pasado mes de junio por el presidente del BBVA, Francisco González, respecto a que la banca se plantea ampliar el horario de sus sucursales para aumentar los servicios que prestan a sus clientes y para dar una mayor rentabilidad a su negocio, pero también le recordaba que esa ampliación debería pactarse con los sindicatos. Se mueve bien en los ambientes políticos, y como prueba de ello es que se mantuvo como subgobernador del Banco de España tanto con el Gobierno del PSOE como luego con el primero del PP. Como dato curioso hay que señalar que es cuñado de la actual ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado. Otro dato anecdótico respecto a su pasado es que la pareja que representaba a España ante la Unión Europea (UE) para proceder a la integración de la peseta en el Sistema Monetario Europeo fueron Miguel Martín, en calidad de subgobernador del Banco de España, y Manuel Conthe- -actual presidente de la CNMV- como director general del Tesoro. Martín fue también el interlocutor del Banco de España que gestionó la crisis de Banesto con Ma-