Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ECONOMÍAyNEGOCIOS DOMINGO 10 s 12 s 2006 ABC Google quiere convertirse en el aliado del sector turístico español Javier González- Soria s Director de la División de Turismo de Google en España Posiblemente, el sector turístico sea el que más ha cambiado por la generalización de internet. Ahora, los viajes se preparan a golpe de clic y Google propone que los destinos españoles puedan beneficiarse de ello Por MIGUEL LARRAÑAGA MADRID. Google ha puesto sus ojos en el sector turístico español y ha confiado el desarrollo de este negocio a Javier González- Soria, un especialista en turismo que quiere que el popular buscador se convierta en el aliado natural de un sector que es vital para nuestra economía Sin embargo, la irrupción de Google en este sector no va a suponer la creación de un portal de viajes. Nosotros no vendemos viajes, nuestro negocio es conseguir que otros los vendan más fácilmente afirma González- Soria. ¿Cómo puede ayudar un buscador de internet a una agencia de viajes, a un destino turístico o a un sector económico en general? González- Soria lo tiene claro: somos especialistas en jerarquización de la información y en este caso nuestra función es hacer de consultores para que las empresas optimicen su inversión on- line La clave está en la posición de Google en el mercado. Según los últimos datos de Nielsen, el 98,1 de las búsquedas en España se realizan a través de Google. Evidentemente, este buscador sabe mucho de cómo se busca un viaje en la red y puede aconsejar cómo optimizar los recursos para que se adapten a las formas de búsqueda de los potenciales clientes. Un estadounidense, por ejemplo, quiere hacer un viaje a Europa para jugar al golf y teclea trip golf En los resultados de esa búsqueda debe aparecer la oferta de campos de golf en España para competir con los que sin duda van a aparecer procedentes de países como Francia o Gran Bretaña. Si no apareces ahí, estás perdiendo un cliente potencial y esa es nuestra labor, que no se pierda porque el destino no aparece en la primera fase de búsqueda explica González- Soria. Afortunadamente, en el sector turístico hay mucha conciencia de que su presencia en la red es vital para el negocio. Internet ha cambiado el sector. Ahora es el cliente el que tiene todo en su mano y lo que deben hacer las empresas, los destinos turísticos y los intermediarios es buscar lo que les une, de forma que pueda presentarse, sobre todo en el extranjero, una oferta integrada y jerarquizada que facilite al potencial visitante convertirse en cliente indica. Y ahí es dónde Google tiene un negocio por delante, aunque González- Soria matiza que nuestro negocio es que crezca el negocio de nuestros clientes Se trata de orientar la oferta de cada empresa, de cada destino, de cada intermediario, en función del tipo de cliente que persigue en internet. A una agencia de viajes no le valen las mismas soluciones que a Turespaña, pero sí es posible e incluso necesario que en un determinado momento los intereses de los dos confluyan subraya González- Soria, que explica una y cien veces la teoría de los embudos invertidos Millones de potenciales visitantes deben ser encauzados hacia cientos de destinos en España y el mejor camino para ello es conseguir una especie de reloj de arena, que el cliente llegue a una oferta general (el destino España) con cientos de ramificaciones (destinos concretos, tipos de turismo, etc... en la que decidir a golpe de clic Turespaña, por ejemplo, puede jugar el papel de vértice, pero el resto es tarea de todos, incluso de Google Detrás de toda esta idea subyace, es obvio, un negocio más cercano a la consultoría que al enlace patrocinado explica el director de turismo de Google en España. Sin plantearse conceptos de este tipo, cada cual hace la guerra por su cuenta y, al final, el perjudicado es el destino España, es decir, todos y cada uno de los que hacen la guerra por su cuenta indica mientras explica que en algunos destinos ya está comenzando a hacerse algo semejante y, en el turismo rural, algunas diputaciones o mancomunidades están haciendo ya de vértice superior del embudo Y es que en el fondo, lo que subyace es la imposibilidad de garantizar con dinero un buen puesto en los resultados de una búsqueda en Google. El algoritmo de Google toma en cuenta múltiples parámetros relacionados con la relevancia, notoriedad o satisfacción para ordenar la información con total objetividad. Por eso, si una empresa o destino turístico quiere garantizar que aparezca su anuncio adecuadamente colocado en la primera página de resultados, con el mensaje preciso y con un link a la página de su web que sea más útil, deben optar por los enlaces patrocinados, de lo que se conoce como AdWords. Pero incluso en este caso el dinero sólo determina el 50 de la posición del anuncio, el otro 50 depende de la valoración de los internautas. De lo que se trata en la actividad turística es de ir un paso más allá Enrique Serbeto LA IMPLACABLE LEY DE MURPHY ay muchas historias sobre el origen de las Leyes de Murphy y que todo el mundo conoce por la imagen de la tostada que se cae siempre por el lado de la mantequilla. Sabrán que fue un ingeniero llamado Murphy que trabajaba en 1946 en un laboratorio militar norteamericano quien dijo: Si hay más de una forma de hacer un trabajo y una de ellas culminará en desastre, alguien lo hará de esa manera Bueno, pues parece que podríamos estar en una de estas circunstancias históricas en las que la ley de Murphy se ha apoderado del control de los acontecimientos. Ya vemos que la aventura de Irak, que se diseñó como un modo de extender la democracia, no solo no está funcionando, sino que va de mal en peor. Igual se puede decir de las esperanzas de paz en Palestina. En realidad son los radicales los que avanzan ayudados por el régimen de Teherán que se prepara para convertirse en una potencia nuclear y si nadie lo impide desencadenará una espiral atómica. En Afganistán se ha dicho siempre que era un caso diferente. Nada de eso, las fuerzas occidentales están allí igual de comprometidas que en Irak, o más. Parece que en el sur del país (frontera con Pakistán, otro de los socios del club nuclear) las están pasando canutas y puestos a aplicar la ley de Murphy, sólo hay que pensar que si las tropas norteamericanas se van de Irak, no tardarán mucho en salir las de la OTAN en Afganistán. El petróleo de Oriente Medio en manos o rodeado de estados fallidos trufados de fanáticos. Un panorama estupendo. Queda el gas de Rusia, pero ya se ve hacia donde camina este país, con este porvenir tan radioactivo, y por si eso no era suficiente, Venezuela está en manos de un sujeto que se cree la reencarnación de Bolívar y que pretende seguir en el poder hasta 2021, por lo menos. Así están las cosas. Pensaba que lo mejor que se puede hacer ahora es un buen seguro, porque al menos queda la esperanza de que algo se salvará. Pero acabo de leer que las grandes compañías ya estudian los costes extraordinarios que causan los destrozos originados por el cambio climático. La ley de Murphy no falla. H Javier González- Soria, responsable de la división de turismo de Google para España y Portugal IGNACIO GIL