Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL El misterioso caso Litvinenko DOMINGO 10 s 12 s 2006 ABC Hallan restos en CUATRO PERSONAJES EN BUSCA DE AUTOR casa de la ex mujer de Kovtum, pero no en su avión a Hamburgo RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLIN. Pocos rastros habrán sido tan perceptibles como el que ha ido dejando por Europa la mano que acabó con la vida de Alexander Litvinenko. En las últimas horas, la Policía alemana ha seguido la pista del polonio 210 hasta el piso en Hamburgo de la ex mujer del empresario ruso que se reunió con el antiguo espía poco antes de que éste cayera enfermo; pero también ha llegado hasta la casa de la madre de ésta, en Haselau, a las afueras de la ciudad hanseática. La traza de radiación alfa sigue el recorrido del empresario ruso Dimitri Kovtun, un ex militar convertido en empresario en Alemania tras el colapso soviético. Kovtun se reunió en Londres con Litvinenko el 1 de noviembre, el día en que el antiguo agente relacionado con enemigos del presidente Vladimir Putin, pudo ser envenenado con una fortísima dosis de polonio. ALEXÁNDER LITVINENKO Coronel del espionaje exterior ruso, se enfrentó en los noventa con Vladimir Putin por la corrupción del cuerpo y su supuesto uso para provocar una gran matanza luego atribuida a los chechenos. MARIO SCARAMELLA Especialista en seguridad y espionaje, participó en la comisión italiana sobre la infiltración de los servicios secretos rusos en Italia. No goza de especial prestigio y se considera que ha exagerado su relación con Litvinenko. DIMITRI KOVTUN Amigo de infancia de Lugovoi, con quien entró en el Ejército. Se quedó en él sin pasar al FSB como hicieron Litvinenko y Lugovoi. A partir de los noventa se ha venido dedicando a los negocios, en parte compartidos con Lugovoi. ANDREI LUGOVOI Ex expía ruso, colega de Litvinenko en el FSB y después en los servicios de seguridad de la televisión de Boris Berezovski. Luego se ha dedicado a los negocios. Entre otras empresas, tiene un agencia de seguridad. Tras la pista del polonio 210 Una taza con rastros de radiactividad en el bar del hotel Millennium permite atar los primeros cabos en el caso del ex espía ruso EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Dos semanas después de la muerte del ex espía ruso Alexánder Litvinenko, el cerco se está cerrando en torno a Andrei Lugovoi y Dimitri Kovtun, los dos antiguos colegas de armas metidos a empresarios con los que Litvinenko se entrevistó días atrás en Londres. También parece que el lugar del envenenamiento de Litvinenko pudo ser el bar del hotel Millennium, donde los tres se reunieron el 1 de noviembre, fecha en la que el exiliado ruso comenzó a sentirse mal. Versiones aún no confirmadas indican que rastros de polonio 210 han sido encontrados en una taza del bar. No obstante, existen diversas informaciones contradictorias e, incluso, algunos pronunciamientos oficiales no han sido muy rigurosos. Este último es el caso del significativo nivel de radiación que presentaba el experto italiano Mario Scaramella. Así, las autoridades sanitarias británicas reconocen ahora que tal vez se equivocaron sobre la radiación recibida por el experto italiano, pues ha sido dado de alta sin presentar síntomas de enfermedad. El reguero radiactivo Pero el vuelo de la línea de bajo coste German Wings, con el que Kovtun viajó desde Hamburgo hasta Londres, no ha revelado huella radiactiva alguna, según informa su central en Colonia. Y tampoco ha sido detectada radiactividad en el piso del empresario, en el barrio hamburgués de Ottensen. Kovtun mismo, una de las dos personas de nacionalidad rusa que se reunieron con Litvinenko en el hotel Millennium de Londres el día de autos, está siendo tratado al parecer por intoxicación radiactiva en un hospital ruso, según la agencia RIA. La portavoz policial en el puerto de Hamburgo, Ulrike Schweden, dijo ayer que la fuente radiactiva está aún por identificar, pero que podrían provenir fuese de un objeto o de una persona. Restos de contaminación han sido hallados en el baño y en el salón del apartamento de la ex mujer, de 31 años, así como en la cama y en una silla en Haselau, en casa de la ex suegra. Ambas están siendo cuestionadas por las autoridades, que aclaran que la investigación es meramente preventiva y se ha abierto causa contra Kovtun. Aunque los niveles de contaminación detectados no representan peligro para el vecindario, el edificio de la ex mujer fue evacuado para proceder a los controles radiactivos, viéndose afectadas 30 personas. La Policía alemana busca trazas de radiactividad en un apartamento en Hamburgo con Litvinenko y estuvieron en el restaurante japonés Itsu. Algunas informaciones indican que se ha hallado radiación en el hotel Parkes, pero no todas las fuentes coinciden. Lugovoi y Kuvton regresaron a Moscú en un avión de la compañía Transaero, que no ha presentado contaminación. Litvinenko. No se ha aclarado si el segundo avión de BA contaminado es el que usó Lugovoi para regresar a Moscú o si fue con el que volvió a Londres en una tercera ocasión. ¿Qué pasó el 1 de noviembre? El 31 de octubre, Lugovoi volvió a Londres, esta vez con Kovtun. Ambos llegaron con sus familias para asistir al encuentro de fútbol entre el Arsenal y el CSKA de Moscú y se alojaron en el hotel Millennium. En el bar de este hotel se encontraron con Litvinenko al día siguiente. Parece que fue por la tarde, después de que Litvinenko comiera en el restaurante japonés Itsu con Scaramella, aunque no se ha aclarado el orden. En el bar del Millennium hubo otro ruso, Vyacheslav Sokolenko, que asegura que sólo saludó a los presentes. Lugovoi y Kovtun fueron después al estadio del Arsenal, donde también se ha hallado radiación. REUTERS ¿Cuál es el primer rastro confirmado de polonio? Lugovoi regresó a Londres el 25 de octubre. Llegó con un avión de BA que luego se ha demostrado contaminado, así como la octava planta del hotel Sheraton donde se alojó. En esa visita, Lugovoi se reunió varias veces con tar al encuentro en el bar del Millennium. En el cuerpo de al menos siete empleados del bar se han detectado bajos niveles de radiación y en una taza se habrían hallado rastros de polonio. Pero aún no se descarta del todo que el envenenamiento fuera anterior, pues si bien Litvinenko comenzó a encontrarse mal ese día, los efectos pudieron aparecer con retraso. Eso podría explicar que en el Itsu hubiera radiación, pues Litvinenko se vio allí con Scaramella probablemente antes de ir al Millennium. ¿Hubo realmente envenenamiento? Así lo considera Scotland Yard, que oficialmente trata el caso como asesinato. Pero algunas fuentes extraoficiales sugieren que todo pudo ser un accidente en un negocio de tráfico de polonio. Si el estado de salud de Lugovoi y Kovtun empeora podría avalar esa teoría, aunque también podría responder a la inexperiencia de quienes manejaban el isótopo. ¿Cuándo fue el primer encuentro? La primera visita de Lugovoi y Kovtun a Londres fue el 16 de octubre. Ambos se alojaron en el hotel Parkes. En esos días se reunieron en el hotel Algunos sugieren que pudo ser un accidente en un negocio de tráfico de polonio; otros hablan de envenenamiento ¿Cuándo se produjo el envenenamiento? La Policía parece apun-