Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA DOMINGO 10 s 12 s 2006 ABC CiU y PP, los daños colaterales del tripartito Duran Lleida intenta hacer entender a Artur Mas que el aislamiento no sirve de nada y que CiU debe reforzar su perfil ideológico s Piqué podría volver a encabezar la lista de los populares por Barcelona para el Congreso del tripartito en materia de infraestructuras. Mientras Artur Mas se muestra incapaz de superar el duro golpe político y personal que representa ganar unas elecciones por segunda vez y quedar de nuevo fuera del gobierno de la Generalitat, el líder de Unió, Josep Duran Lleida, se ha puesto ya manos a la obra e intenta hacer entender a sus socios de Convergencia que aislarse no sirve de nada, que para plantar cara a un tripartito con un perfil social de izquierdas, CiU sólo tiene una opción: reforzar su propio perfil ideológico. POR MARÍA ANTONIA PRIETO BARCELONA. Acaba de echar a andar y el nuevo gobierno tripartito catalán no sólo arrastra ya sus propias penalidades- -consejeros que desautorizan a otros consejeros, manifestaciones de uno de los socios contra infraestructuras impulsadas por otro de los aliados, un nuevo titular de Interior que no sabe cómo desokupar un viejo recinto industrial y otro que la emprende con la bandera nacional- sino que su simple existencia provoca síntomas de fatiga en los dos principales partidos de la oposición, CiU y PP. Nacionalistas y populares atraviesan sus propias incertidumbres y tratan de reorientar sus estrategias. Saben que José Montilla no es Pasqual Maragall y ya han podido comprobar que, cuando de atajar una rebelión interna se trata, el nuevo presidente de la Generalitat ofrece más contundencia. La autoridad de Montilla y la que parece firme apuesta de ERC e ICV por garantizar un escenario de estabilidad, no deja muchas opciones a las direcciones de CiU y PP que se prepa, ran para cuatro años de oposición. La cuestión está en dar con la fórmula que les permita superar esta larga travesía y, visto lo visto, no parece fácil. Algunos de los okupas en su manifestación de ayer EFE Los socios de Montilla rechazan aumentar las horas de castellano A los socios de José Montilla- -ERC e ICV- -no les ha sentado nada bien el decreto del Gobierno que incrementa el número de horas de enseñanza del castellano en todas las comunidades autónomas. Una medida, que según Esquerra e Iniciativa, vulnera las competencias de la Generalitat en materia de educación e ignora el nuevo Estatuto. Si, a través de la comisión bilateral establecida, Gobierno y Generalitat no llegan a un acuerdo, estas dos formaciones se plantean acudir al Tribunal Constitucional. Los okupas crecidos, se exhiben mientras van haciéndose con más naves À. G. BARCELONA. Convertidos en punta de lanza del movimiento okupa de Barcelona, los integrantes de La Makabra aprovechan el tirón mediático para hacerse oír e intentar atraerse a parte del vecindario. Ayer, unos cuarenta de sus integrantes realizaron un pasacalles por Barcelona para convocar a la fiesta de inauguración de su nueva casa- -el recinto fabril de Can Ricart- que piensan celebrar el próximo sábado. La marcha, entre la reivindicación y el circo callejero, concluyó sin incidentes, y es reflejo de la nueva estrategia que parece adoptar la esfera squatter hacer todo el ruido posible para convertir La Makabra en un símbolo, tal y como sucedió en 1996 con el Cine Princesa, squat mítico del movimiento alternativo. El presidente del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, calificó el pasacalles de acción chulesca y desafiante a la vez que perguntaba al alcalde Jordi Hereu y al consejero de Interior, Joan Saura, si es cierto que la policía tenía información previa de que se pensaba okupar Can Ricart, tal y como apuntaban ayer un diario barcelonés. Mientras los ocupantes intentan ganar la batalla de la imagen, siguen trabajando en la recuperación de la antigua fábrica, con aparente objetivo de convertirla en vivienda estable y centro de creación artística día tras día van haciéndose con más naves de Can Ricart, el recinto fabril del Poblenou que una activa plataforma vecinal (ahora coaligada con los okupas reclama que se conserve en su integridad. Diferencias de tono Las discrepancias estratégicas entre los socios de la federación tienen su reflejo en el tono empleado por unos y otros. Frente a los comentarios desdeñosos de Mas- -que no deja de recriminar a ERC que haya entregado el Gobierno a un españolista que no da la talla las palabras siempre medidas de Duran, que no comparte la política de irse creando enemigos. En el PP catalán las cosas tampoco están claras. Su líder, Josep Piqué, podría volver a Madrid como cabeza de lista en las generales. El presidente del PP, Mariano Rajoy, recuperaría así a un político que ha hecho bandera de la moderación y el sentido común, dos de los valores que reivindica el máximo dirigente popular. El papel de Piqué en el Parlamento catalán no es fácil. Sabe que debe plantar cara a Ciutadans con algunas de sus propias armas, pero nadie, ni dentro ni fuera del PP, se imagina al ex ministro inmerso en una batalla lingüística. En parte desactivado el debate identitario- -teniendo en cuenta, además, que al asumir en su día la paternidad del nuevo Estatuto CiU no estará en condiciones de rentabilizar los problemas que aparezcan cuando la Generalitat negocie su desarrollo con el Gobierno- -a la federación que dirige Artur Mas sólo le queda explotar las más que previsibles contradicciones entre los socios