Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA La negociación ETA- Gobierno s El acoso a Navarra DOMINGO 10 s 12 s 2006 ABC El proceso avanza sobre Navarra Las declaraciones y los textos de Batasuna sobre el futuro de la Comunidad foral, más la ambigüedad del PSOE, indican que es el capítulo más avanzado en las negociaciones Gobierno- ETA pese al aparente bloqueo del proceso ÁNGEL COLLADO MADRID. La anexión de Navarra al País Vasco con una parada intermedia en forma de órgano político común de cooperación es uno de los asuntos abordados en las conversaciones, directas e indirectas, mantenidas entre el Gobierno y ETA; las anteriores dieron lugar al alto el fuego de la banda terrorista y las posteriores fueron para preparar la llamada mesa de partidos El alto grado de elaboración teórica de ese punto del proceso que destilan las declaraciones y textos de los batasunos y la calculada ambigüedad de los socialistas disparan las sospechas en el PP, que ha decidido abrir un capítulo aparte de denuncia en el Congreso. Batasuna considera que Navarra debe implicarse desde el primer momento en el proceso democrático de toma de decisiones sobre el futuro de Euskal Herria y propone que los acuerdos que se adopten entre los partidos deberán ser sometidos a la decisión de la ciudadanía navarra mediante consulta El Gobierno, entre las exigencias de ETA y los ataques del PP, se ha atrincherado en la frase nadie va a imponer a Navarra un cambio institucional que los navarros no deseen (Rubalcaba en el Congreso el pasado 29 de noviembre) sin fijar en ningún momento su posición de principio. Con todos los condicionales que pone la situación de bloqueo del llamado proceso de paz -más por la falta de voluntad de ETA y los problemas para satisfacer el capítulo de la autodeterminación exigidos por la banda que por las posibles dudas del Gobierno- las conversaciones sobre Navarra parecen avanzadas. Negociador Eguiguren Gara órgano oficioso de expresión de Batasuna rescataba la pasada semana una cita significativa de Jesús Eguiguren, presidente del PSE y uno de los interlocutores en las negociaciones para la conformación de la mesa de partidos La aplicación de los acuerdos y decisiones políticas adoptadas a lo largo de todo el proceso deberá llevar a cabo los procedimientos previstos en el Estatuto de Guernika, la Ley de Reintegración y Amejoramiento del Fuero de Navarra y la Constitución de 1978 También recurría la citada publicación a documentos aprobados por el PSE con la llegada de Patxi López a la secretaría de la organización. En uno de ellos se propone una nueva relación institucional con Navarra, desprendida de cualquier discurso unificador y también se postula una relación especial surgida no sólo de la mera vecindad, sino también de las raíces profundas de afinidad cultural, lingüística, histórica y social El brazo político de ETA no pone inconvenientes sobre el procedimiento y admite que los acuerdos que se adopten entre los partidos sean sometidos a la decisión de la ciudadanía navarra mediante consulta además de plantear la necesidad de que los grupos socia- Otegi, bajo las siglas de EH, en un mitin en el monumento a los Fueros, en Pamplona les, sindicales y políticos de la actual Comunidad Foral participen en el proceso Como la Constitución, en su disposición transitoria cuarta, deja la puerta abierta a que Navarra se incorpore al Consejo General Vasco o al régimen autonómico que le sustituya y la iniciativa debe corresponder al órgano foral competente el entendimiento perfilado entre batasunos, socialistas y nacionalistas vascos en sus conversaciones secretas precisa, para hacerse realidad, una nueva mayoría parlamentaria en Navarra frente a la actual hegemonía de Unión del Pueblo Navarro y los también foralistas de CDN. El candidato socialista, Fernando Puras, mantiene los mismo equilibrios que Zapatero y su ministro del Interior a la hora de hablar del futuro de la Comunidad Foral. Lo que quieran los ciudadanos Pero no aclaran cuáles son sus preferencias para buscar alianzas. UPN se quedó en 2003 a sólo dos diputados de la mayoría absoluta, pero con los cuatro del grupo de Juan Cruz Alli ha gobernado sin problemas. Ahora, las encuestas señalan un desgaste de esa mayoría, posiblemente más debido más a su gestión o imagen muy de derechas que a su actitud ante la ofensiva del nacionalismo vasco. Ante ese panorama, el presidente de la Comunidad, Miguel Sanz, ha adoptado una posición mucho más matizada e institucional que el PP frente a las negociaciones, para no molestar a los sectores más tibios del electorado. Y en parecidos registros se mueven los socialistas, en su caso para evitar fugas de sus votantes que ven peor el acercamiento al nacionalismo. En caso de salir los números, sería un hecho la alianza con IU, PNV y la marca con que se presente Batasuna. Otegi admite que el discurso de anexión o integración de Navarra ha sido muy mal entendido por la sociedad navarra y lo que toca a partir de ahora es crear un marco de estabilidad democrática en el que en diez o quince años el conjunto de la ciudadanía vasca vea que el proyecto más atractivo, en el que se vive mejor es en un proyecto nacional independiente que recupera la estatalidad de Navarra Para despejar dudas sobre lo adelantada que está la negociación con ETA sobre Navarra, el PSOE no tendría más que apoyar la moción del PP que se debate el próximo martes Otegi quiere crear un marco en el que en diez o quince años la ciudadanía confíe en un proyecto nacional independiente que recupera la estatalidad de Navarra Nueva estrategia batasuna En un nuevo intento de pedir explicaciones o, más bien de dejar evidencia al Ejecutivo, el PP- -por medio del diputado de UPN Jaime Ignacio del Burgo- -defenderá el próximo martes en el Congreso una moción consecuencia de interpelación urgente para instar al Gobierno a que renuncie a hacer cesión política alguna a ETA, en general pero muy en particular en lo que toca a Navarra. El texto recoge, uno a uno,