Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 CIENCIAyFUTURO Salud SÁBADO 9 s 12 s 2006 ABC La industria química pagaba al científico que vinculó el tabaco con el cáncer N. R. C. MADRID. El rotativo británico The Guardian ha acabado con el prestigio del epidemiólogo Richard Doll, un científico elevado a Sir por sus aportaciones en la lucha contra el cáncer. El periódico asegura que la poderosa industria química Monsanto pagó al investigador mientras estudiaba los eventuales efectos cancerígenos de algunos tóxicos como el polémico Agente Naranja lo que lanza una sombra de duda sobre sus conclusiones. El epidemiólogo británico no podrá defender su honorabilidad. Activo hasta la vejez, falleció el pasado julio a los 92 años. Sir Doll fue el primero en confirmar una relación peligrosa que hoy resulta obvia: la que forman el tabaco y el cáncer de pulmón. Demostró hace medio siglo que el tabaco produce cáncer y lo hizo enfrentándose a parte de la comunidad científica y a un Gobierno británico más preocupado por pagar las pensiones de los ciudadanos que llegaban a la vejez. Su celebridad le llegó con el tabaco y el deshonor por sus investigaciones con el Agente Naranja un herbicida utilizado por Estados Unidos en Vietnam, y con el cloruro de vinilo, un componente del plástico. The Guardian sostiene que esos estudios a mediados de los años 80 coincidieron con gratificaciones económicas de la empresa estadounidense Monsanto. Al parecer, Doll recibió 1.500 dólares diarios de esta empresa mientras investigaba su relación con el cáncer. Un niño come una hamburguesa con queso en un local de comida rápida en Washington, DC AP McDonald s abre gimnasios infantiles en EE. UU. para combatir la obesidad La cadena de comida rápida quiere implantar los R- Gyms en todo el país para contrarrestar las campañas en su contra de los nutricionistas JOSÉ LUIS DE HARO SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Vuelta de tuerca de la conocida cadena de restaurantes de comida rápida, que quiere acallar a quienes la acusan de favorecer la obesidad infantil. McDonald s pone a prueba- -en siete de sus establecimientos de los estados de California, Illinois, Oklahoma y Colorado- -sus R- Gyms pequeños centros deportivos que permitirán a los niños estadounidenses quemar calorías mientras saborean la denominada comida basura Aun así, 200 calorías por un simple batido no parecen una moneda de cambio saludable para los más pequeños, y los niños deberían sudar la gota gorda antes de engullir el resto del menú. Estos mini gimnasios contarán con modernas bicicletas estáticas, especialmente fabricadas para el público infantil, en las que, además, se podrán ver dibujos animados a través de las pantallas incorporadas a los aparatos. Los más audaces treparán por cuerdas y rocas de plástico, mientras los amantes de la música y el baile podrán ensayar coreografías en plataformas electrónicas que indican los pasos de cada movimiento. Por supuesto, no podía faltar la incorporación de una pequeña cancha de baloncesto, un deporte rey en EE. UU. William Whitman, portavoz de la compañía, aseguraba al diario USA Today que si los chicos se acostumbran a los R- Gym podrían reemplazar a las 5.500 zonas infantiles, o PlayPlaces que McDonald s tiene en todo el país para los niños de edades entre 4 y 12 años. Los críticos de las modas alimenticias de esta cadena de comida rápida no se muestran muy convencidos con la propuesta, ya que puede engañar a los padres y hacerles creer que las 20 calorías que un pequeño puede perder contrarrestarán los dos centenares de calorías consumidas por un solo batido sin añadir la hamburguesa y las patatas fritas, explicaba al rotativo estadounidense Kelly Brownell, miembro del Rudd Center de política alimenticia y contra la obesidad de la Universidad de Yale. mento no han llegado los RGyms la compañía deberá enfrentarse con la nueva regulación que prohibirá el uso de las conocidas como grasa trans La nueva ley entrará en vigor en julio de 2007, y para ese mismo mes de 2008 las autoridades esperan que ya todos los restaurantes hayan eliminado esta grasa de sus cocinas. En el punto de mira Desde que se publicara el documental Super Size Me una cinta dirigida y protagonizada por Morgan Spurlock en la que decide alimentarse únicamente de comida de los restaurantes McDonald s durante un mes entero, la controversia sobre la calidad nutritiva de esta comida está en el punto de mira de los nutricionistas. Muchos especialistas opinan que la comida rápida puede formar parte de una dieta equilibrada más diversa, pero no debe consumirse a diario. Pese a todo, gente como Merab Morgan, una mujer estadounidense de 35 años, ha conseguido dejar a todos boquiabiertos tras demostrar que durante noventa días logró bajar 17 kilos comiendo sólo en McDonald s. Documentos de prueba Al finalizar sus trabajos concluyó ante una comisión de investigación australiana que no había relación alguna entre el agente naranja y la enfermedad. El ejército estadounidense lo utilizó durante la Guerra de Vietnam para eliminar la espesa vegetación selvática que servía como escondite del enemigo. El nombre de agente naranja se le dio por la banda anaranjada que se pintó en los barriles donde se almacenaba. Hoy aún nacen en Vietnam hijos del Agente Naranja con graves malformaciones congénitas y discapacidades por los bombardeos químicos de aquella guerra. The Guardian apoya sus acusaciones con documentos que muestran el cobro por parte de Doll de 15. 000 libras de la Asociación de Productores Químicos, del grupo estadounidense Dow y del británico ICI. Incremento en las ventas Los responsables de la cadena de hamburgueserías sostienen que la lucha contra la obesidad es una de sus prioridades, y que no sólo se proponen implantar estos gimnasios en todos sus restaurantes, sino que ya han mejorado sus menús y su información nutricional. McDonald s informó ayer de que incrementó sus ventas un 6,2 incluyendo los locales abiertos este año, gracias a las nuevas hamburguesas y los sandwiches de pollo introducidos en Europa. Las ventas comparables (en las que se contabilizan las de los establecimientos abiertos desde hace al menos un año) crecieron un 5,1 Pese a esta declaración de intenciones, aquí en Nueva York, ciudad a la que de mo- Antes de julio de 2008, todos los restaurantes de Nueva York deberán suprimir las grasas trans de sus cocinas Más información en: http: www. mcdonalds. com corp a bout factsheets. RowPar