Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 SÁBADO 9- -12- -2006 ABC CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo Y por fin llegó el otoño A menos de dos semanas del invierno, el otoño ha llegado en este puente festivo s Observadores de la naturaleza de muchos puntos de España describen los cambios que las temperaturas anormalmente cálidas están produciendo en los ecosistemas POR ARACELI ACOSTA MADRID. Los ingleses están sorprendidos de tener todavía rosales en flor en sus jardines; las laderas de las pistas de esquí en los Alpes están salpicadas de florecillas; los osos de Siberia no han empezado a hibernar y el polen tardío está haciendo estragos entre los alérgicos en Escandinavia. Esta plácida y en principio inofensiva imagen primaveral se torna sorprendente ante la realidad que muestra el almanaque. La explicación nos la da la revista Nature Así, los primeros análisis realizados en el continente europeo reflejan que la temperatura media en septiembre y octubre fue de 11 grados centígrados, 1,8 grados por encima de la media para estos meses. Noviembre subió a 2,5 grados por encima de la media. Estos resultados muestran que 2006 ha superado en un grado los otoños más calientes de 1772, 1938 y 2000. Por tanto, Europa está experimentando el otoño más cálido desde que Colón emprendió su primer viaje a América. Pero no hay que remontarse tan lejos en el tiempo, ni más allá de nuestras fronteras, para ver que algo cambia en el clima. Los primeros fríos están empezando ahora, porque el otoño no ha sido más que una prolongación del verano dice Ángel Rivera, portavoz del Instituto Nacional de Meteorología (INM) En general, los meses de octubre y noviembre han sido muy cálidos, lo que significa que las temperaturas medias están entre el 20 por ciento de las más altas con relación al periodo 1971- 2000. vierno en el África subsahariana, a medida que nuestra primavera se adelanta, y los almendros insisten en florecer también por adelantado, este otoño muchos árboles aún no se han rebelado y no han tirado sus hojas. Julio Vías, escritor y profundo conocedor de la sierra de Guadarrama, explica que en ese paraje compartido por Madrid y Segovia no es sólo que los árboles no hayan dejado caer sus hojas, sino que se ha retrasado hasta el colorido del otoño. Aunque en la vertiente segoviana sí predomina el amarillo, en la madrileña los robles se mantenían verdes, a lo mejor para diferenciarse de esos tonos anaranjados del ladrillo o de ese color albero que se ha puesto de moda entre las nuevas construcciones y urbanizaciones que están acabando con su hábitat en la sierra madrileña. Vías no lo pasa por alto: El color y el avance de los ladrillos siguen igual Casi lo único en una zona que este año ha puesto en entredicho más de un refrán. Si ya hemos visto que lo de marzo trae las hojas y noviembre las despoja no se ha cumplido, tampoco se ha hecho realidad el dicho por Todos los Santos, nieve en los altos recuerda Vías, pues este año se han retrasado un mes Explica que las primeras nevadas, mínimas cayeron en los primeros días de diciembre. Pero no sólo se notan cambios en el clima de un año a otro, sino que Vías, que ha caminado y estudiado desde niño esta sierra, recuerda que cuando era pequeño subía con su padre al puerto de La Morcuera, a principios de agosto, y contemplaba la mancha de nieve alargada Era un nevero, de los que ya no se encuentran en el mes de junio. Extremadamente cálido Pero ha habido zonas en que el pasado mes fue extremadamente cálido- -esto es, las temperaturas sobrepasan el valor máximo registrado entre 1961 y 1990- como en la cornisa cantábrica, el valle del Ebro y las islas Baleares, además de en alguna zona del centro y en las islas occidentales de Canarias. Estos cambios se dejan sentir con más o menos intensidad en la naturaleza. Al igual que en los últimos años las golondrinas han llegado antes a la Península Ibérica, abandonando sus cuarteles de otoño e in- En la sierra de Guadarrama las primeras nieves han caído en los últimos días, un mes más tarde de lo habitual Las cigüeñas ya no migran, llegan menos grullas que antes y algunas plantas reflorecen ahora Desaparecen los neveros Aunque nada tiene que ver con el otoño, puesto que no hay neveros en esa estación- -Vías matiza que sí los había en el siglo XVII, cuando se produjo una pequeña era glaciar que heló hasta el delta del Ebro- lo cierto es que son precisamente las estaciones intermedias las que tienden a desaparecer con el cambio climático, según coinciden ya muchos expertos, y es el adelanto de la primavera el que está teniendo estos efectos en los antes siempre cargados ventisqueros de la sierra. Y mientras tanto, las cigüeñas ya no se van, sino que pasan todo el año en los campanarios, atalayas privilegiadas de estos macizos del sistema central. La migración de las aves era uno de los acontecimientos que marcaban el paso de las estaciones, preconizando un frío y largo invierno o la esperanza de la próxima primavera. Ahora, no se entiende por qué las cigüeñas adelantan su llegada en el norte de La Rioja, cuando en Europa tampoco ha hecho frío, explica Fernando Zorzano, guarda de campo de Santo Domingo de la Calzada. Por eso los gansos y las becadas no han hecho aún acto de presencia. Cuenta Zorzano que un amigo cazador mira estos días las temperaturas del norte y el centro de Europa- -hace pocas fechas en Suecia disfrutaban de 18 grados, 15 ayer en Liublia- na- -para saber cuándo llegarán las becadas. Normalmente su época de caza ideal es desde mediados de octubre, pero este año aún no se han puesto a tiro. Menos grullas en Gallocanta Sí han llegado, en cambio, las grullas a la Laguna de Gallocanta (entre Teruel y Zaragoza) aunque en menor cantidad que en años anteriores, explica Javier Mañas, propietario del albergue Allucant. Lo habitual es que con los primeros fríos haya censos muy altos y luego vayan bajando. Ahora estamos en unos 11.800 ejemplares desde hace tres semanas, que no significa que hayan estado aquí todo el tiempo, porque prosiguen viaje hacia el sur. Pero no se notan llegadas masivas Y es que el año pasado por estas fechas el censo no arrojaba ninguna duda: 30.000. No obstante, y a pesar de ser La nieve ha llegado este año con retraso a la sierra de Guadarrama ABC