Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 9 s 12 s 2006 CULTURAyESPECTÁCULOS 71 Ritorna vincitora! La Scala de Milán abrió su temporada con Aida una ópera ausente de este escenario desde hace 21 añossLa producción lleva la firma del veterano director Franco Zeffirelli, que fue muy aplaudido JUAN ANTONIO LLORENTE MILÁN. Si en la jornada inaugural de la Scala el pasado año algunos quisieron rendir con su ausencia testimonio de lealtad a Riccardo Muti, el director cesante, frente a Stéphane Lissner, el recién aterrizado sobreintendente, la gestión de este último ha acabado por convencer a tirios y troyanos. A unos al probar que las arcas del teatro se llenan; a otros, por haber cedido a sus deseos de abrir la temporada una vez más- -con ésta son ocho- -con un título de fuerza como Aida la ópera más representada en este escenario, del que llevaba ausente 21 años. Además, con una nueva producción, encomendada a Franco Zeffirelli, un director escénico en la cresta de la ola- -la primera remesa de sus memorias se ha agotado en las librerías a una semana vista de su lanzamiento- que acomete con ésta su quinta creación del título verdiano. Por último, por haber recuperado a un director milanés como Riccardo Chailly, después de una larga ausencia de la Scala por enfrentamientos con su anterior capo. Esta suma de ingredientes ha posibilitado la vuelta de los unos y los otros quienes, tras abonar, eso sí, 2.000 euros por entrada, han vuelto a ocupar sus asientos en el mítico coliseo en fecha tan señalada. Desde Romano Prodi- -que evidencia también así su distancia de Berlusconi- hasta la nueva alcaldesa de Milán, Letizia Moratti, vestida de Armani para alinearse con la tradición de la moda de su ciudad. Entre los huéspedes extranjeros otros mandatarios europeos, como la canciller alemana Angela Merkel. El clímax que se había empezado a fraguar días atrás desembocó en una auténtica apoteosis de más de diez minutos de ovaciones donde todos salieron vencedores. Porque aparte de una indisposición de última hora de Orlin Anastassov, que permitió el lucimiento como Ramfis del bajo italiano Giorgio Giuseppini, los puestos de cabecera del cartel funcionaron a la perfección. Empezando por el tenor Roberto Alagna, que tras desconcertar al personal con el tempo lento de su Celeste Aida fue in crescendo hasta redondear el personaje heroico que se esperaba. Junto a él, Violetta Urmana, que ha conseguido matizar, no sin esfuerzo en los agudos, una Aida con la carnosidad y el dramatismo que requiere quien da nombre a la obra. Con una medida creación de la neurótica Amneris, la mezzo Ildiko Komlosi creó el carácter más homogéneo de la noche, que se remató con lucidas intervenciones como la de Amonasro, el barítono Carlo Guelfi. Noche de San Ambrosio La noche del 7 de diciembre, festividad de San Ambrosio, patrono de Milán, es la elegida cada año para la apertura de la temporada de la Scala, el gran templo operístico internacional El propio Giuseppe Verdi, autor de Aida dirigió la primera representación de su obra en la Scala de Milán. Desde entonces, es la ópera más representada en este escenario: 366 veces, pero hacía 21 años que no se escuchaba en este teatro En los días previos al estreno se anunció la llegada a Milán de la auténtica momia de la muchacha nubia que dio origen a la redacción del libreto de Aida (escrito por Antonio Ghislanzoni) aunque luego resultó ser sólo el sarcófago de una joven sin ninguna relación literaria probada Chailly y Zeffirelli reciben el aplauso del público de la Scala Aunque las grandes ovaciones fueron para los dos principales responsables en los cometidos musical y escénico, a los que el público premió con la mayor serie de bravos. En el caso de Chailly, reconociendo un esmerado y profundo trabajo de campo con la orquesta; en el de Zeffirelli, con un montaje que se hermana con los que, a AP El tenor Roberto Alagna encabezó el reparto de una producción dirigida musicalmente por Riccardo Chailly lo Cecil B. de Mille, con oro y pedrería para dar y tomar, presenta en el Met neoyorquino, dejando disfrutar a todos sus sentidos; desde la vista al olfato, con esa carga de incienso que embalsamó la sala de principio a fin. Más información: http: www. teatroallascala. org TOROS Miguel Tendero deleita en La Oportunidad ROSARIO PÉREZ MADRID. No fue flor de un día su actuación en la clase práctica. Ayer, en la primera semifinal de La Oportunidad, Miguel Tendero deleitó desde el saludo a la verónica, con la pata p alante al segundo ejemplar de Jaime Brujó, que lidió una novillada con cierto cuajo y de juego desigual. Tendero y el otro alumno de Albacete, Juan Luis Rodríguez, tuvieron el detalle de plasmar un variopinto quite al alimón entre el entusiasmo del personal, que acudió a Vistalegre en menor número que en jornadas anteriores, pues ya había que rascarse el bolsillo... Pero la gente salió encantada de la plaza con el nivel de los chavales- -vestidos de luces en esta última fase- especialmente con Tendero, quien midió tiempos y distancias, cuajó naturales templados y de mano baja y coronó la obra con torería. Pinchó antes de cobrar una estocada y cortóuna oreja de ley asu noble rival. Otro trofeo sumó el malagueño Juan Carlos Cabello, con gusto y decisión desde el farol de rodillas con el que recibió al soso tercero. Una oreja más generosa obtuvo Vicente Montes, acelerado ante el notable sexto. Rodríguez paseó el anillo después de una firme faena, rubricada con un estoconazo, al rebrincado cuarto, que le propinó una aparatosa voltereta. De nuevo se vislumbró el buen concepto de Manuel Larios, esta vez a derechas. Saludó, al igual que Jerónimo Delgado, dispuesto frente a un animal de justa fortaleza. Juan Luis Rodríguez y Miguel Tendero, al alimón en un quite por faroles ERNESTO AGUDO