Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 12 06 SALUD Mamografías Empezar, ¿antes o después de cumplir los 50? Un estudio británico cuestiona la realización de mamografías preventivas en mujeres con menos de 50 años. No contribuyen a reducir el número de muertes por cáncer de mama, dice TEXTO: EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL a investigación, publicada en la revista The Lancet no desaconseja que mujeres entre 40 y 49 años se sometan a revisiones periódicas, pero estima que los posibles beneficios de esos análisis rutinarios se ven contrarrestados por los riesgos de las radiaciones. El cáncer de mama, que es el principal cáncer entre las mujeres, se presenta en la mayoría de los casos por encima de los 50 años. No está todavía claro si los beneficios de mamografías anuales rutinarias en mujeres de entre 40 y 49 pesan más que sus daños y costes concluye el estudio elaborado por un equipo del Centro de Investigación del Cáncer británico. Trabajos previos habían sugerido que invitar a mujeres con menos de 50 años a realizarse mamografías podía resultar positivo. Sin embargo, ese beneficio po- L dría resultar del hecho de que las campañas entre mujeres de menos de 50 años en realidad lo que consigan es una concienciación progresiva que acaba en mamografías rutinarias una vez se ha superado esa edad. El estudio ha seguido durante once años el caso de 160.900 mujeres británicas, divididas en dos grupos: aquéllas invitadas a realizarse mamografías pasados los 40 años, y las que participaron en programas tras cumplir los 50, tal como aconsejan las autoridades británicas. Los investigadores han concluido que en el primer grupo la mortalidad descendió un 17 por ciento, una cifra que consideran no significativa. También encontraron que el 23 por ciento de las mujeres más jóvenes tuvieron al menos una vez un resultado positivo falso, frente al 12 por ciento registrado en el segundo grupo. También encon- traron que de 17.030 mujeres que atendían regularmente los programas de seguimiento, un 23 por ciento dio al menos una vez un resultado positivo falso, comparado con el 12 por ciento registrado en el segundo grupo. La continuación de este proyecto deberá aportar en el futuro más información. Es importante que sean considerados todas las posibles ventajas e inconvenientes a la hora de afrontar cambios de política asegura la doctora Sue Moss, responsable del estudio. El informe viene acompañado en The Lancet por el comentario de Benjamin Djulbegovic, del Instituto de Investigación del Cáncer de Tampa. En su opinión, la decisión de recomendar mamografías depende crucialmente de la estimación de los daños, que debería ser cero. Aunque la estimación de los inconvenientes parece ser menor que la de los beneficios, todavía son inciertos como para concluir que las mamografías antes de cumplir los 50 años reporten un beneficio neto. Beneficios y daños deben ser contrastados con los riesgos individuales de desarrollar cáncer de mama Decisión individual Según Djulbegovic, cada mujer, con la ayuda de su médico, debería decidir si el remordimiento sería mayor en el caso de desarrollar un cáncer que podía haber sido detectado con anterioridad o en el caso de desarrollar más tarde el cáncer como resultado de la mamografía misma El informe precisa que es muy pequeño el porcentaje de mujeres que desarrollan un cáncer debido a las radiaciones de las mamografías, por lo que este riesgo no se impone a la detección de un cáncer a tiempo. A falta de conclusiones tajantes, el informe aconseja a las mujeres de cualquier edad que acudan a su médico inmediatamente si notan cambios en sus pechos. Una radióloga examina unas mamografías en el Hospital Comarcal Santiago Apóstol en Medina del Campo (Valladolid) AVELINO GÓMEZ