Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 12 06 TENDENCIAS Coleccionismo Mi reino por unas zapas Hay tendencias sociales inexplicables para quienes no están iniciados en su culto. Por ejemplo, hacer colas kilométricas o llegar a pegarse por un determinado par de zapatillas. Pero sucede. Y no sólo eso, las hay que se coleccionan y subastan TEXTO: TONI GARCIA FOTOS: ARCHIVO Botas de Nike Dunk High, verde arena y naranja as zapatillas, ese objeto que lucimos en los pies, han adquirido en los últimos tiempos un matiz casi religioso. Al igual que sucede con algunas marcas de lujo, la zapatilla que llevas dice mucho de quién eres y por eso, a la sombra de la edición limitada, la zapa, la zapatilla, se ha convertido en el nuevo ítem imprescindible. El fenómeno es internacional. Llegué a las 9 de la mañana y había tres o cuatro vagabundos en la puerta. Cuando me fui ya eran más de 20 y al día siguiente había 100 personas en la puerta y al menos el 50 por ciento eran indigentes. Me dijeron que les habían pagado por hacer la cola toda la noche Julius Brian L Siswojo cuenta por teléfono desde Hong Kong la odisea que vivió su tienda 8 Five 2 (uno de los templos de la zapatilla en Hong Kong) el día en que se pusieron a la venta los 20 pares de Nike SB diseñados por el astro local Michael Lau a un precio de 200 euros el par. Contrataron a gente para hacer cola, hubo empujones, empezaron a pegarse y al final tuve que llamar a la policía por miedo a que me destrozaran la tienda Siswojo es uno de los tipos que más sabe de zapas en Asia, el tema de la zapatilla está muy caliente. Cuanto más limitada es la edición más interés tiene la gente y ya no importa el precio a pagar Actualmente, hacerse con unas Lau en Ebay, se hace imposible por debajo de los 1000 euros. En Alemania, Henrich Kuerschner, redactor de la revista StreetWear Today y un reputado coleccionista de zapatillas reconoce que Europa está muy alejada de la locura americana o japonesa por las zapas, pero también es verdad que en algunos sitios, como Londres, París o incluso aquí, en