Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 S 6 LOS SÁBADOS DE DÍAS DE JÚBILO Galanuras i a cualquiera de nosotros nos preguntan qué entendemos por galán, enseguida pensamos en un muchacho que no exceda los 25 años, que tenga rasgos fotogénicos y no dude en filmar desnudo, si es posible junto a una compañía- -ella o él, tanto da- -igualmente al natural El cine y el teatro, sin embargo, nos dan ejemplos ilustres que no encajan en tanta sencillez. Cary Grant galanteó durante 40 años a todas las vistosas de la pantalla, desde Marlene Dietrich hasta Audrey Hepburn, pasando por Eve Marie Saint y la otra Hepburn, Katherine la Grande. A Sean Connery lo conocimos ya madurito, macizo y elegante, con un bisoñé disimulando sus calvas, y haciendo de James Bond, infalible en la caza de apestosos malhechores y de sabrosas señoritas. Clint Eastwood, setentón, no parece olvidar que, allá por 1960, era el cachas de Cheyenne Body. Con rasgo austero y ceño fruncido, sigue al abordaje de las chicas atentas. Entre nosotros, Arturo Fernández personifica la galanura sin edad. ¿Hay alguna lectora que no haya admirado con arrobo a don Arturo doblando lenta y minuciosamente una camisa de marca, en alguna de sus altas comedias? En los ejemplos citados, no se trata de señores talludos que, gracias a la gimnasia y la cirugía plástica, el tinte y el maquillaje, quieran parecer lo que no son, chiquillos que descubren la vida y se miran al espejo con virginal complacencia. Todo lo contrario. La galanura de un hombre maduro y todo lo sano que pueda estar, no consiste en un ataque de anacronismo. Eso conviene dejárselo al viejo verde. El mayor atractivo de la madurez, tanto en el varón como en la mujer, consiste en mostrar que los años le han aportado el dominio de sí mismo o de sí misma. Quien quiera disimular sus fechas con recursos ortopédicos, se oculta tras una máscara, en vez de exhibir lo más seductor que un sujeto puede tener: el tesoro que los días le han permitido acumular, en vez de disiparlos sin remedio. El saber doblar la camisa como nadie, por obedecer a las habilidades de don Arturo. Y si se sabe conservar la distancia óptima, mejor. Es en ella donde, en el momento oportuno, se puede conseguir la cercanía. S Blas Matamoro C 8 KTAIL 88 (34.960 euros) Modelo realizado en oro blanco macizo de 18 k. Hecho a mano con 252 diamantes TW VVS (0,90- 1 mm) de diámetro 9,9 quilates en una cara de la hebilla, y con incrustaciones en la otra cara, de perla negra de Tahití. Características técnicas: Estructura de cinco ejes Arquitectura de titanio con control de impacto y tensión Función especial de expansión contracción de la hebilla Clip de inserción en cinturón con palanca mecánica Control de fricción, ruedecilla deslizante Cinturón de cuero con control de deformación Edición limitada (88 unidades) ducto exclusivo, con colecciones limitadas de 88 unidades (para los modelos en oro) y otras de 888 para los modelos de acero. Todas manufacturadas en Ginebra (Suiza) con los más lujosos materiales y piedras preciosas, entre los que incluía también el titanio y las maderas nobles, como ciertos robles o el mouguet, e incluso el barniz chino. La idea era hacer piezas realmente especiales para hombres a los que hiciera felices llevar algo que nadie pudiera imaginar. R 8 YAL 88 (116.460 euros) En oro blanco macizo de 18 K. Hecho a mano, con 2.746 diamantes TW VVS (0.90- 1 mm) de diámetro 9.9 quilates en total Características técnicas: Estructura de cinco ejes Arquitectura de titanio con control de impacto y tensión Función especial de expansión contracción de la hebilla Clip de inserción en cinturón con palanca mecánica Ruedecilla deslizante Cinturón de cuero Edición limitada (88 unidades) Un proceso de 18 meses Faltaba por crear un mercado, pero no le costó mucho descubrir que había dado en el clavo y que el producto tenía su público. Roland Alexander Iten tarda 18 meses en diseñar y manufacturar sus hebillas. El proceso creativo de un producto superior requiere la consideración de miles de detalles que deben resolverse de forma ordenada porque, al final, el resultado debe ser absolutamente perfecto. ¿Que si hay similitud entre la creación de relojes y de hebillas? Sí y no, pues todas mis creaciones están hechas de blo- ques muy sólidos de oro, acero y titanio, como los relojes con ediciones limitadas. La gran diferencia es que muchas de las partes de los relojes mecánicos son producciones en serie y en mis hebillas, cada una de las piezas, incluso los tornillos, son artesanales. Mis clientes pagan la exclusividad ¿Quiénes se gastan incluso más de 100.000 euros en una hebilla para sujetar su blue jeans? Roland Iten no da nombres, pero añade que hace poco un amigo suyo, de una de las casas más importantes de relojes de Suiza y Londres, le llamó para decirle que había comido con un cliente que llevaba en la muñeca un Bugatti y en el cinturón una hebilla suya. No me sorprendió, pero sí me halagó. Son gentes discretas, que saben en qué invierten el dinero Direcciones útiles Amaya Joyeros (Alicante) Tel. 965217141. www. amayajoyeros. com Valiño (Barcelona) Tel. 934535437, www. r- valiño. com Eclat (Madrid) Tel. 915612483 y Gómez y Molina (Puerto Banus. Marbella Tel. 952766722 y www. gomezymolina. com)