Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL SÁBADO 9 s 12 s 2006 ABC Al menos 42 muertos en Moscú al arder un hospital para toxicómanos AFP MOSCU. Al menos 42 personas murieron y varias decenas resultaron heridas de diversa consideración a consecuencia de un incendio que se declaró anoche en Moscú, en un hospital de tratamiento y rehabilitación de toxicómanos. Por causas desconocidas al cierre de esta edición, el fuego comenzó cerca de las dos de la madrugada en Moscú (las 23: 00 horas en España) y rápidamente se extendió por todo el edificio, que tenía una altura de ocho plantas. En un primer balance, los bomberos contabilizaron 30 muertos, que con el paso de las horas, y ya con fallecidos en los diversos hospitales de la capital rusa, aumentaron hasta 42, cifra que probablemente crezca ya que había al menos otras 50 hospitalizadas, con heridas de diversa consideración. En total, fueron evacuadas unas 100 personas del edificio por las más de 20 dotaciones de bomberos que acudieron a sofocar el fuego. La Policía alemana encuentra indicios de polonio 210 en un piso de Hamburgo La Fiscalía rusa ha impuesto un férreo bloqueo informativo en torno a la investigación sobre la muerte de Litvinenko RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. La Policía alemana encontró anoche indicios de radiación en un apartamento de la localidad de Hamburgo, donde se alojó el empresario ruso Dimitri Kovtún, uno de los contactos del fallecido ex espía Alexandre Litvinenko. La Policía precisó que Kovtún, de 41 años, pudo estar en contacto con la sustancia radiactiva polonio 210 y que ya no se encuentra en Hamburgo, donde tiene un apartamento en el barrio de Altona. Según la agencia rusa Interfax, Kovtún está en estado grave por contaminación por radiación. La policía de Hamburgo ha puesto un número de teléfono a disposición de las personas que hubieran tenido contacto con este empresario ruso. Además, los investigadores no excluyen que los preparativos del asesinato de Litvinenko hubieran tenido lugar en esta ciudad alemana. los inesperados y con la aparición de nuevas interrogantes que oscurecen aún más la trama. La Fiscalía General de Rusia, que junto con nueve inspectores de Scotland Yard trata de desenmarañar el entuerto, ha impuesto un férreo bloqueo informativo a todo lo que tenga que ver con Litvinenko. Tass, otra de las grandes agencias informativas del país, el propio Lugovói desmentía haber mantenido reunión alguna con representantes de Scotland Yard y la Fiscalía rusa. Al mismo tiempo, la agencia Interfax, citando fuentes médicas, afirmaba que Kovtún continúa en estado grave. Según el diagnóstico, el empresario presenta una forma aguda de contaminación radiactiva causada por nucleidos que emiten radiación alfa, exactamente igual que el polonio 210. Las mismas fuentes médicas citadas por Interfax sostienen que Lugovói padece también alteraciones en el funcionamiento de varios órganos vitales debido a la radiación, aunque de forma algo más leve que su compañero Kovtún. Al menos está en condiciones de conceder entrevistas a medios informativos. Por eso, nadie se explica por qué no ha comparecido todavía ante los detectives de Scotland Yard. Lugovói es el testigo más importante por que mantuvo cuatro encuentros con Litvinenko de octubre a noviembre del presente año. Scotland Yard Ayer no hubo manera de averiguar si fueron o no interrogados Andréi Lugovói y Dmitri Kovtún, las dos personas que se reunieron con el ex espía ruso en el bar del Hotel Millennium de Londres el pasado 1 de noviembre, el mismo día en que empezó a sentirse mal. Scotland Yard considera sospechosos a Lugovói y Kovtún, ambos empresarios y ex agentes secretos, aunque, de momento, les llama testigos claves del caso. La agencia rusa RIA- Nóvosti aseguraba que Lugovói fue ayer sometido a las preguntas del equipo de investigadores y que Kovtún iba a ser interrogado a continuación. Horas después, en una entrevista a Itar- Novela de misterio Así las cosas y como si de una novela de misterio se tratase, todo intento de esclarecer el asesinato del antiguo teniente coronel del KGB Alexánder Litvinenko, muerto en Londres el pasado 23 de noviembre, se topa una y otra vez con obstácu- Lugovói está mejor que su colega Kovtún, pero aún no ha podido entrevistarse con los detectives británicos