Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 9 s 12 s 2006 ESPAÑA 21 Absuelven a una mujer condenada junto a su marido porque le arañó en defensa propia N. VILLANUEVA MADRID. El Tribunal Supremo ha absuelto a una mujer que fue condenada junto a su marido por un delito de maltrato familiar al considerar que cuando ella le clavó las uñas lo hizo en respuesta a la palmada que previamente le había dado él en la cara en el transcurso de una discusión. El Alto Tribunal aprecia así la eximente de legítima defensa en el recurso de casación presentado por J. S. L. contra la sentencia por la que fue condenada por la Audiencia Provincial de Albacete a ocho meses de prisión. En esa misma resolución también fue condenado su marido como coautor del mismo delito de maltrato. El tribunal de instancia consideró probado que sobre la una de la madrugada del 1 de abril de 2004, A. M. J. y su esposa, J. S. L. ambos sin antecedentes penales, comenzaron a disentir sobre las medidas acordadas en el trámite de separación que habían iniciado, y al darle Agustín a Juana una palmada en la cara, ésta, que estaba sentada, se levantó, empezando ambos a forcejear entre sí En el curso de ese forcejeo Juana causó a Agustín con las uñas una erosión de medio centímetro en la ceja izquierda- -de la que el hombre tardó en curar 12 días- -y Agustín empujó a Juana tirándole al suelo Además de la condena compartida, la Audiencia Provincial de Albacete ordenó que la mujer indemnizara a su marido con diez euros. Las máquinas expendedoras se activarán con un mando a distancia para que los menores no puedan comprar tabaco VALERIO MERINO La nueva norma sobre máquinas amenaza con otro caos en la Ley del Tabaco Los fabricantes alertan de que más de la mitad de las máquinas expendedoras no cumplirán el 1 de enero los requisitos que impidan la compra por parte de menores DOMINGO PÉREZ MADRID. La aplicación de la Ley del Tabaco obliga a que a partir del próximo 1 de enero todas las máquinas expendedoras de este producto incluyan un sistema de seguridad que garantice que los menores no puedan utilizarlas. Una medida interesante, pero de difícil cumplimiento por lo que parece. Lo cierto es que a los profesionales de la hostelería muestran un entusiasmo perfectamente descriptible por acomodarse a la norma. Así, a menos de un mes vista para que entre en vigor, fabricantes y hosteleros consideran que más de la mitad de estos aparatos no estarán preparados a tiempo. El caos y el incumplimiento se ciernen, ahora, sobre la venta de tabaco en los bares y restaurantes. pruebe que el consumidor es mayor de edad, utilizará un mando a distancia- -similar al que se usa para acceder a los garajes particulares- -para activar la expendedora. Los dueños de estas máquinas han tenido todo un año para adquirir nuevos modelos que incluyan el sistema de control, o bien, lo que es lo más común, para modificar las viejas máquinas. Para esto último deben adquirir una kit de cambio de memoria que adecúe el aparato a la normativa. Y es en este aspecto donde ha empezado a cundir la alarma entre los fabricantes. A estas alturas de diciembre sus almacenes siguen repletos de los kits imprescindibles para ponerlas a punto y sus comerciales apenas están consiguiendo pedidos. Uno de los responsables de marketing de la empresa Azkoyen, una de las principales fabricantes y distribuidoras del sector, alertaba sobre la situación: Nos tememos lo peor. La idiosincrasia española de dejar todo para el último momento, se pone de manifiesto en casos como estos. Ocurrió con el euro y todo apunta a que se repetirá en esta oportunidad. El lío puede ser monumental En este sentido, las estimaciones más pesimistas avisan de que el 1 de enero más de la mitad de la máquinas de tabaco que hay en España no podrán utilizarse por no cumplir la ley. El número total de máquinas en el mercado se sitúa en torno a 400.000- -las cifras oficiales parecen cuestión de estado mayor y el Ministerio de Economía las declaró no publicables -y se calcula que serán unas 225.000 las que en estos momentos no se han adaptado a las exigencias legales. Sólo Azkoyen tiene en su almacenes cerca de 100.000 kits sin distribuir y las otras empresas especializadas se encuentran en una situación similar. Se supone que a partir del día 15 la demanda se disparará, lo que aún agravará más el problema pues la cercanía de las fiestas navideñas complicará la posibilidad de instalar el material. De acuerdo con las fabricantes sólo los grandes distribuidores se están poniendo al día. Los pequeños, los que tiene dos o tres máquinas, y los bares y restaurantes que las poseen en propiedad son los que se están mostrando más remolones y seguro que no llegan a tiempo Una palmada La Sala Penal del Supremo sostiene que el hecho de que se produjera un forcejeo podría conducir a la apreciación de la existencia de una riña mutuamente aceptada, de modo que quedaría excluida la legítima defensa Sin embargo, añade la Sala, no es hasta que el acusado le da a la recurrente una palmada en la cara, es decir, una bofetada, cuando aparece por primera vez la violencia La reacción defensiva de la mujer- -señala la resolución- -fue inmediatamente seguida de un forcejeo, cuyo origen ha de situarse en la acción agresiva del esposo seguida por la defensa de la mujer En este sentido, el tribunal concluye que Juana se limitó a defenderse y que el forcejeo en el que la mujer arañó a su marido no puede desvincularse de la agresión inicial la palmada que le dio en la cara Agustín. Los hosteleros se quejan del coste de la medida Los hosteleros- -320.000 establecimientos- -aseguran que su colectivo sólo tiene en propiedad aproximadamente el 35 por ciento del total de las máquinas existentes. El resto correspondería a distribuidores y a los propios fabricantes. Apuntan al precio del kit y del mando a distancia que incluye- Unos 200 euros son una barbaridad -como la principal razón que está retrayendo a los dueños de bares y restaurantes a la hora de decidirse. Acusan a los fabricantes de querer hacer el gran negocio Un mando a distancia El tradicional gesto de llegar a un bar, acercarse a la máquina echar las monedas y llevarse la cajetilla deseada se verá considerablemente complicado. En 2007 todos los clientes deberán comunicar previamente al camarero o encargado del establecimiento su deseo de adquirir tabaco y, éste, una vez que com- con los hosteleros. -según explica su presidente adjunto, José Luis Guerra- Basta con multiplicar 200 euros por todas las máquinas que hay que modificar. Con esas cifras deberían reducir el coste Y señala que muchos, sobre todo los dueños de pequeños establecimientos, se están planteando retirar las máquinas. Principalmente porque el tabaco es un negocio ruinoso para nosotros. No compensa. Se gana muy poco en cada cajetilla. Sólo se mantiene para dar un servicio a los clientes Al respecto, algunas fuentes consideran que muchas de estas máquinas pasarán a la ilegalidad, para unirse a las numerosísimas que ya escapan al control del Ministerio de Hacienda.