Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 9- -12- -2006 Montilla ha soportado en diez días una crisis por cada socio del tripartito 11 La inversión, como 35 museos Guggenheim El Gobierno invertirá 4.178 millones de euros en la línea ferroviaria de alta velocidad. El PNV consiguió esa cifra multimillonaria a cambio del apoyo del partido a los Presupuestos Generales del Estado para 2006. El acuerdo fue saludado entonces con visible satisfacción por el portavoz del PNV Iñigo Urkullu, quien explicó que el dinero que se invertirá en la Y vasca equivale a lo que costarían 35 museos Guggenheim. El pacto al que llegaron el Gobierno y el PNV en diciembre de 2005 implicaba además que por primera vez el Ejecutivo vasco acometerá iniciativas que no son de su competencia, financiadas por el Estado, a través de la vía del descuento del Cupo que le corresponde pagar al País Vasco por las materias no transferidas. Así, Vitoria se encargará de ejecutar el tramo guipuzcoano que costará 1642 millones de euros, mientras que los tramos vizcaíno y alavés, que costarán 2536 millones de euros, serán ejecutados por el Ministerio de Fomento. IU apoye el proyecto, porque pactó su discrepancia al incorporarse al Gobierno de Ibarretxe. Habrá, por tanto, campaña en contra de la Y vasca por parte de uno de los partidos integrantes del Ejecutivo de Vitoria. Javier Madrazo ha manifestado que su partido mantendrá una estrategia de movilización y lucha contra la red ferroviaria vasca, aunque autónoma e independiente de todos, incluida la izquierda abertzale A su vez, PSE y PP han presentado iniciativas parlamentarias en las que se pregunta al lendakari cómo piensa garantizar la cohesión de su Gobierno, así como qué opinión le merecen las actitudes mostradas por IU en relación al desarrollo de ese proyecto. Los socialistas vascos denunciaron en el Parlamento de Vitoria que un socio del actual tripartito se manifieste de manera tan radical y desleal contra su propio Gobierno y criticaron que representantes destacados de un partido que forma parte del Ejecutivo participaran en al menos una de las manifestaciones contra Y vasca, la convocada en Vitoria por la plataforma AHT Gelditu. Ante tan fornido frente opositor (parlamentario y extraparlamentario) el diputado popular vasco Carmelo Barrio hacía un llamamiento a todas las instituciones públicas para que trabajen como una piña para que la Y vasca no se conviertan en un Leizarán 2 y para que respondan con firmeza a las amenazas y al chantaje de ETA- Batasuna. Desde el Gobierno vasco, sin embargo, la consejera de Transportes, Nuria López de Gereñu, prefería trasladar el asunto a la responsabilidad a los ciudadanos. En su opinión, la sociedad no debería aceptar que se actúe contra una infraestructura tan necesaria El fantasma de Lemóniz Para cerrar la central nuclear ETA asesinó a tres operarios y dos ingenieros, mutiló a un niño y cometió cientos de atentados. También mató a cuatro personas para modificar la autovía de Leizarán. HB brindó con champán J. P. MADRID. HB apunta y ETA dispara. Esta ha sido una constante en la historia más reciente, y también trágica, del País Vasco. El binomio ETA- HB cerró para siempre la central nuclear de Lemóniz y cambió el trazado de la autovía de Leizarán que une Pamplona y San Sebastián. ¿Podrá ahora paralizar o modificar la Y vasca? En su pretensión de ganarse adeptos entre la población vasca, la banda se ha apropiado en ocasiones de causas intrínsecamente nobles. A finales de los setenta se disfrazó de ecologista para aprovechar el creciente clamor popular contra la construcción de la central de Lemóniz. Enarbolando la bandera antinuclear, entre 1978 y 1982 ETA asesinó a tres trabajadores de la central, Andrés Guerra, Alberto Negro y Ángel Baños, en sendos atentados indiscriminados, así como a dos ingenieros, José María Ryan y Ángel Pascual. Al primero de ellos de un disparo en la nuca y a bocajarro, tras torturarlo durante una semana en un zulo Además, la banda mutiló al niño Alberto Muñagorri que, inocente, dio una patada a una mochila cargada de explosivo que los terroristas habían El Ejecutivo vasco, dividido El cuerpo sin vida del ingeniero Ryan, asesinado por ETA colocado junto a una sucursal de Iberduero, entonces propietaria de la central, en Rentería. ETA, asimismo, perpetró varios cientos de atentados contra bienes relacionados con esta instalación. Treinta años después, Lemóniz sigue cerrada- -nunca llegó a funcionar- -como monumento que recuerda la claudicación de un Estado ante ETA. HB siempre aplaudió que la banda optase por la opción antinuclear. ABC a sus integrantes a perseguir para el País Vasco un sistema político y económico con el de la Albania del dictador Enver Hoxha. El trazado ferroviario de la Y vasca es una vieja aspiración de las instituciones de la Comunidad autónoma. Precisamente estos días, la oposición (PSE y PP) ha realizado llamamientos al Ejecutivo para que los partidos que lo componen eliminen sus diferencias. Se descarta, sin embargo, que Alentada por la victoria, la banda recuperó el disfraz de ecologista para plantar batalla contra la construcción de la autovía de Leizarán. Además de hacer suyo el pretexto de que el trazado previsto por las instituciones iba a tener un nefasto impacto medioambiental, algo desmentido por sucesivos informes de la UE, los terroristas recurrieron a un argumento delirante: el Estado quería construir una autopista con fines bélicos, es decir, para que los tanques del Ejército español llegaran antes en un su- Argumento delirante puesto golpe de Estado. De nuevo, el binomio ETA- HB funcionó con perfecta sintonía. Los batasunos visitaban a los empresarios relacionados con la construcción, para transmitirles las consecuencias, y después la banda actuaba. En menos de seis años, la campaña de ETA contra Leizarán se cobró cuatro vidas- -las de dos empresarios y dos policías nacionales- -y se contabilizaron más de 200 atentados y actos de sabotaje. La causa de Leizarán sirvió como escuela de práctica para la kale borroka Fue entonces cuando se consolidó como estrategia al servicio de ETA. De estos taldes denominados Y salieron terroristas que posteriomente se incorporaron a la banda, e incluso a la cúpula. Fue el caso de Asier Oyarzábal, que llegó a ser jefe del aparato logístico PSOE y PNV cedieron a la presión y cambiaron el trazado al gusto de los etarra. Ese día, la foto de los dirigentes de HB brindando con champán dio la vuelta al mundo.