Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 9 s 12 s 2006 ABC AD LIBITUM RELIGIÓN Y POLÍTICA EN FIN LECCIONES DESDE EL POTOMAC dieron a conocer conjuntamente los resultados de un N el espacio de pocas horas, en el mismo día, puinforme elaborado por una comisión independiente, do comprobarse la distancia que media entre que ambos han presidido, sobre el problema más desuna democracia madura, con todos sus defecgarrador de la política de su país, la negra suerte de la tos, y otra que ha contraído los vicios peores del sisteguerra de Irak. ma de representación política sin apenas haber salido Tercera y última toma. Momentos antes. El presidel cascarón. Y que, aun así, exhibe la insolencia de dente Bush, el Abominable Hombre del Petróleo, el respretender dar lecciones a quienes inauguraron el estaponsable de todo el desaguisado, recibía a los diez do liberal moderno. A los pioneros de la democracia miembros del Grupo de Estudios de Irak, admicontemporánea, mal que tal título les pese a tía la dureza de algunas de sus 79 recomendaquienes aborrecen del dominio americano sociones y se comprometía a estudiarlas con tobre el mundo pero juzgan con benevolencia a da seriedad, y a ponerlas en práctica en un quien ejerce un dominio, repugnante, sobre su tiempo prudencial Cierto que el presidente propio pueblo. El pasado día 6, fiesta de la Consnorteamericano, metido en un atolladero de satitución española, los políticos norteamericalida casi imposible, trataba de compartir ahonos nos volvieron a dar una lección. A nosora, para acabar con la guerra, una responsabitros, a quienes la palabra democracia no se nos lidad que no quiso convenir cuando decidió inicae de la boca, sobre todo a algunos, como si su EDUARDO ciarla, cuando el triunfo parecía al alcance de repetición compulsiva, al modo del recitado de SAN MARTÍN la punta de los fusiles; que Bush, en pocas palaun mantra, nos hiciera automáticamente virbras, estaba poniéndole a una necesidad imperiosa el tuosos. Nada más lejos de la realidad. aseado disfraz de la virtud. ¿Y eso es malo? Siempre sePrimera fotografía. Día de la Constitución, en el Conrá un recurso menos aventurado que enrocarse en la greso de los Diputados, sede de la soberanía nacional. propia necesidad para convertirla en un vicio incuraLos máximos dirigentes de los dos primeros partidos ble. Como aquél en el que incurren quienes convierten españoles invocan la necesidad de un consenso, pero ni su ansiedad por llegar a una meta determinada en siquiera cumplen con la liturgia elemental de estreuna política de Estado. charse la mano. Una invocación al consenso, hay que deY una pregunta final. ¿Es imaginable en España cirlo, con su puntito de trampa. En realidad, lo que cada una comisión independiente copresidida por, digauno de ellos demanda del oponente es una adhesión, mos, Manuel Fraga y Felipe González, impulsada por más o menos condicionada, a sus propias prioridades. el presidente del Gobierno y aceptada por los dos partiSegunda instantánea. Mismo día, muy pocas horas dos mayoritarios, para que elaborase recomendaciodespués. En el Senado, una de las dos instancias de la nes sobre cómo mejor salir del atolladero en que se enrama legislativa del Gobierno norteamericano (en Escuentra embarrancado el proceso de paz o cómo potados Unidos, los tres poderes constituyen ramas de ner algo de orden en el pandemónium en que se puede un mismo Gobierno, de un mismo árbol; otra lección) convertir el reparto territorial iniciado en Cataluña? James Baker, ex secretario de Estado, en representaNo, ¿verdad? Pues eso. ción del Partido Republicano, y Lee Hamilton, ex preAl paso. Al parecer, no se puede hablar con el PP porsidente del Comité de Relaciones Internacionales de que se ha echado al monte, pero sí con Batasuna, que la Cámara de Representantes, en nombre de los demóno se ha bajado de él. (Gracias, Rogelio, por la materia cratas, no sólo se volvieron a saludar, como tantas prima de la que se extraía esta lamentable paradoja) otras veces durante los ocho últimos meses, sino que L A mayor parte de los grandes diarios del mundo suele incluir un rótulo bajo su cabecera que, se supone, ayuda al lector a mejor entender sus orientaciones generales y sesgos confesables. El ABC, por ejemplo, luce como indicación que fue fundado en 1903 por don Torcuato Luca de Tena Un hecho objetivo que, según el conocimiento y punto de observación del lector, da muchas pistas sobre su tendencia liberal y monárquica. El País otro ejemplo actual, dice de sí mismo que es diario independiente de la mañana lo que incitó a Santiago Amón- -tan lúcido, tan añorado- -a explicar que M. MARTÍN todas las dependencias y FERRAND subordinaciones del rotativo eran vespertinas. Quizás el gran hallazgo en materia de autodefiniciones sea la del periódico bisemanal gallego El fin de siglo nacido en 1891 como periódico de intereses materiales Si las personas, como los periódicos, luciéramos una chapa indicadora de nuestras posiciones básicas, evitaríamos equívocos e incomodidades. Como ayer nos recordaba César Alonso de los Ríos, las Dos Españas están despiertas otra vez. Esa es la obra magna por la que la Historia repudiará a José Luis Rodríguez Zapatero. El problema, en esta triste reedición de tan cainita realidad, reside en saber a qué España corresponde cada uno. Algunos despejan la incógnita rechazando su condición española e, instalados en el separatismo, se limitan a chupar de las tetas del Estado, que también son dos. Una para alimentar, mejor o peor, principios y necesidades fundamentales, desde la Sanidad a la Educación pasando por la Justicia o la Defensa; y otra para que los gobiernos turnantes luzcan su prodigalidad dándole a los amigos lo que no les corresponde y a los enemigos, para moderarles, cuanto pueda engrandecerles e incrementar su peligro y poderío. En ese ambiente, los obispos, que conocen bien los males y dolores de una de las Dos Españas, tratan de, en ejercicio de dispersión, situarse en las dos y, si más hubiera, instalarse en todas ellas. Seguramente no hay por estos pagos una voz más plural y dispersa, una expresión menos coral, que la del Episcopado español. El catálogo completo de mitras nacionales ofrece modelos ideológicos, intensidades patrióticas, matices nacionalistas y actitudes de poder para todos los gustos. Han sabido construir un sucedáneo de la neutralidad con el apoyo a todas las opciones. Tan disperso es el mosaico que, si tuvieran que editar un diario institucional, ni tan siquiera podrían poner como subtítulo la antítesis del de El fin de siglo -periódico de intereses espirituales- -y habrían de navegar con alguno más anfibológico para que la contradicción no llegara al estado sólido y pudiera mantenerse en el mucilaginoso que hoy se observa. La religión no es un peligro. Es un bien; pero aquí no hablamos de religión, sino de política. E -Aprovechad esta oportunidad; no volveréis a poder negociar con otra ETA más terrorista que ésta.