Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 8 s 12 s 2006 Salud CIENCIAyFUTURO 85 Descartan la relación entre el móvil y el cáncer tras estudiar a 421.000 voluntarios La investigación más amplia realizada hasta la fecha durante 21 años no halla vínculo alguno, ni siquiera en las personas que más hablan por teléfono N. R. C. MADRID. Uno de los estudios más numerosos y prolongados de los realizados hasta la fecha vuelve a alejar la sospecha. No importa si se habla mucho o poco tiempo, la utilización del teléfono móvil no aumenta las posibilidades de sufrir un cáncer, según una investigación realizada en Dinamarca que ha seguido a más de 420.000 usuarios durante 21 años. Los investigadores daneses no hallaron ninguna relación con la aparición de leucemias ni con el desarrollo de tumores en la cabeza o en el cuello. La población estudiada no se libró del cáncer, pero la similitud entre los casos esperables y los que aparecieron en el estudio descartan un mayor riesgo para tumores cerebrales, oculares, de glándulas o leucemias. Los resultados se publicaron ayer en Journal of the National Cancer Institute El miedo a los campos electromagnéticos Lo que preocupa de los móviles son las radiaciones no ionizantes que liberan, como otros aparatos y tendidos eléctricos. Este tipo de radiaciones son capaces de ocasionar cáncer si se alcanza cierta dosis. En cambio, no existe ningún mecanismo físico o biológico por el que se pueda justificar que sean cancerígenas. Nadie ha demostrado que sea capaz de transformar en maligna una célula normal. No se encontraron más tumores de cabeza y cuello ni leucemias en población con más de diez años de uso Similares hallazgos Este trabajo no es el primero que descarta la asociación entre cáncer y teléfono móvil, pero sí el más amplio. La investigación, financiada por la Sociedad Danesa del Cáncer, comenzó en 1982 y concluyó en 1995. Más de 56.000 de los participantes en el estudio llevaban, al menos, diez años enganchados al móvil. Desde que se extendió la utilización de estos aparatos son muchas las inves- tigaciones que tratan de averiguar si los teléfonos móviles y sus campos electromagnéticos pueden causar algún tipo de daño genético relacionado con la aparición de un tumor. Sospechas que derrumban la mayoría de los estudios realizados, aunque otros dejan abierta esa posibilidad y no termina de despejarse la duda. Como precaución, gobiernos como el del Reino Unido aconsejan reducir el tiempo de las llamadas y Un hombre consulta su móvil en Hong Kong delante de una publicidad de telefonía evitar que los niños no lo utilicen si no es necesario. A principios de año, un grupo de expertos británicos llegaba prácticamente a la misma conclusión que el estudio danés. No encontraron relación entre el riesgo de glioma (uno de los tumores cerebrales más comunes) y el tiempo transcurrido desde la primera vez que se utilizó el móvil, ni con los años transcurridos, ni el número acumulado de llamadas o de EPA El virus del sida y el parásito de la malaria se ayudan para propagarse ABC MADRID. La malaria y el sida, dos de las infecciones más letales tienen más cosas en común que las vidas que dejan a su paso. Un equipo de investigadores de las universidades de Washington y Seattle (EE. UU. han descubierto que el parásito de la malaria y el VIH, el virus del sida, se ayudan uno a otro para infectar a la población. El estudio, que hoy se publica en la revista Science demuestra una relación de interés entre los dos patógenos que explicaría la rapidez con la que se extienden ambas enfermedades en zonas como el África subsahariana. Estudios previos habían demostrado que la carga viral de las personas seropositivas se incrementaba cuando se producía un ataque de malaria o que las personas con VIH tenían una susceptibilidad mayor a contraer malaria. El equipo de Laith Abu- Raddad utilizó un modelo matemático para demostrar cómo esa íntima relación afecta a la expansión de ambas infecciones en la población de mayor riesgo. Con ese modelo matemático revisaron la información recogida en una localidad de Kenia y encontraron que a esta sinergia entre patógenos se podían atribuir 8.500 infecciones de VIH y 980.00 de episodios de malaria más. En Science escriben que su hallazgo debería incentivar la protección frente a la malaria de seropositivos. También señalan que enfermedades que no son son transmitidas por vía sexual, como la malaria, pueden afectar a la historia natural del sida. horas colgados al teléfono. En esa ocasión se siguió durante cuatro años a 966 pacientes con uno de estos tumores cerebrales y comparó sus rutinas telefónicas en los últimos diez años con otros 1.716 voluntarios sanos. En ningún caso se observó una mayor probabilidad de enfermar por culpa del móvil. Sí se detectó la presencia con más frecuencia de tumores en el lado de la cabeza con el que los enfermos decían que escuchaban el teléfono. Aunque los investigadores británicos temían que la localización en la zona del tumor fuera fruto de la memoria distorsionada de los pacientes. Este trabajo forma parte de un proyecto internacional para conocer los efectos en la salud de la nueva telefonía. Más información: http: jncicancer spectrum. oxfordjournals. org