Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos VIERNES 8- -12- -2006 ABC El disco más caro del mundo Andy Warhol reaparece en el mercado del arte con la subasta, que concluye hoy, del acetato del primer álbum de la Velvet Underground, grupo de Lou Reed y John Cale al que apadrinós El disco fue comprado en un puesto callejero hace dos años por 0,75 dólares JESÚS LILLO MADRID. Aunque hace tiempo que las subastas de internet se convirtieron en un mercadillo universal para los coleccionistas de antigüedades, la venta a través de Ebay del artefacto más raro e importante del pop art y el rock and roll -así se pregona desde Saturn Records, la tienda californiana que gestiona su venta- -revela las dimensiones reales de una sala, virtual, en la que esta noche se remata una colección de canciones cuya cotización, récord, la sitúa a la altura de cualquier obra de arte medianamente documentada. El resultado de una subasta restringida y que supera ya los 150.000 dólares (113.000 euros) servirá para evaluar la capacidad de un histórico boceto discográfico para medirse, pese a su naturaleza industrial, con los lienzos firmados por los maestros de la pintura. La pieza, única, es una frágil prueba de acetato correspondiente a la maqueta de uno de los álbumes más revolucionarios del siglo XX, el debut discográfico de la Velvet Undergound, cuarteto que- -liderado por Lou Reed y John Cale y apadrinado por Andy Warhol- -decidió explorar hace cuarenta años el anverso del rock a través de un repertorio, de tramas oscuras y formas distorsionadas, que todavía hoy sigue inspirando a bandas de todo el mundo. En su día, el álbum registró unas ventas inferiores a los 50.000 ejemplares, pero su huella ha sido determinante en el desarrollo del rock, aún marcado por el eco de canciones como Heroin European Son o Venus In Furs tista visionario y pesetero, Andy Warhol, habitual en las subastas de arte tradicionales a través de su discutida obra plástica. Fue el patrón de la Factory neoyorquina quien, a mediados de la década de los sesenta, puso sus ojos en Lou Reed y John Cale, cuyas canciones de masoquismo, droga, angustia y violencia, lo nunca oído en las felices vísperas del movimiento hippy decidió integrar en su fábrica de variedades artísticas. No sólo quiso ponerse Warhol al volante de la Velvet, sino que proyectó su escenografía a través del montaje Exploding Plastic Inevitable impuso el fichaje de la malograda Nico como vocalista y estampó la imagen de un plátano relleno de carne en la célebre portada de su primer lanzamiento. aquellas sesiones de post- apocalípticas Dolph terminó las nueve canciones que aparecen en esta pieza de museo, una muestra que la compañía Columbia, para la que trabajaba, rechazó de inmediato por sus excesos. El acetato fue a parar a manos de Warhol o de Cale, detalle que no recuerda el productor de un disco del que- -hasta su reaparición en un puesto callejero, 37 años más tarde- -nunca más se supo. Versiones alternativas Una edición pirata japonesa, quizá reflejo anterior del mismo artefacto pero con un sonido muy pobre, ya mostraba las formas originales de la Velvet Underground. La posible publicación del contenido del acetato- -cuyos derechos de autor complican cualquier operación editorial- -serviría para satisfacer el fanatismo de los miles de seguidores de una banda cuyo legado no ha dejado de ser aumentado en los últimos años con toda clase de maquetas y lecturas alternativas. Sin embargo, es tan cruda y directa la versión oficial del primer álbum de la Velvet que, además de detalles curiosos, poco se le puede añadir, restar o modificar a estas alturas. Quienes han escuchado el acetato aseguran que cuatro versiones del primer repertorio del cuarteto son del todo originales, mientras que las otras cinco, cuyas pistas fueron aprovechadas por el sello Verve, muestran distintas mezclas. El remate en subasta del disco más caro de la historia pone hoy de manifiesto, al menos, la cotización artística y el indiscutible el valor documental de un producto procedente de las rutinas de la industria del entretenimiento. Internet, donde las canciones de consumo se venden a 0,99 euros la unidad, le pone hoy precio al trozo más caro del rock del siglo pasado. Más información sobre la subasta del acetato: http: www. ebay. es Los negocios de Andy Temeroso de que las formas y el fondo de aquel subversivo repertorio fueran limados por la industria del disco, Warhol encargó la producción de un acetato que más tarde, sin posibilidad de ser alterado, trataría de vender a alguna compañía. El encargado de realizar la grabación fue Norman Dolph, cuyo nombre aparece en la etiqueta del codiciado álbum y que, a cambio de su trabajo, recibió una pintura de Warhol. En apenas cuatro días y en unos estudios en proceso de reformas- -lo que llevó a John Cale a calificar Andy Warhol, arriba, junto a la primera formación de la Velvet. Abajo, imagen del acetato del álbum de debut de la banda ABC Hallazgo callejero Fue Warren Hill, un estudiante canadiense, quien en septiembre de 2002 encontró en un mercadillo callejero de Nueva York un álbum sin portada y en cuya galleta se podía leer: Velvet Underground. 4- 25- 66. Att N. Dolph El precio del hallazgo fue de tan sólo 0,75 dólares. La historia de este delicado disco está ligada a la de un ar-