Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MADRID VIERNES 8 s 12 s 2006 ABC ¿Quién da la vez? Las colas fueron ayer las protagonistas de la jornada: para el autobús, para los museos, para las tiendas, incluso para hacerse una fotografía. La gente se dirigió ayer, de nuevo, al centro, y ganó Doña Manolita: casi dos horas de cola para conseguir un décimo POR CRISTINA ALONSO FOTOS: CHEMA BARROSO MADRID. Paciencia. Ésta fue la virtud más demandada entre los que ayer decidieron traspasar la delgada línea roja que separaba la aparente tranquilidad de la locura navideña. Están locos, con el frío que hace van a enfermar comentaba una madrileña que ayer esperaba para cruzar en uno de los semáforos de la Gran Vía. Esta vecina estaba sorprendida de la inmensa cola que atestaba toda una acera de la arteria comercial. La de Doña Manolita. Me han encargado comprar 50 de décimos de lotería y no puedo irme de aquí sin ellos. Ahora, lo tengo clarísimo: una y no más. El año que viene no vuelvo por nada del mundo confesaba Lola, granadina que llevaba una hora y media esperando su turno en la famosa administración, y a la que aún le quedaba un buen trecho para conseguir su objetivo. justificaba una señora. El revoltijo de personas era de tal envergadura que la acera quedó por completo intransitable para los peatones, quienes optaron por saltar a la carretera para desesperación de los agentes de movilidad, que se afanaban en descongestionar una avenida ya de por sí obstruida. Pero ésta no fue la única cola. Para esperar el autobús, para entrar a los museos, para comer en cualquier restaurante del centro, para pagar en las tiendas, incluso para hacerse una fotografía. Hay turistas a patadas comentaba un joven en el epicentro de las cámaras digitales. Hacía tiempo que no veía esto así opinaba un taxista que había tardado media hora en realizar el trayecto ÓperaCibeles. Un recorrido que en un día normal no supone más de diez minutos. Esto es increíble. Somos tantos que ya no sabemos ni donde meternos. Van a tener que cortar la calle comentaba una pareja que luchaba por abrirse paso entre el gentío. Además, imposible conseguir un taxi. Los pocos que cruzaban la Gran Vía estaban ocupados y varias personas optaron por solicitar uno por teléfono. Mala idea. A los pocos minutos les llegaba un mensaje de texto: Servicio anulado. No hay coches disponibles en la zona. Inténtelo pasados unos minutos A la desesperada, cargados con bolsas de varios comercios, se resignaban a caminar hacia su destino esperando poder cazar uno en el próximo cruce. Enredo de gente La inmensa cola, de unas cien personas, daba la vuelta a la esquina y llegaba hasta la mitad de la calle de Mesonero Romanos. Y se enredaba con otra que partía de una tienda de complementos y cuyos clientes debían esperar una media de un cuarto de hora para entrar al establecimiento. ¡Es que están todos los bolsos a seis euros! Atasco en el aparcamiento La gente no acaba de entender que no se puede venir con el coche al centro. Pero la culpa es del Ayuntamiento. Repite todo el día que usemos el transporte público, pero a la vez no para de construir aparcamientos. Es un mensaje contradictorio comentaba otro taxista, asqueado del tráfico. Y es que los aparcamientos fueron ayer uno de los grandes culpables del tapón de vehículos que se formó en los alrededores de la plaza de Callao hacia mediodía. Los aparcamientos estaban al completo y, como no admitían más coches, los candidatos a una plaza subterránea debían esperar que saliera un turismo para poder meter el suyo. Esto, al cabo de unos cuantos minutos, terminó atascando por completo varias calles. No se puede estar en España y no pasar por Madrid confesaban unos turistas italianos que están de Erasmus en Granada. A estos seis jóvenes, que dormirán sus cinco noches madrileñas en un hostal, les intrigaba el Palacio de Telecomunicaciones. ¿Qué es ese edificio? preguntaban. Cuando se enteraron que era la sede de Correos se echaron a reír. ¡Correos es rico en España! comentaban abrumados por la grandiosidad del edificio. La gente de aquí es muy amable y todo es precioso. Pero lo peor es el tráfico y la gente, mucha gente y demasiados turistas apuntaban. Varios agentes de movilidad tuvieron que cortar el paso en diversas calles céntricas de la capital Estoy decepcionada con la Puerta del Sol. Había oído hablar tanto de ella... decía una bilbaína Madrid es muy bonito, pero hay demasiado barullo explicaba una turista extremeña Cortes de calles Varios agentes de movilidad tuvieron que cortar el paso en diversas calles céntricas de la capital, como la calle de Alcalá, para indignación de los conductores, que veían roto su itinerario. Forma parte del plan de Navidad, ayuda a liberar de tráfico las zonas más afectadas, como pueden ser Gran Vía o Alcalá afirmaban fuentes del Ayuntamiento. Los automovilistas respondían a estos cortes con un concierto de bocinas. Preciados y adyacentes fue el destino elegido por los que Varias personas usaron ayer los aparcamientos como atajos ayer decidieron empezar la compra de la lista de Reyes. Es un día bueno porque he oído que cuanto antes se empiece todo resulta más barato. Así que como toda la semana que viene voy a trabajar he decidido liquidar todos los compromisos explicaba una vecina