Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 8 s 12 s 2006 La lucha contra la inmigración ilegal ESPAÑA 21 Rajoy propondrá en Europa una ley que impida las regularizaciones masivas La Internacional Demócrata de Centro asume la política migratoria de los populares AYOZE GARCÍA ERENA CALVO LAS PALMAS. Es necesaria una política europea efectiva en materia de inmigración Así comenzaba ayer su discurso el secretario general del PP europeo, Antonio López- Istúriz, durante la segunda jornada del seminario sobre inmigración que ha celebrado en Las Palmas de Gran Canaria la Internacional Demócrata de Centro (IDC) Una idea que suscribió el presidente de la IDC, Pier Ferdinando Casini, tras presentar una declaración sobre control de flujos migratorios que recoge varias de las propuestas formuladas por el PP en octubre. No podemos dejar solas a España o Italia, porque el destino final de los inmigrantes afecta a muchos más países europeos señaló Casini al tiempo que insistía en que Europa debe asumir una mayor responsabilidad A este respecto, el presidente de los populares españoles, Mariano Rajoy, adelantó que si alcanza la presidencia del Gobierno propondrá una ley a nivel europeo que prohiba las regularizaciones masivas. De hecho, adelantó que este problema, que ya constituye la mayor preocupación de los españoles según el CIS será uno de los cuatro ejes de su programa electoral, tras la economía, el modelo de Estado y la inseguridad ciudadana. No luchar contra la inmigración irregular sería una inmoralidad dijo Rajoy, quien arremetió contra la postura de resignación del Gobierno socialista, que ha gestionado muy mal la política migratoria. En opinión de Rajoy, este fenómeno es positivo pero no infinito puesto que la capacidad de acogida de los países receptores es limitada En la misma línea, Ana Pastor, secretaria ejecutiva de Políticas Sociales y de Bienestar del PP, recordó que ya hay cuatro millones de extranjeros en España, y un millón y medio en situación irregular Pércival Manglano, uno de los responsables de la Consejería de Inmigración de la Comunidad de Madrid, también resaltó el rápido incremento de la población inmigrante en estos últimos años y como solución reclamó que los valores de centro derecha se apliquen al reparto de ayudas económicas en países en vías de desarrollo; de modo que se centren en el desarrollo de las instituciones democráticas y el buen gobierno Estas tesis fueron adoptadas por Abbes El Fassi, ministro de Estado de Marruecos, que recalcó la importancia de que también se impliquen los países emisores de la inmigración en la solución de este fenómeno. Sin embargo, El Fassi manifestó que este proceso tardará décadas en normalizarse, y destacó que en la frontera que separa a su país de Argel hay 50.000 personas que esperan alcanzar Marruecos, país de tránsito, para llegar luego a España Desde el reino alauí, aseguró, también estamos interesados en controlar la situación: los países de tránsito no queremos convertirnos en los gendarmes de Europa Gestos insuficientes Por su parte, el ministro de Cooperación senegalés, Lamine Bã, coincidió en la importancia de encontrar una solución a la plaga de la inmigración que considera que España no ha afrontado con la suficiente entereza. Valoro positivamente la reciente visita de Zapatero a nuestro país, pero hace falta ir más allá de los gestos aseguró en declaraciones a ABC. Respecto a los visados comprometidos por España para algunos de los senegaleses repatriados este año, Bã pidió que superen los cuatro mil, una cifra que se reclama desde Senegal, pero que el Gobierno de Zapatero todavía no ha concretado. En opinión de Bã, el objetivo de los subsaharianos que emigran a España es trabajar hasta ganar el dinero suficiente como para regresar a su país y poder fundar un hogar o una empresa. Estos jóvenes no son delincuentes y deberían poder establecerse en otros países de forma legal concluyó. En favor de la legalidad y la cooperación La declaración sobre gestión de los flujos migratorios suscrita ayer por centristas de todo el mundo incide ante todo en el carácter positivo de la inmigración legal y controlada, tanto para los países de origen como para los de acogida así como en la importancia de una verdadera cooperación internacional que establezca cauces que faciliten este flujo de personas desde el respeto a los Derechos Humanos. El ministro de Cooperación senegalés pide a Zapatero que vaya más allá de los gestos La inmigración ilegal obliga a un gasto imprevisto de 46 millones G. L. A. MADRID. El Consejo de Ministros adoptó ayer varios acuerdos para destinar 46 millones de euros a financiar imprevistos derivados de la inmigración ilegal. En concreto, autorizó la aplicación del Fondo de Contingencia, por importe de 31 millones de euros, para abonar los gastos en comisiones de servicio de los agentes de las Fuerzas de Seguridad desplazados dentro y fuera del territorio nacional; realizar obras de acondicionamiento y mejora en los centros temporales de acogida e internamiento de Canarias y Andalucía; cubrir los gastos de asistencia médica, alimentación, limpieza y mantenimiento de estos centros; la sustitución de vehículos cedidos o desplazados a Senegal y Mauritania, y la adquisición de un barco para la detección e interceptación de embarcaciones con inmigrantes cerca de sus países de origen. Además, se concedieron varios suplementos de crédito en el Ministerio del Interior, por importe de 12,9 millones, para construir dos módulos de acogida temporal en Tenerife y Almería; la adecuación de las instalaciones de acogida en Motril, La Gomera y El Hierro; y para la adquisición de una embarcación de navegación oceánica para el Servicio Marítimo de la Guardia Civil, con un coste de 6 millones. Asimismo se aprobó una ayuda de 970.000 euros para las comunidades autónomas que participan en el programa especial para traslados y atención de los menores trasladados desde Canarias a la Península. Y, finalmente, se dio el visto bueno a la inversión de 1 millón de euros para realizar una campaña de sensibilización contra los riesgos de la inmigración ilegal en Senegal.