Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jueves 7 de Diciembre de 2006 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2006. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.233. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Irene Lozano LA HAMBURGUESA DE LOS TROGLODITAS E Mary Cheney conversa con su compañera sentimental, Heather Poe, en la Convención Republicana de septiembre de 2004 AFP El embarazo de Mary Cheney La hija menor del vicepresidente norteamericano, Mary Cheney, de 37 años de edad, ha anunciado que va a tener un bebé- -el sexto nieto de Dick Cheney- noticia sorprendente dada su condición homosexual JOSÉ LUIS DE HARO l sexto nieto del vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney y de su esposa, vendrá al mundo rodeado de polémica y es que la pequeña criatura tendrá dos mamás y nacerá con un sitio reservado entre las filas republicanas de su abuelo. La noticia irrumpía ayer en la prensa de mano del Washington Post que fue el primero en dar a conocer que Mary Cheney, la hija lesbiana del vicepresidente, y su compañera sentimental desde hace quince años esperan a su primer retoño. Curiosamente, pese a que Dick Cheney no ha dudado en ningún momento en reconocer que cualquiera es libre de comenzar una relación sentimental con quién le plazca tampoco se lo pensó dos veces a la hora de apoyar la iniciativa del presidente George Bush de prohibir los matrimonios homosexuales, algo que Mary, una de las dos hijas del vicepresidente, parece no haberse tomado a pecho. Elizabeth Cheney, la primogénita, está esperando su quinto hijo junto a su marido para el mes de julio. Pese a que Mary, de 37 años, no podrá casarse con la que será también madre de su hijo, Heather Poe, de 45, a la que conoció en 1988 mientras ambas jugaban un partido de hockey, las dos se mostraron encantadas por la buena nueva y no dudan en ningún momento en describir su relación como matrimonio La autora del libro Ahora es mi turno, la crónica de una hija sobre la vida política no dudaba en calificar la decisión del partido de su padre de no permitir casarse a las parejas homosexuales como una grave afrenta contra los gays y lesbianas de EE. UU. Aún así, muchos activistas han criticado a la hija del vicepresidente por no mostrarse más activa durante la campaña de apoyo a esta causa que invadió el país hace dos años. En lo que no dudó nunca Mary fue en apoyar activamente a su padre durante su campaña política en 2004. La hija de Cheney trabaja como vicepresidenta del departamento de atención al consumidor de la firma de Internet AOL, parte del conglomerado mediático Time Warner. Tanto ella como su compañera han destacado por su discreción, quizá fomentada por la carrera política de su progenitor. Por eso, Lea Anne McBride, portavoz de la familia, no dudó en declarar al rotativo estadounidense que todas las circunstancias que rodean al embarazo se mantendrán en privado en referencia a cómo fue fecundado el óvulo de Mary. Hace poco, tanto Mary como Poe trasladaron su residencia de Colorado a Virginia para poder estar más cerca de la familia de Cheney, en la que el nuevo miembro podría reavivar el polémico debate del matrimonio homosexual en la sociedad norteamericana. E L anuncio delahamburguesagigante que tanta polémica está suscitando es una apología del troglodita que viene a ilustrar algo sabido: cuando uno quiere comer bien se va a un restaurante, degustala comida, bebeun buen vino, saborea lentamente, conversa y ríe. Si se queda con hambre, entra en Burger King y engulle. Como lema comercial, no obstante, resultaría más acertado come como un salvaje porque los humanos, que hemos sabido convertir los instintos en goce, somos el único animal que no come sólo para llenarse el buche, sino también para disfrutar de uno de los grandes placeres de la vida. En todo caso, si con la campaña de come como un hombre Burger King quiereatraerasus establecimientos, a los que nunca llamaré restaurantes, trogloditas que se identifiquen con una masculinidad más bien casposa, allá ellos. Lo preocupante es que se haya planteado la controversia en términos de libertad, porque si muchos despistados corren a nombrarla por cualquier menudencia, otros se achicarán ante cuestiones queverdaderamentelapongan en peligro. El Ministerio de Sanidad le ha dicho a Burger King que no debería enaltecer al troglodita, porque firmó voluntariamente un acuerdo para contribuir a evitar la obesidad. Cuando las empresas suscriben códigos de buenas prácticas se comprometen a ejercer lo que se llama responsabilidad social, que viste mucho y proporciona buenos réditos propagandísticos. Aunque el anuncio de Burger King no engaña a nadie, su actuación, en conjunto, sí: porque asegura estar concernida por los malos hábitos alimentarios, especialmente de los adolescentes, pero fomenta la glotonería; y porque reivindica el derecho a atiborrarse como una rebeldía contra el discurso nutricional dominante, que ha respaldado en otra mesa. Se trata de que Burger King elija su imagen y sea coherente, lo cual nada tiene que ver con la libertad, sino con la honradez.