Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 7 s 12 s 2006 SEMANA NOBEL CULTURAyESPECTÁCULOS 77 Orhan Pamuk defiende en Estocolmo el ingreso de Turquía en la Unión Europea Pocos días antes de recibir el Nobel de Literatura, el escritor turco afirma que la incorporación de su país a la UE demostraría que son posibles las relaciones armoniosas entre civilizaciones CARMEN VILLAR MIR CORRESPONSAL ESTOCOLMO. Aunque parece un estudiante travieso- -a pesar de sus 54 años- observado de cerca el rostro de Orhan Pamuk, éste delata su madurez y su calidad analística. Es el fiel reflejo de un pensador que asegura haber asumido el Nobel como un gran honor aunque ese premio no influirá en su vida o en su forma de escribir Orhan Pamuk ya está en Estocolmo. Llegó el martes por la noche con su hija Ruva, de 15 años, y fue recibido al pie de la escalerilla del avión por Horace Engdahl, secretario permanente de la Academia Sueca. Desde el aeropuerto se desplazó en una limusina negra al Grand Hotel, donde no quiso hablar con nadie. Con una rueda de prensa en el Cafe Nordstedt, en la que abordó diferentes cuestiones relacionadas con la literatura, comenzó ayer Pamuk su semana Nobel Con el Báltico a sus espaldas y Estocolmo a sus pies, el amable, casi eufórico autor llegó precedido por un verdadero ejército de periodistas turcos. Con acento adulador empezó el encuentro diciendo que se siente muy honrado y que aunque el galardón le habia hecho muy feliz, y me siento como un príncipe estos días está triste por el poco interés que muestra la UE por integrar a Turquía frase que dio la impresión de ser un mensaje directo de su Gobierno. En cuanto a la lectura de su discurso de hoy en los salones de la Academia, explica que desde el día que supe la concesión del premio he estado escribiendo la conferencia que daré mañana. Se titula La maleta de mi padre y consta de 14 o 15 páginas. Durará los 45 minutos requeridos Asegura que no está nervioso ante la llegada de ese momento, considerado el mayor acontecimiento cultural del año. Es fácil leer mi propio texto en mi propia lengua Sobre sus planes inmediatos después de recibir el Nobel, indica que en cuanto vuelva a mi despacho terminaré mi próximo libro, El museo de la inocencia una historia en la que trabajo desde hace cuatro años Hasta el momento, su obra más vendida es Estambul biografía y retrato de su ciudad natal, de la que quizá haga una segunda entrega. Tal vez escriba crónicas sobre Estambul, pero no creo que lo haga con el formato de una novela. Tengo planes para otra historia parecida, medio biográfica, medio ensayo. En ella describiré los 17 años pasados desde el punto final de Estambul y el día que se publicó El libro negro cuando encontré mi propia voz, cuando comprendí que una persona puede convertirse en un autor respetado, y que la literatura no es poder, sino el placer de mirar el interior de las cosas El autor turco confiesa no tener ningún problema a la hora de ponerse a escribir. Sólo necesito una mesa, una habitación limpia, papel, café y una estilográfica Pamuk cuenta que escribe a mano y que sus manuscritos están repletos de tachaduras y palabras al margen. Empiezo anotando sentencias largas y retorcidas, como un perro que se muerde la cola Luego borro, tacho, qui- La libertad de expresión Aunque se avisó a priori de que Pamuk dejaría la rueda de prensa si se le hacian preguntas políticas, surgió la cuestión sobre la libertad de prensa en Turquía: Es complicado. Los jueces y fiscales abusan del párrafo 301 del código penal que condena toda crítica. Se persigue y se ataca a autores y periodistas Sobre su experiencia, prefirió no hablar. Dostoievski escribió novelas a pesar de la censura del Zar. Se puede escribir aunque se viva bajo presión. No digo que no haya problemas en mi país. Lo pasé mal. Pero no por mis libros sino por mis declaraciones políticas Pamuk, ayer en Estocolmo, a su llegada a la rueda de prensa to y pongo frases. Nunca escribo seguido El Nobel recuerda cómo siendo muy joven leyó a Dostoievski, Tolstoi, Mann, entre otros autores, y quería parecerse a ellos. Quería escribir libros fuertes y gordos Para conseguirlo sacrificó muchas horas. Mientras mis amigos iban de fiesta, yo escribía... No se puede tener todo en la vida Tras firmar docenas de libros- -siempre sonriendo y mirando de soslayo- -afirmó que no le gusta que le consideren un puente entre las civilizaciones Y repitió que le entristecía la falta de entusiasmo de EPA El programa Jueves: a las 17.30 horas, Pamuk pronunciará en los salones de la Academia la Lectura Nobel. Viernes: la soprano Renée Fleming ofrece un concierto. El domingo: solemne entrega de los premios en la Konserthuset acto al que sigue un banquete de gala en el Ayuntamiento. Lunes: los galardonados participan en una cena ofrecida por los reyes Carlos Gustavo y Silvia. la Unión Europea hacia la incorporación de Turquía en ella. Un ingreso que demostraría que son posibles las relaciones armoniosas entre civilizaciones Una vez concluida la rueda de prensa, el siempre elegante secretario permanente, Horace Engdahl, dio un suspiro de alivio y comentó en voz baja que se alegraba de que un noventa por cien de las cuestiones tratadas se habían referido a literatura. Más información sobre el escritor en: http: www. orhanpamuk. net