Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MADRID JUEVES 7 s 12 s 2006 ABC AL DÍA SE DICE, SE COMENTA Oposición a la política educativa. El Partido Socialista viene endureciendo su oposición en materia educativa en las últimas semanas. O al menos lo intenta, a medida que se acercan las elecciones. Simancas quiere convertir este asunto, al igual que la sanidad, en puntas de lanza de su estrategia, dado que los escándalos urbanísticos se han vuelto en su contra. El problema es que durante toda la legislatura, sus críticas a la política educativa no han pasado de algunos CARTAS DE LOS LECTORES titulares con escaso eco y menos peso, y ha estado marcada por sus propias contradicciones. Eso sin contar que, a estas alturas, el tiempo ya juega en su contra. Las gafas. Las gafas de la vicepresidenta de la Asamblea, Cristina Cifuentes, que tanto llamaron la atención en la recepción del pasado lunes en Sol, tienen su explicación. La dirigente del PP tiene un problema temporal en los ojos, que debe proteger al máximo con unas gafas de sol. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: madrid abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepase el espacio destinado a ellas. Ignacio Ruiz Quintano Correo de Bustarviejo Hace un año que me he trasladado ha vivir a un pueblo de la sierra de Madrid (Bustarviejo) en el cual estoy muy a gusto sino fuera por lo terrible que es el servicio de Correos en el mismo. Hay una oficina que abre de 8: 30 a 10: 00 de la mañana y OKUPAS o de los okupas de Barcelona tiene a Madrid mirando de reojo. Después de todo, todo lo que hace Barcelona acaba siendo imitado en Madrid: no por los madrileños, sino por sus políticos. Y lo de los okupas mosquea. Aunque la prensa de progreso lo tiene claro: Es que el boom inmobiliario, junto al fenómeno del mileurismo ha agravado el problema de la dualización en el acceso a la vivienda Quien no lo entienda, un liberal será. Anda por aquí, además, un indio de la Onu, la del Programa Petróleo por Alimentos, que, sonrisa a sonrisa, como Peter Sellers en El guateque ha sonsacado que en España existe una especulación urbanística desenfrenada lo cual tiene francamente escandalizados a los muchachos del padre de Kojo Annan, quien también ha enviado a Barcelona a un representante para mediar entre las autoridades y los okupas ¡Qué bien se vive en Madrid! En Madrid, lo más parecido a un okupa al decir de algunos, es el presidente del Madrid, Calderón, el de la suerte. Yo no lo creo. Ese hombre no es más, si acaso, que un populista a la moda, una rama del chavismo en Concha Espina, un demócrata a la moderna, en fin. Porque la democracia, según Aristóteles, es el gobierno de los pobres, y ese hombre, el de la suerte, es pobre (tiene una hipoteca) y ya ha llenado el palco de pobres. Y las oficinas, también, empezando por su hermano, con el que ha ahorrado al club nada menos que cuatrocientos mil euros, y eso sólo es el principio, pues, si coge a otro hermano y lo coloca de delantero centro, estará en condiciones de ahorrarle al club la ficha de Ronaldo, y ya no habrá necesidad de gastarse los ingresos por TV de los próximos lustros, cuando estemos todos calvos. ¿Cuántos millones de euros eran? ¿Mil? ¿Dos mil? Ciertamente, parece mucho dinero. Por transferencia no se pueden cobrar, porque está la tasa Tobin que imponen los progres y que supone un pico. Casi trae mejor cuenta coger el saco de los votos por correo y mandar a Mijatovic en persona (acompañado por el doble pivote, para evitar sustos) por el dinero. Lo malo de coger ese saco es que hay que contar los votos y, entonces, adiós Madrid, como dijo El Tato. L en la que están acostumbrados a que la gente del pueblo vaya a recoger el correo a la misma. Pero, ¿qué pasa con los que trabajamos de mañana y no podemos hacerlo? Pues sencillamente que tardamos como 15 días o más en recibir correo. ¿Podrían abrir la oficina por la tarde? O ¡quieren que el servicio desaparezca! Carmen Fernández Lancho Navidad pagana D. Juan Manuel de Prada, en su magnífico artículo sobre este tema, me lleva a sentirme un poco alumna de esa escuela zaragozana que pretendía prohibir las manifestaciones navideñas ante el temor de que acabaran cantando villancicos y tocando la pandereta. Como madrileña, lamento que los villancicos y panderetas que simbólicamente se expresaban en la decoración e iluminación navideña, hayan sido sustituidos por un alarde luminotécnico, más propio de una anodina feria de muestras que de una celebración religiosa, tradicional y entrañable. Y, lo que más me asombra, es que bajo este sentido laico que parece presidir la celebración, se elija, precisamente, el acontecimiento cristiano más trascendental de la humanidad, sin la menor alusión al motivo que justifica su celebración. Salvo, claro está, la presencia de esa estrella multibrazo colgada entre las torres KIO... Pilar Orejón García CHEMA BARROSO Árbol de diseño junto al Palacio Real Madrid se va vistiendo poco a poco de Navidad y sus rincones se llenan de Belenes, luces y tradicionales árboles... o no tan tradicionales, como el que se ha instalado este año junto al Palacio Real. Un árbol de diseño para uno de los lugares más significativos de la capital. DIMES Y DIRETES Ignacio Buqueras Comisión para la racionalización de horarios DAR VALOR AL TIEMPO E l tiempo es un bien escaso, para algunos escasísimo. Incluso, hay personas que se han manifestado, si fuera factible, como compradores de tiempo. ¿Usted, lo sería? Necesitamos tiempo para trabajar, descansar, divertirnos, orar, criar un hijo a, hacer ejercicio, plantar un árbol, amar, y tantas y tantas cosas. Lo precisamos para todo. ¡Cuánta gente nos llama al cabo del día para pedirnos co- sas, para preguntarnos algo, para solicitarnos nuestra opinión, para que les hagamos una gestión! Para decirnos, suplicantes, ¿tienes un minuto? Ya dijo Gandhi: Un minuto que pasa es irrecuperable Sabiendo esto, ¿cómo podemos malgastar tantas horas? En cuanto a tiempo, todos disponemos del mismo capital: veinticuatro horas al día, lo que es lo mismo que 1.440 minutos, o 86.400 segundos. Con este capital, unos son ricos y otros son pobres. Unos convierten su tiempo en felicidad, optimismo y alegría compartida, y otros proyectan su rencor, frustración y malhumor. La realidad es más equilibrada. Sin embargo, de nosotros, sí muy especialmente de nosotros, depende, en gran parte, que las veinticuatro horas que tenemos a nuestra disposición todos los días sean fructíferos o no. Se calcula que perdemos diariamente tres horas, de forma involuntaria, inconsciente. Debemos preguntarnos y contestarnos ¿qué es una pérdida de tiempo? ¿cuál es la mejor manera de usarlo? Cada uno debemos encontrar nuestras respuestas, que estarán en función de nuestros objetivos y prioridades en la vida. Si no lo hacemos, estaremos en manos de los demás y las circunstancias. Alexis de Tocqueville, escribió en 1830: Quien se interese exclusivamente por la búsqueda del bienestar mundano siempre tiene prisa, pues sólo dispone de un tiempo limitado para asirlo y disfrutarlo Casi 200 años han pasado, pero lo escrito por Tocqueville, continúa siendo una apoteósica realidad. Tenemos prisa por todo, como si todo estuviera a la venta, como si el mundo fuera un grandioso bazar con mercancías limitadas en existencias y tiem- po para adquirirlas. No nos basta con tener una buena profesión, un buen empleo, una excelente familia, unos amigos de toda la vida, -todo ello, es en realidad, dificilísimo- -sino que también deseamos que sea compatible con el gimnasio, leer, seguir cursos de idiomas, ir a conciertos, cine y teatro, ver la televisión, viajar, dedicar tiempo a una ONG, y muchas más cosas. ¿Cuál es el resultado? Que no hay tiempo, que hay que luchar con el tiempo, lo que produce estrés, sensación que no llegamos, frustración, insatisfacción, Un momento... un momento... Hagamos un alto en el camino, reflexionemos y... rectifiquemos. Debemos tener y tomar conciencia del tiempo Dominarlo es dominar la vida. Sir Isaac Pitman escribió: Un tiempo bien organizado es la señal más clara de una mente bien organizada