Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA JUEVES 7 s 12 s 2006 ABC Una testigo protegida, clave en la detención del camionero asesino La última prostituta de las cinco que mató era confidente de la Policía en un caso de corrupción policial en La Junquera CRUZ MORCILLO MADRID. El pasado 3 de noviembre aparecía el cadáver de la prostituta búlgara Miglena Petrova en un descampado de Hostalric (Gerona) A La Caraguapa como la llamaban, la habían estrangulado con una cuerda y cortado mechones de su pelo negro. Era testigo protegida de la Policía y la investigación de su muerte condujo, con la colaboración de al menos otra confidente, hasta Volker Eckert, el camionero alemán que ha confesado el asesinato de cinco mujeres en España y Francia entre 1999 y 2006, y de una menor en Alemania cuando era adolescente. No hacía ni dos meses que Miglena había declarado contra el inspector de policía Fermín M. acusado de extorsionar a chicas del Este a las que colaba por el paso fronterizo de La Junquera, según fuentes de la investigación. Las mujeres acababan en el prostíbulo de un amigo del agente, junto al que fue detenido en octubre. Miglena, alta y guapa como las otras víctimas. no tenía nada contra el inspector pero sí una enemistad indisimulada con la pupila favorita del policía, también prostituta. La Dirección General de la Policía ya había recibido varias informaciones que denunciaban los tejemanejes del inspector, coordinador de servicios de uno de los pasos fronterizos, que hacía la vista gorda mientras minibuses y coches particulares atestados de chicas cruzaban La Junquera sin someterse a ningún control. A cambio, recibía regalos y favores sexuales, así como algunas contrapartidas económicas. El testimonio de Miglena, que ejercía en las carreteras de la zona, resultó fundamental para apuntalar todas las sospechas, de ahí que se le diera la condición de testigo protegido al tiempo que se detenía al agente, acusado de cohecho y tráfico de seres humanos. Tras el asesinato de la búlgara, la Policía hizo indagaciones por si guardaba alguna relación con el caso anterior y Levantamiento del cadáver de la prostituta búlgara en Hostalric descubrió que Miglena subió al camión de Eckert el día 2 de noviembre después de que otra compatriota y amiga, también confidente, se negara a hacerlo. El camionero le había dicho que iba a atarle las manos, como hizo con Miglena y con las otras mujeres que asesinó porque sólo le satisfacía ese poder inmaduro y salvaje. La amiga de Miglena contó a los agentes que el cazador iba al volante de un Volvo con el anagrama de la empresa alemana Me- Tra, y ese mismo camión había sido grabado por la cámara de seguridad de una firma situada junto al lugar donde se halló el cuerpo de la prostituta, según informaron los Mossos d Esquadra encargados del caso. Al cruzar ambas informaciones, la coincidencia era plena. El siguiente paso fue pedir a la empresa los datos del individuo que ese día conducía el camión y contrastar su descripción con la aportada por varias prostitutas. El 17 de noviembre Volker Eckert fue detenido en Wesseling (Alemania) y confesó parte de su historial criminal. Más tarde ha admitido que mató a una niña cuando tenía 15 años en Alemania. Está en prisión a la espera de saber si será o no extraditado, mientras se analizan las muestras del horror halladas en su casa y su vehículo. EFE El criminal pudo ser excarcelado por error judicial El camionero alemán Volker Eckert podría haber sido excarcelado a mediados de los 90 por un error judicial, antes de cumplir la totalidad de una pena que se le había impuesto por intento de asesinato, según asegura la revista alemana Der Spiegel Eckert había sido condenado a 12 años de prisión en el año 1988 en la ciudad oriental de Karl Marx (hoy Chemnitz) por violaciones, maltratos y varios intentos de asesinato a mujeres. Sin embargo, en 1994, el acusado se encontraba ya fuera de prisión seguramente sin examen psicológico asegura la revista. El camionero alemán, encarcelado en un centro penitenciario del estado federado oriental de Brandemburgo, propuso someterse a una terapia con una psicóloga de la localidad sajona de Plauen, en la frontera con Baviera, que sin embargo nunca llegó a realizar, añade el semanario. La psicóloga aseguró que no sólo no ha visto a Eckert nunca, sino que la Policía jamás le preguntó si la terapia se estaba llevando a cabo. Un camión Volvo Los cargos Volker Eckert confesó el pasado 22 de noviembre el asesinato de una prostituta búlgara en Gerona y de otras cuatro mujeres en España y Francia entre los años 1999 y 2006, además de una menor en Alemania. De las primeras cinco mujeres, dos fueron asesinadas en Francia y tres en España. El psicópata había hecho fotos de sus víctimas, tanto vivas como ya asesinadas desde 2003 y guardaba algunos de sus mechones y jirones de ropa.