Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA JUEVES 7 s 12 s 2006 ABC Edurne Uriarte Crecerán los recursos para los enfermos mentales y sus familias La Estrategia en Salud Mental se centra en la prevención y la investigación TRASTORNOS MENTALES COMUNES EN LA POBLACIÓN ESPAÑOLA DOMINGO PÉREZ MADRID. El lunes se celebrará el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. En el orden del día destaca la Propuesta de Estrategia en Salud Mental del Sistema Nacional de Salud que propondrá un crecimiento decisivo en los recursos destinados a los enfermos mentales y a sus familias. Además, insistirá en cuestiones tan relevantes como la prevención, el diagnóstico precoz, el tratamiento, la rehabilitación, la investigación o la reinserción. Son las conclusiones que se extraen del documento al que ha tenido acceso ABC. Los trastornos mentales constituyen la causa más frecuente de enfermedad en Europa, por delante de las dolencias cardiovasculares y del cáncer. Se estima que su coste económico se sitúa entre el 3 y el 4 del PNB, por encima de los 182 millones de euros anuales. En España, el panorama no resulta muy halagüeño. El 9 de la población padece al menos un trastorno mental. Algo más del 15 %lo sufrirá a lo largo de su vida. Y estas cifras se incrementarán mucho en el futuro. Al respecto, la estrategia desvela que más de la mitad de las personas que necesitan tratamiento no lo reciben y de las tratadas un porcentaje significativo no lo es adecuadamente. LA HAMBURGUESA DEL DIABLO omo politóloga que soy de formación, la deformación profesional debería llevarme a ver ideología hasta en el ritmo de la respiración. Y lo hago, casi siempre. Pero con el asunto de la hamburguesa XXL la realidad ha ido mucho más lejos que mi distorsión formativa. La comida también está ideologizada. Y lo pone de manifiesto Elena Salgado, ministra de Sanidad, y no mi deformación profesional. La hamburguesa es imperialista. Y no se me ocurre otra razón para explicar la persecución selectiva de la que es objeto por parte del gobierno español. El estrafalario Hugo Chávez, ese diablo de Bush... y nuestra elegante ministra de Sanidad se me mezclan y confunden en sus cruzadas. Más o menos la mitad ¿O el 80 Que nos ilustren los nutricionistas) de lo que ingerimos es tan o más nociva que la hamburguesa. Y el asunto de la cantidad es irrelevante porque el problema es que casi siempre ingerimos el doble o el triple de lo que necesitamos. Con publicidad y sin publicidad. No hay diferencia sanitaria entre comerse dos o tres palmeras de chocolate, una de mis porquerías preferidas, y una hamburguesa gigante. Y añádase a esta opción cualquier otra típicamente hispana. Una buena ración de embutidos, por ejemplo. O de churros. O una tortilla de patata. A poder ser, con cebolla, para mí. Y mucho pan. Buena parte de nuestra industria de alimentación y de nuestra hostelería ofrecen tantos motivos para protestar como Burger King. Pero Sanidad no lo hace porque no se atreve. O ni se le ocurre. Una cosa es meterse con el diablo americano y otra con nuestras más rancias e insanas tradiciones. Que lo son, aunque sean españolas y europeas. Y lo mismo vale para el Instituto de la Mujer. Porque si lo del Come como un hombre del anuncio de Burger King es degradante para el hombre, o para la humanidad, que no he conseguido enterarme bien, la inmensa mayoría de la publicidad dirigida a las mujeres es bastante más deleznable. Y puestos a elegir, me gusta más el papel de carnívora que el de frívola compulsiva obsesionada por el perfume o por los diamantes. Y no hay una sola protesta porque la corrección política tiene su ideología. Como la hamburguesa. En porcentaje Edades 18- 24 25- 34 35- 49 50,64+ de 65 C Cualquier Trastorno Trastorno trastorno afectivo o de mental anímico ansiedad 10,1 8,5 8,4 9,1 6,6 3,8 3,4 4,5 5,4 4,4 7,8 4,2 4,5 6,0 3,9 Seis líneas estratégicas El plan apuesta por apoyar la llamada psiquiatría comunitaria un sistema que favorece la integración de los pacientes en las redes y dispositivos sociales y que es más rentable que la asistencia en hospitales psiquiátricos convencionales. Sin embargo, la reforma se topa con numerosos problemas: la insuficiencia de recursos humanos especializados en salud mental; la escasez de recursos de rehabilitación; la falta de reinserción social de calidad; el insuficiente desarrollo de la prevención y la falta de una integración de la red de atención a las drogodependencias. Para batallar contra estas deficiencias se proponen seis líneas estratégicas: 1. -Promoción de la salud mental y prevención de la enfermedad, de la violencia, del aislamiento social, de la discriminación, del suicidio y de las adicciones, además de la erradicación del estigma asociado a los afectados. Se recomienda al Ministerio de Sanidad y a las Comunidades Autónomas que impulsen la inclusión de acciones de prevención de riesgo psicosociales (estrés laboral) y de los trastornos mentales asociados con el trabajo en los planes de salud laboral. Asimismo, se estipula que el ingreso de las personas con trastornos mentales en fase aguda se realice en unidades de psiquiatría integradas en los hospitales generales, que deberán ser adaptados. Con el objeto de evitar estancias hospitalarias innecesarias se pondrán en marcha alternativas residenciales- -algo similar a los centros de día para mayores- -que fomenten la convivencia y la integración, sobre todo para niños y adolescentes. 2. -La atención a los trastornos mentales se integrará en la atención sanitaria como cualquier otra enfermedad. Se propugna la implantación de un protocolo de actuación que desvíe rápidamente a los enfermos hacia los especialistas. Incluye dos tipos de planes de atención individualizada, uno para los trastornos mentales graves y otro, un contrato terapéutico para los leves. Prevé el desarrollo de una gama amplia de recursos para cubrir las necesidades de los enfermos y de sus familias, con más ayudas económicas y sociales y apoyo especializado. Al respecto, no hay que olvidar que el 88 del total de la atención a los enfermos mentales recae en los familiares. El perfil del cuidador familiar corresponde a una mujer, generalmente esposa o hija, entre unos 50- 65 años, ama de casa, con un nivel cultural medio, que dedica unas 60 horas semanales, y durante años, al cuidado del enfermo. 3. -Coordinación institucional. Se intentará promover la cooperación y la corresponsabilidad de todos los departamentos y agencias involucrados. 4. -Formación del personal. El Ministerio de Sanidad revisará los perfiles profesionales de los especialistas, y el modelo de especialidades existentes en Psiquiatría y Psicología Clínica, para incluir áreas que se dediquen a la psiquiatría y psicología en la infancia y la adolescencia, psicoterapia, psicogeriatría, psiquiatría forense y adicciones. 5. -Potenciar la investigación en salud mental. Solicita que se establezca un marco laboral estable para los investigadores. 6. -Un sistema de información. Se introducirá en la Encuesta Nacional de Salud un módulo específico para obtener un índice general de salud mental.