Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA La trama de la Goma 2 de Leganés JUEVES 7 s 12 s 2006 ABC Un policía preparado para la guerra El auto de Del Olmo por el que encarceló a seis personas, tres policías, narra las relaciones entre agentes, confidentes, un abogado y un periodista. Este es un resumen de las tres tramas desveladas POR N. V. C. M. trando los cinco en una sucursal bancaria. Se trata del citado agente, su esposa y el abogado Gerardo Hermoso, también encarcelado. 15 de agosto de 2006. Manuel Romero, uno de los seis imputados que ya está en prisión y confidente de la Policía, obtuvo de persona no identificada una bolsa con explosivo Goma 2 Eco. Este individuo se puso en contacto telefónico con otro de los encarcelados, el policía José Luis González Clares, el Moro señalándole que tenía esa bolsa en su poder. Este agente recogió la bolsa con el explosivo, se la llevó a su domicilio y se puso en contacto con uno de los grupos de la Udyco Central. Dos agentes de esta Unidad, El Moro y el hijo de éste, también policía, se dirigen a la rotonda de la carretera de Leganés al barrio de la Fortuna, donde el Moro había quedado con Manuel Romero a las tres de la madrugada. El confidente y su mujer, Isabel García Moreno, ahora también encarcelada, se bajan de su vehículo. Tres de los policías se alejan unos metros mientras que el Moro se queda a solas con la pareja. Pasados unos minutos los tres se acercan al resto de agentes y en ese momento es el confidente el que lleva la bolsa. Tras comprobar uno de los agentes que dentro de ella había explosivos, realizó diversas llamadas y se movilizó a los Tedax y a la Brigada Provincial de Información de Madrid, que a partir de ese momento comienza la investigación. Entre el 14 y el 15 de agosto el Moro y el confidente se llamaron hasta en 16 ocasiones. Tal como informó ABC, el juez apunta a que el explosivo pudo sustraerse en mayo o junio de 2005 de una empresa que estaba en obras en Colmenar Viejo y Torrelodones. Lo que no explica el juez es qué interés podía tener el Moro en que apareciera la Goma 2 Eco en una zona cercana a Leganés, el municipio en el que se suicidaron los terroristas del 11- M. 5 de octubre. El confidente Manuel Romero y su esposa se reúnen con los dos ocupantes de un Ford Escort propiedad de el Moro Los cuatro se dirigen a Móstoles, donde quedan con una quinta persona, en- 19 de octubre. Ese día se produce la detención de la ciudadana rusa Svetlana Murinova con 950 gramos de cocaína. El juez echa por tierra el relato de los policías que la detienen- el Moro y Luis López Hidalgo el Rompepuertas -y sostiene que ambos agentes y el abogado Hermoso (ex suegro de la rusa) tendieron una trampa a la mujer para arrebatarle la custodia de sus hijos. De esta forma, cuando Murinova salía del domicilio de su ex suegro, al que había acudido para felicitar el cumpleaños a uno de sus dos hijos, se vio abordada por una mujer- -en un reconocimiento fotográfico resultó ser Isabel García Moreno, esposa del confidente- -que le pregun- El juez Juan del Olmo dictó las prisiones al filo de la madrugada del miércoles tó si la recordaba, le entregó una bolsa y salió corriendo sin que la ciudadana rusa tuviera tiempo de reaccionar. Segundos después era detenida por los dos agentes, que le acusaron de un delito contra la salud pública. Era lo que necesitaba el abogado para quedarse con la custodia de sus nietos. Por tanto, en principio este episodio nada tendría que ver con el de la Goma 2 Eco, salvo en lo que se refiere a la intervención del confidente, su mujer, y el Moro que aparece como responsable de un grupo delictivo. en su móvil en el que se le pregunta si conoce a varias de las personas relacionadas con el episodio de la Goma 2 Eco. JAIME GARCÍA El principal sospechoso supo que iba a ser detenido semanas antes de los arrestos El agente que se intentó suicidiar en la Audiencia Nacional y el periodista de El mundo mantuvieron hasta 16 contactos telefónicos en ocho días 2 y 3 de noviembre. Un agente de la Brigada Provincial de Información mantiene sendas reuniones con el también policía Celestino Rivera, Funci igualmente encarcelado, ya que éste aseguraba que quería darle información sobre la incautación de explosivos del 15 de agosto. Del auto se deduce que Funci comenta la información recibida por su compañero con una tercera persona que también conoce a el Moro y el 3 de noviembre este último agente recibe varios sms 5 de noviembre. Ese día, según se deduce del auto, el Moro ya está sobreaviso de que le investigan. A mediodía, recibe una llamada de un conocido, al que le dice: Estoy preparado para la guerra, a ver si esos pencos que tienen pinchado el teléfono lo escuchan. Están dedicándose a dar mi nombre y apellidos a los delincuentes, me han llamado dos para avisarme y preguntar si soy José Luis González Clares. Al hijo de puta que está filtrando mi nombre y apellidos lo pillo por ahí, lo digo en serio, si algo raro pasa por ahí y algún hijo de puta de estos hace algo contra mi familia, me voy buscando uno a uno a los de Información y los capo, que paguen arrancándoles los cojones y metiéndoselos en la boca Esa noche, el Moro llama a su hijo para decirle que una persona le ha contado que esa misma semana van a ser detenidos Luis, Pepe, Marcos y él En las con- versaciones, el Moro cita en varias ocasiones a Funci motivo por el que el instructor decidió intervenir el teléfono de este agente. A partir de aquí, es cuando comienzan a aparecer las sospechas de que se está produciendo un delito de revelación de secretos. 27, 28, 29 y 30 de noviembre. Funci según el juez, mantiene una relación constante con un periodista de El mundo con el que está teniendo contactos para preparar una información que saldría en ese periódico en días posteriores relativa al episodio de los explosivos de agosto. El día 27 el agente y el redactor quedan en una cafetería a la que acude también el policía Jesús Parrilla, jefe del Grupo de Policía Judicial al que pertenecía Funci quien a su vez le tenía informado de sus contactos con el funcionario de la Brigada Provincial de Información (con el que se había reunido el 2 y el 3 de noviembre) Hay papeles sobre la mesa, pero el dispositivo de vigilancia no llega a descubrir su contenido. Desde el 22 de noviembre hasta el 30, Funci y el redactor establecen hasta 16 contactos a través del teléfono móvil. En ellos hablan de la noticia de la Goma 2, de la valoración que va a dar el periódico y el segundo hace este tipo de comentarios: La vamos a liar ya lo tiene el sheriff a to trapo metiendo mucho ruido El día 30 el citado rotativo publica una información de este periodista en la que se narra la investigación de los explosivos de Leganés del 15 de agosto de 2006 y se dan pormenores de cómo se está desarrollando la misma. El agente en libertad bajo fianza, dispuesto a colaborar Luis López Hidalgo, conocido como el Rompepuertas se mostró en su declaración ante el juez Del Olmo sobrepasado por la situación y aseguró estar dispuesto a colaborar en lo que haga falta porque el hecho de estar en un sitio o con alguien que no es quien parece ser ha ocasionado este perjuicio Así se recoge en el auto de prisión dictado por el magistrado al filo de la madrugada del miércoles. El Rompepuertas es el único de los policías que ha podido eludir la prisión con una fianza de diez mil euros. Sobre su participación en la trama de la Goma 2 Eco, dice el juez que los elementos incriminatorios contra él no tienen la consistencia, pluralidad y contundencia que sí se dan en el caso de el Moro que se perfila como el jefe de la trama ahora descubierta. En agosto, cuando se produce el episodio del explosivo, este agente estaba de vacaciones, si bien durante esa madrugada mantuvo varias conversaciones telefónicas con el Moro con el que además intervino en la detención de la ciudadana rusa.