Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 6 s 12 s 2006 MADRID 49 Las largas colas volvieron a verse en el intercambiador de Moncloa por la huelga de los autobuses, aunque al menos no se registraron incidentes FRANCISCO SECO Siempre pagamos los mismos Los autobuses del noroeste vivieron ayer su cuarta jornada de huelga, aunque la negociación avanzó hasta rozar el acuerdo. Volvieron las colas y los enfados, aunque el puente y el caos del lunes redujeron el número de viajeros MARIO DÍAZ MADRID. María espera trabajar pronto como fisioterapeuta, para ello estudia, y creía entender a los trabajadores que deciden ir a la huelga hasta que se ha dado de bruces con la de los conductores de la compañía de autobuses Autoperiferia, que cubre el noroeste de la región. Creo que no se están dando cuenta del trastorno que están creando a tantísima gente se lamentaba ayer en la cola de la línea 627, en Moncloa, para tratar de llegar lo menos tarde posible a sus clases en Villanueva de la Cañada. Por cuarta vez, y por segunda esta semana, los miles de usuarios de estas líneas se armaron de paciencia para soportar unos paros que afectaron a la mitad del servicio. Estos autobuses comunican Madrid con Las Rozas, Brunete, Majadahonda, Quijorna, Villanueva del Pardillo y Villanueva de la Cañada, donde va María a diario. Ayer volvió a madrugar para que sus estudios en la Alfonso X no se vean afectados. En cada punto de los recorridos de estos autobuses se volvieron a repetir las colas y los enfados, aunque con menos contratiempos que en las tres jornadas anteriores: el largo puente y el caos del lunes redujeron el número de viajeros, aunque en las horas punta no faltaron. Algunos han podido evitar coger el bus, yendo en tren, pero a otros no nos queda más remedio que aguantar esto. Siempre pagamos los mismos se quejaba en Moncloa Rosa, empleada en Brunete. No le falta razón: de las localidades comunicadas por estos autobuses, sólo Las Rozas y Majadahonda tienen estación de Cercanías; al resto sólo se llega por carretera. Para no sopor- Una huelga, dos versiones Los conductores afirman que la huega trata de mejorar la seguridad en el servicio nocturno, reformar el calendario laboral y obtener mejoras salariales. También denuncian que Autoperiferia no respeta sus descansos ni les recompensa económicamente el incremento de horas del servicio nocturno. La empresa afirma que el fin de la huelga es sólo económico, pese a que sus trabajadores incluso cobran por encima del convenio de transporte de la Comunidad de Madrid, firmado el pasado mes de junio. Además, reitera que cumple con el convenio provincial de transporte en su integridad, incluidas las normas sobre jornada, descansos, retribuciones e incrementos salariales. Algunos pueden evitar coger el bus, ir en tren, pero a otros no nos queda más remedio que aguantar esto tar los inconvenientes de la huelga queda la opción de viajar en tren hasta ellas y luego ir en bus, aunque en algunos casos tampoco es posible, como bien sabe María, la estudiante: A Villanueva de la Cañada se puede ir desde Las Rozas, sí, pero los autobuses también son de Autoperiferia Ayer, al menos, no se registraron incidentes provocados por los piquetes, según confirmaron tanto el Consorcio de Transportes como el Comité de Empresa. Más de uno todavía mostraba su incredulidad por el sabotaje del lunes, cuando unos encapuchados robaron unas llaves de un autobús que incrementó el caos. Decían los conductores que no habían sido ellos- -comentaba Óscar, albañil- no se lo cree nadie, ¡los que seguro que no lo hicimos fuimos los que tuvimos que esperar aún más! ¿Seguro que se cumplen los servicios mínimos como pone en los papeles, quién controla eso? dudaban dos jóvenes en una cola. Sí que se cumplen, según todas las partes, aunque en las horas punta las aglomeraciones resultan cási inevitables, pese al menor número de usuarios: se calcula de, a diario, unas 45.000 personas utilizan estos autobuses. Una de esas franjas es la hora punta de la tarde. El lunes por la noche se llegó a pensar que, a esas horas, quizá la huelga hubiera concluido: los conductores y la empresa se reunieron por la mañana, y de nuevo por la tarde, para intentar desenquistar el conflicto. Cerca del preacuerdo Se han acercado posturas, se han limado diferencias de todo tipo y puede haber acuerdo, aunque sería sólo un pre acuerdo porque luego lo han de ratificar los trabajadores en asamblea afirmaba a última hora de ayer el presidente del Comité de Empresa, Esteban Pascual (UGT) Este diario intentó recabar ayer durante todo el día, sin éxito, la valoración de la empresa de transportes. María, la futura fisioterapeuta, como miles de usuarios, espera que las partes resuelvan su conflicto cuanto antes. Me han vuelto a partir la rutina en dos, no hay derecho ABC. es La pregunta del día: ¿Cree que deben limitarse las huelgas salvajes en servicios públicos básicos que afectan a miles de usuarios? En abc. es madrid