Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 6- -12- -2006 Sebastián promete unificar el abono joven de transportes en Madrid y Barcelona Miguel Sebastián, candidato del PSOE a la Alcaldía de la capital 47 17.377 parejas se divorciaron o separaron en 2005 Durante 2005 se celebraron en Madrid 28.483 matrimonios, cifra que también incluye la de parejas que fijaron en esta Comunidad su residencia. Sin embargo, durante el mismo año, según datos del Instituto Nacional de Estadística, 17.377 matrimonios se separaron o divorciaron. Si sólo se contemplan las separaciones (10.527) estas tienen lugar, mayoritariamente, tras veinte años o más de convivencia (2.742 casos) seguidas por las de 6 o 10 años (1.939) 3 o 5 años (1.751) y 16 o 19 años (1.035) Tras uno o dos años de matrimonio, 975 parejas iniciaron los trámites de separación. El caso de los divorcios es similar. Durante 2005 se concedieron 6.850. Los matrimonios de 20 o más años que quedaron definitivamente rotos fueron 2.115. Tras 6 y 10 años de convivencia fueron concedidos 1.496, mientras que entre 11 y 15 se cuantificaron 1.249. Después de uno o dos años, 177 parejas utilizaron este procedimiento, por 916 que aguantaron entre 3 y 5 años. sarse es entre los 25 y los 29 años (11.946 casos) seguidas por las de edades comprendidas entre los 30 y 34 (8.732) Entre los 20 y los 24 se unieron a lo largo del pasado año 2.459 mujeres, mientras que comprendidas entre los 35 y 39 fueron 2.766. Los hombres esperan más que ellas para casarse. En el segmento entre 25 y 29 años, optaron por el matrimonio 9.444, mientras que entre los 30 y 34 se elevaron a 10.195, y de 35 a 39 años sólo fueron 4.030. Septiembre, el mes preferido. El mayor número de bodas se realiza en verano. Septiembre es el mes preferido, 4.292, seguido por julio, con 4.277, y junio, con 4.168. De esta constante no forma parte agosto. El mes vacacional por excelencia sólo atrajo a 1.613 parejas. El peor mes por número de matrimonios durante todo 2005 fue enero, con 701, seguido por diciembre, con 958. Se duplican los matrimonios civiles en dos décadas. En 1986, 25.996 parejas se unieron en matrimonio. De ellas, 19.822 lo hicieron en ceremonia religiosa y 6.174 en unión civil. Dos décadas después, en 2006, los matrimonios civiles se habían duplicado (11.986) mientras que los religiosos seguían siendo los preferidos, pero a menor distancia, al sumar 16.497. Emilio y Carlos protagonizaron en Tres Cantos la primera boda gay en España JAVIER PRIETO Rafael Puyol Fundación Instituto de Empresa LA NATALIDAD ara renovar las generaciones, en condiciones de baja mortalidad infantil es necesario que cada mujer en edad fértil alumbre 2,1 hijos. Es decir, dos hijos completos y la décima parte de un tercero, una disección que no obedece a un presunto síndrome de los demógrafos de ser Jack el destripador, sino al afán de precisión medidora que tiene la estadística demográfica. Desde hace 25 años España no renueva sus generaciones. La tasa actual de fecundidad es de 1,3 hijos por mujer que se traduce en 465.000 nacimien- Sólo el 8 de los cónyuges ya había estado casado. La mayoría Los madrileños se casan 5 años más tarde que hace dos décadas. En 1986, los varones contraían matrimonio a los 28,50 años. En 2005, la edad media para decir sí ha pasado a los 33,20 años. Las mujeres siguen casándose más jóvenes, dos años antes que los hombres. Ahora lo hacen a los 31,20, pero en 1986 lo hacían a los 26,05 años, los mismos cinco años de diferencia que entre los hombres. La franja de edad en la que más madrileñas optan por cade los cónyuges eran solteros al contraer matrimonio, puesto que para el 91,27 de los hombres y para el 93,01 de las mujeres fueron sus primeras nupcias. Del resto, el 7,94 de los hombres estaban divorciados, frente al 6,52 de las mujeres divorciadas. Sólo hay un 0,6 de viudos que opten nuevamente por el matrimonio. P ABC. es Más información en www. madrid. org iestadis tos, alumbrados en un 15 por madres extranjeras (cerca de 70.000) Como intento anticipar el futuro la cuestión a plantear es la evolución previsible de la fecundidad- natalidad. Su futuro tiene luces y sombras. Habrá una escasez relativa de jóvenes, fruto de las desnatalidades del pasado, que tendrán, bajo la hipótesis de una economía favorable, una buena situación de empleo. Más trabajo significa, a priori, más matrimonios o uniones y más hijos. No obstante, existen sombras. Bajo unas condiciones de incorporación mas intensa de la mujer al trabajo no sabemos si van a existir, como hoy, las mismas dificultades para compatibilizar vida laboral y familiar. Queda un largo camino por recorrer en la pretensión de modificar una cultura empresarial poco favorable a la maternidad y la igualdad laboral. Además habrá que alterar la política de ayuda familiar para que España pierda el último puesto en la Unión Europea en lo que se refiere al porcentaje del PIB dedicado a la familia. Quizás a corto plazo la escasez de jóvenes propicie la recuperación, sin olvidar el efecto sumatorio de los hijos de madre extranjera. Pero a medio y largo plazo, sólo con una política rigurosa de conciliación se conseguirá un efecto favorable sobre la fecundidad. Las hipótesis del INE parecen apuntar en esa dirección. La tasa de fecundidad subirá hasta 1,52 en el 2025 y los nacimientos probablemente crecerán hasta el 2010. Serán los hijos de madres alumbradas en los años 1975 80 cuando la natalidad no se había desplomado aún. Pero después disminuirán (a pesar de que crezca la fecundidad) debido a la entrada en juego las madres paridas en la época de natalidad más reducida. Si esto sucede así, en el año 2025 los nacimientos se situarán entre 360.000 y 410.000 según las hipótesis, es decir, entre 57.000 y 110.000 menos que ahora.