Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 6 s 12 s 2006 ECONOMÍA 41 La CE propone reducir la pesca en las aguas que rodean España Pide un recorte de las capturas de un 10 en merluza y de un 15 en rape M. N. CORRESPONSAL BRUSELAS. La Comisión Europea presentó ayer su propuesta de Totales Admisibles de Capturas (TAC) para 2007 en la que, en síntesis, propone rebajar la pesca en las aguas que rodean la Península ibérica (mar cantábrico y Portugal hasta el Golfo de Cádiz) y aumentarla en los grandes caladeros del Norte de Europa (Golfo de Vizcaya, Escocia, Irlanda y Gran Sol) Esta iniciativa, que tendrá que recibir el visto bueno del Consejo de Ministros de Pesca de la UE en quince días, plantea una reducción de un 10 en las capturas de merluza y cigala y un 15 en las de rape en aguas ibéricas. Ésto supondría un total de capturas permitido de 5.995 toneladas, frente a las 6.661 de 2006, de las que España tendría este año 3.387 frente a los 4.263 del año pasado. Seis meses más de veda para la anchoa La Comisión Europea propuso ayer prorrogar seis meses más, hasta mediados de 2007, la actual veda de la pesca de la anchoa en el Golfo de Vizcaya. La razón de esta ampliación de la restricción de la actividad pesquera en esta zona es la enorme escasez de esta especie, según varios informes científicos que se actualizarán probablemente en primavera y que determinarán o no otra nueva prórroga de la veda. La cuota de anchoa en el sur de Portugal y en el Golfo de Cádiz se mantiene en 3.826 toneladas para España. a que, según los informes científicos que tiene Bruselas, la pesca real realizada en 2006 en estas especies fue un 40 superior a la que había autorizada, lo que ha convertido en insostenible el mantenimiento de estas capturas. Entre las especies que podrán descansar de las artes de pesca, además de la anchoa, que tendrá cuota cero durante el primer semestre de 2007, está el bacalao, para el que la Comisión Europea propone una reducción de un 25 como consecuencia de la mala situación de los stocks Jean Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo DANIEL G. LÓPEZ Bruselas y el BCE advierten que los candidatos al euro están lejos de cumplir los requisitos República Checa, Estonia, Chipre, Letonia, Hungría, Malta, Polonia, Eslovaquia y Suecia progresan en la buena dirección, aunque todavía no lo han logrado MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. El informe bianual que realizan la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) sobre la situación de la economía de los países de la UE candidatos a entrar en el euro ha sido bastante pesimista. Ninguno de los nueve países analizados- -entre los que están la mayoría de los de la ampliación de 2004, más Suecia- -cumple las condiciones para adoptar la moneda única. A excepción de Eslovenia, que ingresará en el club del euro en enero, tras haber reunido los requisitos, el resto de los nueve países evolucionan lentamente aunque, en conjunto, de manera positiva, según concluyó ayer la Comisión Europea. Joaquín Almunia, comisario europeo de Asuntos Económicos, aseguró que incluso si la vía hacia el euro es más dura de lo que algunos países podían pensar al principio, la recompensa está a la altura del esfuerzo, ya que, en primer lugar, las políticas que son necesarias para entrar en el euro son deseables en sí mismas, y, además, porque la adopción de la moneda única refuerza la estabilidad macroeconómica necesaria para el crecimiento y el empleo El informe presentado ayer es el segundo de estas características que se realiza y se hace cada dos años. Después, es el Consejo de la UE el que estudia la posibilidad de incluir a nuevos países en el club del euro, cosa que de momento no se producirá, a excepción de la mencionada Eslovenia. Llama la atención la persistente presencia de Suecia, uno de los países europeos más avanzados en materia económica y social, entre los países candidatos al euro pero, sin embargo, desde Bruselas se insiste en que la entrada en la moneda única es algo voluntario. En conjunto, Bruselas considera que los nueve países analizados (República Checa, Estonia, Chipre, Letonia, Hungría, Malta, Polonia, Eslovaquia y Suecia) progresan en la dirección hacia la convergencia, pero a velocidades diferentes. Para que un país europeo pueda sumarse al euro debe cumplir los conocidos como criterios de Maastricht de manera sostenida en cuanto a estabilidad de precios, situación de las finanzas públicas, estabilidad de tipos de cambio y de tipos de interés a largo plazo, así como asegurar que su derecho nacional sea compatible con las reglas del tratado y el estatus del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC) y del Banco Central Europeo. Un 15 más en merluza del norte Frente a esto, y en contra de lo que se esperaba, los caladeros del Norte de la UE, entre los que está el preciado Gran Sol para la flota española, pasarían a tener más extracción. La CE propone un aumento de un 15 de las capturas de merluza en estas aguas, como consecuencia de los positivos resultados obtenidos de recortes de años anteriores en esta especie. Así, la merluza tendría un TAC de 28.318 toneladas en este caladero de las que a España le corresponderían 8.348, mil más que en 2006. La fuerte reducción de la pesca en aguas ibéricas se debe Aspirantes de dos velocidades Entre el grupo de países candidatos se aprecia a uno, formado por los países pequeños que desean adoptar rápidamente el euro, como es el caso de los Bálticos, pero que registran una inflación demasiado elevada como consecuencia de su fuerte crecimiento económico. Por otro lado están los países grandes, sobre todo Polonia, en los que la voluntad política de unirse al euro es dudosa y, además, tienen elevados déficits públicos. Borg quiere pesca sostenible El comisario europeo de Pesca, el maltés Joe Borg, explicó ayer en rueda de prensa que el objetivo de la Unión Europea debe ser asegurar una pesca sostenible que respete el equilibrio entre las quejas de los ecologistas y las realidades económicas y sociales, incluso si el objetivo no es fácil Además de la disminución de las capturas, Bruselas pondrá encima de la mesa de la reunión de los ministros de los Veinticinco un recorte de los días en que los barcos pueden salir a faenar, así como la obligación de usar redes de pesca más selectivas para conseguir bajar la pesca de especies sobreexplotadas. Bruselas también planteó recortar las capturas de rape y de jurel en un 15 en aguas peninsulares, mientras que en aguas canarias la reducción sería de un 20 por la mala situación del stock