Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 6 s 12 s 2006 ABC N VANUA LEVU Labasa TAVEUNI Buca Ba Rakiraki KORO GAU Lautoka Suva Sigatoca KANDAVU En el exterior se toma a la ligera la lucha contra los talibanes Ismael Khan s Ex señor de la guerra ministro de Agua y Energía de Afganistán Me resulta ridículo pensar que nos quieran llevar a juicio después de haber liberado al país de los soviéticos y de los talibanes dice este hombre, una pieza clave en el Gobierno del presidente Karzai TEXTO Y FOTO: MIKEL AYESTARÁN KABUL. El príncipe de Herat vive desde hace dos años en Kabul. Cambió su puesto de gobernador en el oeste del país por el de ministro y la cartera que le tocó fue la de Agua y Energía. Ismael Khan (1946) es el señor de la guerra más importante del gobierno de Karzai. Su despacho parece el Ministerio de Defensa porque por encima de temas relacionados con la energía, allí se discute sobre la guerra en la que vive inmerso el país. España contribuye, dentro del contingente de la OTAN, a la pacificación allí. El comandante mantiene un discurso crítico con la falta de mentalización y poca intensidad con la que las fuerzas occidentales combaten a los talibanes. Adorado y temido, este anciano de cerrada barba blanca habla de forma pausada y mira desde unos ojos negros y profundos, siempre desafiantes. VITI LEVU OCÉANO PACÍFICO 0 Km 100 NUEVA GUINEA INDONESIA AUSTRALIA FIYI El cuarto golpe de Estado en veinte años derroca al Gobierno de Fiyi ABC SUVA. El comandante en jefe del Ejército de Fiyi, el capitán de navío Frank Bainimarama, anunció ayer que tomó el control de país, arrebatado el poder al Gobierno y asumido provisionalmente las facultades del presidente para apartar del cargo al hasta ahora primer ministro, Laisenia Qarase. Se trata del cuarto golpe de Estado en este país del Pacífico Sur en menos de dos décadas. Qarase ha acusado a los militares de haber violado la Constitución. Los gobiernos de Nueva Zelanda y Reino Unido han anunciado la suspensión de las ayudas militares a Fiyi y la Commonwealth ha advertido de que Fiyi podría ser expulsado este viernes debido a estos acontecimientos. No obstante, el primer ministro australiano, John Howard, ha reconocido que su Gobierno rechazó ayer un llamamiento de Laisenia Qarase para que impidiera el golpe de Estado mediante una intervención militar Desde las seis en punto de esta tarde, las Fuerzas Armadas han tomado el Gobierno y han asumido la autoridad ejecutiva y el mando de este país declaró en un discurso televisado el capitán de navío Frank Bainimarama, quien precisó que se ha amparado en poderes especiales estipulados en la Constitución para asumir algunas facultades presidenciales, apartar del poder a Qarase y nombrar a un sustituto provisional. El militar golpista aseguró que el Gobierno derrocado había aprobado leyes que socavaban la Constitución y acusó al Ejecutivo de corrupción, además de ser muy blando con el anterior golpe, en 2000. El señor de la guerra y ahora ministro, Ismael Khan, durante la entrevista tan sólo uno está dirigido por una mujer, ¿qué le parece? -Bien. Los ministros somos seleccionados por nuestra capacidad y confianza, no por el sexo. gía y nuestros genes son marcadamente antitalibán. Sabemos cómo vencerles y sólo con nuestra ayuda llegará la victoria. -El Comité de Derechos Humanos de Afganistán ha presentado un proyecto para juzgar a los antiguos comandantes como usted por crímenes de guerra ¿saldrá adelante la propuesta? -Esa gente está emocionalmente desequilibrada y carece de preparación y conocimiento de la historia reciente. Los medios de comunicación les hacen demasiado caso y proyectan una mala imagen de la gente que como yo estuvimos luchando por la independencia de este país durante tantos años. Me resulta ridículo pensar que alguien nos quiera llevar a juicio después de haber liberado al país de los soviéticos y los talibanes. El amo y señor de Herat y del oeste del país Bajo su cara de abuelo entrañable se esconde uno de los más grandes comandantes que ha tenido Afganistán en los últimos años. El amo y señor de Herat y el oeste del país- -lo que le valió el calificativo de Emir o príncipe- -ocupa ahora un sillón en el Gobierno, algo que es duramente criticado por los sectores progresistas de la política afgana que piden una purga inmediata en las instituciones. El presidente Karzai decidió darle una cartera para evitar que el oeste se convirtiera en una república independiente. ¿Cuánto tiempo puede durar aún la lucha de la insurgencia? -Depende de la estrategia. Ellos no son poderosos, pero son constantes y creen ciegamente en su lucha. Sin dudas. Atacan poco, pero muchas veces seguidas, con lo que mantienen desestabilizado al país. -Usted combatió contra rusos y talibanes, ¿qué le parece ahora la presencia militar de casi cuarenta países distintos en suelo afgano? -Afganistán es como un hombre con las piernas enfermas. Deben ayudarnos a que podamos andar de nuevo y después ya se marcharán. Ahora somos un país dependiente y hasta que no lleguemos a ser capaces de ser autónomos, no dejaremos de ser un problema para todo el mundo. ¿Cómo se pasa de ser uno de los comandantes más importantes del país a ministro? -Es sólo un cambio de mentalización ya que se trata de ser efectivo en ambos campos y yo lo soy. El presidente Karzai me lo pidió y yo no podía negarme, aunque esto supusiera salir de Herat. Desde el ministerio o desde la montaña, yo me debo a los millones de personas que lucharon por mí y saben que siempre responderé. -Cinco años después de la caída del régimen talibán, la guerra no ha terminado, ¿Qué se ha hecho mal? -El gran error de la comunidad internacional fue no dejarnos acabar del todo con ellos. Les permitieron huir y ahora van volviendo poco a poco. El segundo problema fue el desarme de los muyahidines (aquellos que lucharon en la guerra santa) sin tener listo al ejército nacional, y el tercero fue el vacío de poder de dos años generado entre la salida del gobierno talibán y la instauración del nuevo poder central en Kabul. El desarme y estos dos años de ¿Qué tal su relación con el presidente? -Muy cordial. Él me valora. Éste es un ministerio importante porque Afganistán necesita agua y energía, y me lo dio a mí. Ya he firmado importantes acuerdos con países vecinos como Uzbekistán, Tayikistán o Turkmenistán para el trasvase de energía. Puedo adelantar que Kabul tendrá muy pronto un buen alumbrado. margen fueron bien aprovechados por la insurgencia, que ahora es fuerte. ¿Piensa seguir su carrera política o estaría dispuesto a retomar las armas para combatir en las provincias del sur? -Mi futuro político depende de si los sucesivos presidentes cuentan conmigo. Y en cuanto a la lucha, nunca la voy a dejar. He pasado 25 años de mi vida combatiendo en las revoluciones de este país, grandes luchas, y he estado a punto de ser ejecutado en tres ocasiones. Siempre he salido ileso. Para mí, lo más importante es la seguridad y la paz en el país. Ésa es mi responsabilidad y haré todo lo que esté en mis manos. -Desde su experiencia militar, ¿qué propone para ganar esta guerra? -Para vencer a los talibanes es necesario mentalidad y práctica, y eso sólo lo pueden aportar los muyahidines. La comunidad internacional se lo está tomando a la ligera y nuestro ejército aún es inmaduro. Así no se puede. Los muyahidines debemos volver a tomar parte activa porque nuestra ideolo- -De los veinticinco ministerios,