Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 6 s 12 s 2006 ESPAÑA 19 Fracasa el último intento de Marín de reformar el reglamento del Congreso El uso de las lenguas cooficiales bloquea la aprobación de las nuevas normas de funcionamiento de la Cámara Baja J. L. LORENTE MADRID. El Congreso de los Diputados no tendrá, de momento, nuevo reglamento. El presidente de la Cámara, Manuel Marín, fracasó ayer en su último intento por relanzar las negociaciones, que se mantienen bloqueadas ante la posibilidad de utilizar las lenguas cooficiales en el Parlamento. El Grupo Popular sentencia que el castellano debe ser la única lengua en la Cámara y acusa al PSOE de estar preso de los nacionalistas radicales Los grupos minoritarios, en cambio, tratan de presionar a los socialistas para que acepten sus tesis. El grueso de la reforma reglamentaria lleva pactada más de un año- -desde julio de 2005- cuando los grupos mayoritarios alcanzaron un acuerdo al que se suscribieron posteriormente el resto de los partidos con representación parlamentaria. Marín acudió ayer a la reunión de la Junta de Portavoces con la determinación de desbloquear la reforma y llegar a la conmemoración de la Carta Magna, que hoy tendrá lugar en el el Congreso, con un principio de acuerdo entre los grupos. A pesar de las expectativas originadas, el debate que suscitó este asunto en la Junta puso de manifiesto la imposibilidad- -por ahora- -de alcanzar esa meta. El portavoz del Grupo Popular, Eduardo Zaplana, resumió la impresión de Marín tras la reunión: El presidente ha dicho que no habrá Reglamento, que tira la toalla Zaplana vio lógico que en el Parlamento de la Nación se hable el castellano por ser la lengua oficial, al igual que en las Cámaras auto- El PSOE cede a Izquierda Unida un puesto en el Consejo de RTVE J. L. L. MADRID. Los socialistas no quieren enfadar a sus socios parlamentarios y ceden finalmente a Izquierda Unida uno de sus puestos en el nuevo Consejo de la Corporación de RTVE. Según el acuerdo al que llegaron hace quince días los dos partidos mayoritarios, al PSOE le correspondían proponer cuatro nombres, al PP otros cuatro, a los grupos minoritiarios dos y a los sindicatos otros dos. El problema que se les planteó a los socialistas fue que se comprometieron con CiU, ERC e IU a que las tres formaciones políticas tendrían puesto en el Consejo. Con la cesión, el PSOE sólo propondrá a tres consejeros. Además, los grupos pactaron ayer el calendario para la renovación. El plazo para registrar nombres acabará a las ocho de la tarde del día 12 y los candidatos serán examinados en el Congreso y en el Senado esa misma semana para su votación en sendas sesiones plenarias a la semana siguiente. En el Congreso la votación será el día 21. La fórmula Marín El presidente del Congreso, Manuel Marín, hizo ayer un último intento por desbloquear la negociación sobre la reforma del reglamento de la Cámara. La oferta- -conocida como fórmula Marín -consistía en aprobar, por un lado, el reglamento, donde no se mencionarían las lenguas cooficiales, y por otro lado unas normas de funcionamiento por acuerdo de los grupos, donde se podría permitir un uso restringido de dichas lenguas. Ese uso restringido se basaría en permitir a los diputados breves frases en sus lenguas durante las intervenciones en la Cámara siempre y cuando fueran traducidas por ellos mismos al castellano a continuación. El Grupo Popular sostiene que el castellano debe ser la única lengua que se hable en la Cámara nómicos se emplean otras de carácter cooficial. Asimismo, acusó al PSOE de cargarse la reforma porque, en su opinión, los socialistas están presos de sus socios. Todas las decisiones de esta legislatura están marcadas por la influencia decisiva de los nacionalismos radicales. A este paso, mientras gobiernen los socialistas jamás tendremos nuevo reglamento proclamó. Desde el PSOE, su portavoz parlamentario, Diego López Garrido, garantizó que su formación acepta cualquier fórmula sobre las lenguas. Eso sí, rechazó la idea de aprobar, como pidió ERC, las normas de funcionamiento del Congreso sin el PP. Esta cuestión, como las leyes electorales y las reformas constitucionales, deben aprobarse por un consenso prácticamente unánime señaló. Mientras tanto, fuentes de la Presidencia del Congreso matizaron las palabras de Zaplana al señalar que Marín no tira la toalla y seguirá trabajando para sacar la reforma antes de que acabe la legislatura.