Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 6- -12- -2006 Puigcercós abre la guerra de las banderas y Montilla le obliga a poner la nacional 11 REACCIONES Ignacio Astarloa Secretario ejecutivo del PP Es absolutamente intolerable que el Gobierno de España se declare amigo del Gobierno de Chávez Mikel Buesa Foro de Ermua Los seis terroristas amparados por Hugo Chávez acumulan 41 asesinatos Miguel Ángel Aldana está acusado de participar en una treintena de atentados con 18 asesinatos s Etxaniz también fue protegido de los sandinistas D. M. MADRID. Un total de 41 asesinatos acumulan los seis etarras protegidos por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. A cuatro estaba dispuesto a concederles la nacionalidad para que, de esta manera, pudieran burlar la acción de la Justicia española. Uno de ellos, Miguel Ángel Aldana Barrena, está acusado de una treintena de atentados con 18 asesinatos. La búsqueda de este individuo se activó después de que el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno dictara una orden internacional de detención como consecuencia de una denuncia presentada por la Asociación Víctimas del Terrorismo después de que ABC publicara la dirección de su domicilio en Venezuela. Además de Aldana, Chávez estaba dispuesto a conceder la nacionalidad a Lorenzo Ayestarán, Jesús Ricardo Urteaga Repulles y Eugenio Barrutiabengoa. A estos nombres se suman los de Sebastián Etxaniz Alkorta- -cumple condena por tres asesinatos- -y Juan Víctor Galarza Mendiola. A los dos, el Gobierno venezolano pensaba indemnizarles con 325.000 euros para compensar su entrega a la Justicia española en 2002. Uno de los terroristas que se habría beneficiado de la nacionalidad venezolana, Lorenzo Ayestarán Legorburu, alias Basari y Fanegas de 49 años, está acusado por las Fuerzas de Seguridad de diez asesinatos cometidos en los años 80 cuando formaba parte de los comandos Axular Araba y Vizcaya Ayestarán fue deportado por las autoridades francesas a Venezuela el 23 de mayo de 1984 y el mismo destino lo corrió Jesús Ricardo Urteaga Repulles. Este individuo, acusado de haber formado parte de los Comandos Autónomos Anticapitalistas, tiene abiertos cuatro sumarios en la Audiencia Nacional en los que se les acusa de tres asesinatos. También participó en el secuestro que precedió al asesinato del delegado de Telefónica en San Sebastián Juan Manuel García Cordero, cometido el 23 de noviembre de 1980. En 1990, el Ministerio de Asuntos Exteriores español se negó a tramitar la petición de extradición presentada por el Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional alegando razones de Estado El terrorista está reclamado por el asesinato del dirigente de UCD Jaime Arresa en 1980. MANCHADOS DE SANGRE Aldana Barrena Galarza Mendiola El Gobierno debe tener una actitud de firmeza ante las autoridades de Venezuela AVT Asociación Víctimas Terrorismo El Gobierno debe exigir a Venezuela que deje de otorgar prebendas y privilegios a los asesinos Joseba Álvarez Batasuna Nacido en Gorocica (Vizcaya) en 1949, está acusado de participar en una treintena de atentados con 18 asesinatos. Sus crímenes fueron cometidos en el 78 y 79 De 47 años, el etarra quedó en libertad tras permanecer en prisión durante tres años al ser condenado por la Audiencia Nacional por colaborar con ETA Etxaniz Alkorta Barrutiabengoa Zabarte En libertad Siete son los asesinatos que pesan sobre Eugenio Barrutiabengoa Zabarte, alias Arbe y Potolo Al igual que Urteaga, perteneció a los Comandos Autónomos Anticapitalistas y fue deportado a Venezuela en 1984. Su última detención se produjo el 20 de mayo de 1984. La captura, que se llevó a cabo en Caracas, era en cumplimiento de una orden dictada por la Audiencia Nacional. No obstante, al día siguiente del arresto la Policía le dejó en libertad. De los cuatro etarras que podrían haber obtenido la nacionalidad venezolana, Miguel Ángel Aldana Barrena es el que tiene el historial más sanguinario. Está acusado de participar en una treintena de atentados con 18 asesinatos. Antes de a Venezuela fue deportado en 1984 de Francia Ecuador y después a la República Dominicana y Panamá. En este último país estuvo hasta el 10 de enero de 1990, y a raíz de la invasión de Estados Unidos fue trasladado a Venezuela. La decisión de Venezuela es soberana y tiene que ser respetada to ya. Así, sobre Eugenio Barrutiabengoa pesan tres reclamaciones para ser juzgado por sendos asesinatos, uno cometido en 1980 y los otros dos en 1981. Lorenzo Ayestarán, por su parte, ha sido reclamado por dos asesinatos cometidos en 1981 y 1982. El etarra Jesús Ricardo Urtiaga tiene dos reclamaciones pendientes, una de 1980 por asesinato y otra de 1987 por integración en organización terrorista. Por último, Miguel Ángel Aldana está acusado de dos asesinatos (1979 y 1981) y un delito de tenencia de explosivos (1987) De 63 años, cumple condenas que suman 95 años de cárcel por tres asesinatos. También le protegió el gobierno sandinista, que le dio trabajo en la unidad de espionaje. Fue entregado en 2002. De 50 años, está acusado de siete asesinatos y de formar parte de los Comandos Autónomas Anticapitalistas. El 30 de mayo de 1984 fue deportado de Francia a Venezuela. Ayestarán Legorburu De 49 años, tiene abiertos diez sumarios en la Audiencia Nacional en los que se le acusa de haber participado en diez asesinatos. Fue deportado por Francia el 23 de mayo de 1984. Urteaga Repulles Nacido en Bilbao en 1958, está acusado de haber formado parte de los Comandos Autónomos Anticapitalistas. Tiene abiertos cuatro sumarios en los que se le acusa de tres asesinatos. Causas vivas Fuentes de la Fiscalía de la Audiencia Nacional informaron de que si de la investigación de todas estas causas se deduce que alguna de ellas sigue viva (no ha prescrito) se solicitará del órgano judicial competente que se remita a Fiscalía el procedimiento concreto, para constatar la suficiencia o insuficiencia de los indicios existentes contra los terroristas y, en su caso, actuar para solicitar su entrega a España. En el espionaje sandinista Aldana fue detenido el 22 de abril de 1999 por la Policía de Chávez en el aeropuerto de Maiquetia cuando intentaba abandonar el país con destino a Holanda, utilizando documentación falsa. La Justicia venezolona le juzgó por este delito y quedó en libertad el 9 de mayo de ese mismo año. Además de ofrecer la nacio- naliad a estos cuatro etarras, el Gobierno de Chávez tenía pensado indemnizar con 350.000 euros a los también terroristas Sebastián Etxaniz Alkorta y Juan Víctor Garlarza Mendiola. Ambos fueron entregados a España en 2002. El primero de ellos, que cumple condenas que suman 95 años de cárcel por tres asesinatos, antes de huir a Venezuela tras ser puesto en libertad por un error judicial, residió en Nicaragua, donde fue detenido en 1993. Durante el Gobierno sandinista, Etxaniz trabajó en el sección quinta del Ministerio del Interior, cuyo cometido era fabricar aparatos de espionaje. Durante años esta unidad, de la que era responssable el jefe de los servicios de inteligencia sandinistas, manufacturó miles de estatuillas en las que se camuflaban micrófonos. Varios de los compañeros de trabajo de Etxaniz en Nicaragua eran miembros del MIR, grupo terrorista que colaboró con ETA en el secuestro del industrial Emiliano Revilla. El otro beneficiado por Chávez, Juan Víctor Galarza Mendiola, ya en España, quedó en libertad después de permanecer en prisión durante tres años.