Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 5 s 12 s 2006 El dictador chileno, en estado crítico INTERNACIONAL 35 La derecha se distancia de una figura que pierde protagonismo Los pinochetistas agreden al jefe del Ejército retirado Juan Emilio Cheyre s Los abogados de la acusación opinan que el episodio no es más que una farsa L. PÉREZ SANTIAGO DE CHILE. Pinochet suele producir fuertes discrepancias en Chile. Sus partidarios y detractores son apasionados. Este último episodio que llevó al general retirado en estado de extrema gravedad hasta el Hospital Militar la madrugada del domingo, ha desvelado sin embargo cómo la figura del ex dictador se ha hecho cada vez menos protagonista. En los dos días de crisis, en las afueras del Hospital Militar se han apostado un par de centenares de partidarios de Pinochet, que ayer agredieron con insultos y violencia al ex jefe del Ejército, general Juan Emilio Cheyre. Al retirado jefe castrense, los pinochetistas le acusan de traición después de que Cheyre desligara a la institución de la figura del ex dictador y emprendiera un vasto plan de modernización que incluye acercar esa rama castrense a la ciudadanía. Pero la distancia que puso Cheyre entre el Ejército y Pinochet es menos evidente que el abismo que separa al ex gobernante de la derecha, cuyos dirigentes en su mayoría formaron parte del régimen militar. Mientras Augusto Pinochet estaba hospitalizado con riesgo vital sólo cuatro parlamentarios fueron a visitarle, tres de la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente y uno de Renovación Nacional; todos ellos a título personal o por razones cristianas Si bien algunos personajes derechistas, como los ex candidatos presidenciales Joaquín Lavín y Sebastián Piñera, se distanciaron de Pinochet por los crímenes de su dictadura, el golpe demoledor vino al descubrir sus cuentas secretas con una fortuna estimada en unos 30 millones de dólares. En la otra trinchera, los familiares de víctimas de la represión se quejan del estado del general retirado porque piensan que difícilmente llegará a ser condenado. O, lo que es peor, que su muerte produzca el cierre inmediato de las causas judiciales. Evitar que comparezca Los abogados especialistas en derechos humanos Hugo Gutiérrez e Hiram Villagra coinciden en destacar sus sospechas de que este episodio es una farsa que sólo busca evitar una vez más que pise un tribunal. Lo mismo cree un grupo de jóvenes que ayer protestó contra el ex jefe del Ejército a las afueras de una iglesia, donde se oficiaba una misa por su salud. El tono de equilibrio quiso ponerlo el cardenal de Santiago, monseñor Francisco Javier Errázuriz, quien después de vi- sitar a Pinochet en el hospital dijo que éste se ve menos grave de lo que dicen los informes médicos. Lo encontré mejor que las noticias que habíamos recibido tenía la capacidad de reconocerme y, al mismo tiempo, conversar algo relató. Errázuriz, por último, instó a los chilenos a que, a pesar de las diferencias ideológicas, rezasen por su recuperación. Sean cuales sean las cosas que alguien puede lamentar, no olvidar nunca de que todos somos hijos del perdón dijo.