Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 5 s 12 s 2006 La nueva trama de la Goma- 2 ESPAÑA 17 El juez eleva a diez el número de imputados, siete de ellos policías El fiscal pide prisión incondicional para el primero de los agentes arrestados, que declaró ayer ante Juan del Olmo N. VILLANUEVA C. MORCILLO MADRID. El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo tomó declaración ayer a tres nuevos imputados por la trama de la Goma- 2, que están en libertad y que pertenecen a la Brigada de Información y a la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) Central. Con estos, son ya diez el número de imputados en la trama de la Goma- 2, siete de ellos policías. Entre estos tres nuevos imputados, todos policías, se encuentra un miembro de la Brigada de Información. Esta unidad fue la encargada inicialmente de las pesquisas tras la aparición de un paquete de explosivo el 15 de agosto y su vinculación con un asunto de confidentes. Este funcionario compareció ante Del Olmo porque, según han revelado las pesquisas, pasó datos claves de la investigación a uno de los compañeros que fue arrestado el viernes, en concreto al inspector Antonio Jesús Parrilla Parrilla. Este inspector, que estuvo destinado en Información hasta fechas recientes, le llamaba para saber cómo iba el asunto En cuanto a los siete detenidos el viernes (cuatro policías y tres civiles) al cierre de esta edición había concluido el interrogatorio del primero de los agentes, José Luis González Clares, El Moro para quien el fiscal solicitó prisión incondicional. La Fiscalía le imputa al menos un delito de tráfico de drogas, cohecho, denuncia falsa, detención ilegal y amenazas. El Ministerio Público justificó esta medida cautelar en la gravedad de los hechos y la pluralidad de infracciones. también para ellos prisión incondicional. Esta solicitud se haría igualmente extensible al inspector Antonio Jesús Parrilla Parrilla y al policía Celestino Riveras, su actual compañero en la comisaría de Villa de Vallecas. Aunque ambos están imputados por revelación de secretos, el perjuicio que su actuación puede tener para la causa pública justificaría la privación de libertad. Según fuentes de la investigación, Parrilla habría filtrado declaraciones íntegras y diligencias policiales secretas con posterioridad al 15 de agosto, cuando tuvo lugar el episodio de la Goma- 2. Así se desprende de las grabaciones telefónicas que obran en poder de los investigadores. Existen alrededor de seis conversaciones con un periodista registradas entre los días 20 y 30 de noviembre pasado, además de una grabación en vídeo. En las intervenciones telefónicas el periodista y el policía comentan los pormenores de la noticia presuntamente filtrada por el segundo al primero, así como el tratamiento y el impacto que tendría. Sobre la trama del explosivo, que el primer detenido negó, ABC ha podido saber que la Goma- 2 fue sustraída en una cantera de Colmenar Viejo en el año 2005. Al parecer, el hecho no había sido denunciado dado que se sacó en varias partidas. El policía de la Brigada de Información cuya imputación se conoció ayer pudo retrasar las pesquisas de forma voluntaria al proporcionar datos a Parrilla sobre el caso (que éste le requería con insistencia al saber que le seguían) De hecho, el episodio en el que colocaron droga a una mujer por encargo de un abogado- -también detenido- tuvo lugar una vez comenzada la investigación. Jesús Parrilla era Manzano para la red asturiana del 11- M S. N. MADRID. El nombre de Manzano que figuraba en una tarjeta de visita hallada en poder de Carmen Toro, mujer de José Emilio Suárez Trashorras, era el nombre falso que dio Jesús Parrilla Parrilla, ahora detenido por integrar la trama sobre el nuevo caso de Goma- 2, a los miembros de la trama asturiana para no revelar, como medida de seguridad, su verdadera identidad a la banda de presuntos delicuentes. El hecho de que en aquella tarjeta apareciera el nombre de Manzano fue utilizado para establecer vinculos entre José Luis Sánchez Manzano, comisario jefe de los Tedax de la Policía, con la trama asturiana. Es decir, esta coincidencia del nombre Manzano ha llevado a señalar al jefe de los Tedax como uno de los agujeros negros del 11- M Carmen Toro tenía escrito el nombre de Manzano porque Jesús Parrilla Parrilla, por entonces agente de la Unidad de Información Exterior, se lo facilitó cuando acompañó a Avilés al comisario Miguel Ángel Gamonal para entrevistar al ex minero José Emilio Suárez Trashorras, tras tener la Policía datos de que este individuo podría ser- -como así resultó- -quien abasteció de dinamita a Jamal Ahmidan, jefe operativo de la célula del 11- M. Con posterioridad, se ha publicado parte de lo dicho por Suárez Trashorras en aquella reunión, lo que llevó a pensar a la Policía que Parrilla Parrilla, que había tenido diversos problemas con su mando inmediato, podría ser el filtrador. Estas sospechas tomaron más consistencia cuando se volvieron a publicar notas informativas de la UCIE sobre los datos aportados años antes del 11- M por el confidente Cartagena, quien tenía como uno de sus controladores a Parrilla. La Fiscalía tiene intención de pedir prisión para varios de los policías y evitar así que alteren pruebas Miguel Ángel Santano, uno de los tres mandos de la Policía imputados por la juez EFE Se desvinculó del explosivo Según ha podido saber ABC, el agente imputado se desvinculó de todo el episodio del supuesto tráfico de explosivos, es decir, de la aparición de un paquete con cinco kilos de Goma- 2 en una vivienda de uno de sus confidentes, su posterior traslado a una carretera próxima a Leganés, así como el aviso al 091 y a los agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) Central. Aunque al cierre de esta edición, el fiscal todavía no había solicitado ninguna medida cautelar contra el resto de policías detenidos (aún no habían declarado) toda apuntaba a que tenía intención de pedir La juez Gallego reabre el caso bórico para practicar nuevas pruebas N. V. MADRID. La titular del Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid, Gema Gallego, ha acordado la reapertura del caso bórico y con ella la práctica de nuevas diligencias en el marco de la investigación sobre la presunta falsedad del informe que relacionaba a ETA con el 11- M. Gallego admite así el recurso presentado por la defensa de los mandos policiales de los peritos contra el auto en el que la juez acordó la transformación de las diligencias previas en procedimiento abreviado. Los funcionarios, imputados por falsedad documental, falso testimonio y uno de ellos, también por encubrimiento, consideraban que esa resolución vulneró el derecho a un proceso con todas las garantías y, por tanto, su derecho a la defensa. Argumentaban que cuando la juez dictó ese auto no cumplió los plazos legalmente establecidos, pues entre el levantamiento del secreto de sumario y la conclusión de las diligencias han de transcurrir diez días. Gallego no acepta la nulidad de actuaciones- -como pretendían las defensas, la Abogacía del Estado y la Fiscalía- sino que simplemente concede a las partes un plazo de siete días para que propongan cuantas diligencias nuevas estimen oportunas. Esta decisión supone en la práctica que la instrucción se retrotrae a un momento anterior a que la juez imputara formalmente a los cuatro mandos los delitos antes citados, lo que no significa que cuando se practiquen las nuevas diligencias no vuelva a hacerlo. Operación Nova También fue acusado Parrilla Parrilla por uno de sus superiores en la Comisaría General de Información de ser el filtrador a un medio de comunicación, después de tener varios problemas de índole personal con sus compañeros durante la instrucción del 11- M. Esta acusación se produjo el mismo día en que las Fuerzas de Seguridad lograron evitar la voladura de la Audiencia Nacional, en la llamada operación Nova El atentado iba a ser cometido por radicales islamistas