Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 5 s 12 s 2006 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA LA HORA DE LOS TONTOS OS fines de semana, cuando casi todo el mundo descansa, los tontos salen a trabajar, y llenan las asambleas y convenciones de ciertos partidos políticos. Allí, desportillados de raciocinio y calentados por la proximidad de unos con otros, suelen romper en ocurrencias estúpidas que por alguna razón desconocida acaban abriéndose paso fuera del estricto ámbito de la tontería, como si la sola presencia de muchos tontos reunidos les otorgase mayor dignidad que por separado. Juntos, en manada o manifestación, los tontos se creen más listos, se vienen arriba IGNACIO y a veces dan en publicar CAMACHO sus necias conclusiones en forma de actas congresuales, resoluciones asamblearias y hasta programas electorales, lo que plantea un serio problema a quienes no gozan del estado de felicidad nirvanática que proporciona la estupidez, y que se ven obligados a tener que confrontar las tonterías con toda seriedad. Los americanos, que saben un rato de debates necios, lo tienen formulado en un adagio concluyente: nunca discutas en serio con un tonto, porque siempre hay quien no se apercibe de la diferencia. Conviene tener muy en cuenta este sabio consejo a la hora de rebatir ciertas propuestas que, por su intrínseca memez, corren el riesgo de adquirir carácter solemne si se acaban tomando como objeto de polémica. Si un congresillo de tontos, pongamos que disfrazados de juventudes de Convergencia, decide concluir sus deliberaciones con la aseveración formal de que Cataluña no es España -o sea, elevando la pancarta futbolera a categoría de material político- lo último que se puede hacer es tratar de discutir la chorrada (que diría Pepiño Blanco) porque inmediatamente adquiere carácter de hipótesis y, por tanto, resulta susceptible de ser debatida. Todo lo más, procede sugerir que Artur Mas deje por un ratito de lamerse las heridas que le ha dejado la reedición del tripartito y envíe a sus analfabetos cachorros a clase de Historia y de Geografía. Del mismo modo, cuando los tontos gallegos se agrupan en un cónclave del BNG y proponen un huso horario diferente al de España, es del todo contraproducente meditar el calado de la majadería porque puede suceder que rodemos involuntariamente por el despeñadero del despropósito y acabemos resbalando hacia el desatino de calibrar si la hora debería cambiar al final del Bierzo o en los límites de Tuy. En ese momento, ya habremos protocolizado la tontería dándole rango de materia opinable. Conviene no olvidar que un tonto es un tonto en Madrid, en Barcelona, en La Coruña o en Canarias, y que una hora antes o después sigue siendo el mismo tonto. Lo malo es que, en el nacionalismo de opereta que últimamente campa en España, los tontos que hasta ahora abundaban en dos idiomas pretenden además ejercer en dos franjas horarias, en directo y en diferido, en curso continuo, como la Bolsa. O sea, que cuando un tonto catalán haya acabado de proferir sus memeces, aún no haya empezado el tonto gallego. Esto debe de ser la nación de naciones: un país en que los tontos actúan por turnos, y cada uno en su idioma. L VECINOS Y AMIGOS DE CHÁVEZ S un gran día para el bolivarismo y los descamisados, para la perpetuación castrista, para lapetro- política, para Evo Morales, para Daniel Ortega, para la Alianza de Civilizaciones y para los encapuchados populistas. Menos ilusión ofrece la victoria de Hugo Chávez para el empresariado español. Extraña combinación de libertad y coacción, de populismo y democracia, de sí pero no: hay Chávez hasta el año 2012. El voto ratifica el laberinto del Palacio Rosales, adecuado a la adrenalina golpista del presidentereelegido, supremo oligarca deun discurso político que a la vez deja abiertas algunas espitas de la libertad de expresión. Peculiar crecimiento económico y al mismo tiempo un 67 por ciento más de homicidios que en 1999: violencia y petróleo, nacionalismo neocomunista que elude la precisión definitoria para escenificarse como presencia hegemónica en el Cono Sur frente a las maldades de Washington. Es una victoria electoral sin duda sobrada, pero merodeada por el miedo al poder omnipresente. La polarización venezolana roza el límite de lo que se puede conllevar cuando se quiebra la convivencia. Quizá tarde en aparecer un líder único de la oposición, sobre todo si las últimas elecciones fueron, para el chavismo, VALENTÍ las últimas en las que el sistema de alterPUIG nancia tuvo visos de realidad, más allá de la intimidación y del abstencionismo. En una encuesta previa a los comicios, un 60 por ciento- -especialmente los trabajadores de empresas públicas- -temían represalias por lo que pudieran votar. Lo dice uno de los ideólogos de Chávez: Tomar el poder por esa vía para, desde el Gobierno, proceder a implantar el método revolucionario Vecinos y amigos de la Venezuela de Hugo Chávez: buenas relaciones con Irán y Siria, vínculos económicos con China, compra ingente de armas a Rusia, cuarto suministrador de petróleo a Norteamérica, presunto líder de una coalición multilateral que acabará con los abusos de Occidente, en defensa del indigenismo y según los postulados de Le Monde Diplomatique La contraposición con el proceso mexicano es más que curiosa: como émulo de Chávez, López Obrador niega los resultados electorales y pretende mantener la secuencia E virtual de los dinosaurios sindicalistas, el intervencionismo atávico y un sector energético lindante con el sistema del asalto a la diligencia. La abigarrada murallaparlamentaria frente a Felipe Calderón es, por inversión, el correlato de las patrullas bolivarianas encapuchadas que cierto terror aportaron a las calles caraqueñas a la hora de votar. En México, Calderón estuvo semanas esperando que la presión bajase para que asumir el poder obtenido en las urnas fuese un acto de normalidad institucional y no de fraccionamiento. Entre Caracas y México D. F. La Habana va concentrándose en el rol de mausoleo. Aunque el maquillaje mediático pretenda lo contrario, Calderón es la normalidad democrática y Chávez es la excepción con alto riesgo. Tanto depende del petróleo que ningún augur osa definir el futuro energético de Venezuela. Por ahora parece que Chávez tiene por delante unos pocos años en el poder. Ese poder irá haciéndose absoluto, determinista y coactivo. Por parte de Chávez, aquella facundia expresiva que a veces nos lleva a la risa seguramente vaya haciéndose más infausta y malintencionada. También es posible que a la largasus socios másde conveniencia acaben por darlela espalda. En realidad, todos lospopulismos generalmenteocasionan contagios insostenibles. Chávez habla de socialismo del siglo XXI, otros le atribuyen designios neocomunistas; no le falta un elemento defantoche, ni deverboso ventajista del oro negro. Es hoy el presidente de los venezolanos. La crisis de los partidos tradicionales en Iberoamérica genera por parte de los nuevos caudillos el enfrentamiento del pueblo con las elites de toda la vida. Ese es el mensaje de Chávez, el origen de la retórica alter- mundialista, la antiglobalización y la retrogresión directaal arcaísmo. El nacional- populismo tiene momentos arrolladores. Lo acusa directamente toda la arquitectura, tan frágil, del sistema democrático de Venezuela. Es por eso que Chávez no cesa de denunciar la actuación de fuerzas ocultas Lo denuncia como telepopulista desde su propio programa de televisión. Lo confía a sus discípulos, a quienes trata como seguidores de un dogma sin matices. Lo transmite a sus electores predilectos gracias a un sistema asistencial fundamentado en la colaboración castrista. Por no ser de extrema izquierda, Chávez quizás va a hacerseultraderechista. Seguro que ahora se entiende más tanta demagogia. vpuig abc. es