Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA El nacionalismo gallego, en crisis LUNES 4 s 12 s 2006 ABC Anxo Quintana pierde apoyos y se resigna a incluir a los críticos en la Ejecutiva del BNG Su candidatura sólo consiguió el 62 de los votos de la militancia y se vio forzado a pactar con Beiras, a quien llegó a vetar en una posible lista de integración J. L. JIMÉNEZ SANTIAGO. Menos apoyos, y el enemigo en casa. Anxo Quintana, reelegido ayer en la XII Asamblea Nacional del BNG como portavoz nacional por tres años más, sufrió un duro varapalo en su margen interno de maniobra después de que su candidatura apenas obtuviera el 62 de los votos de la base de la militancia. Y ante la unidad de las corrientes opositoras para presentar una lista alternativa a la Ejecutiva, Quintana se vio forzado a ofrecerle a los críticos cinco asientos en la nueva cúpula nacionalista en un controvertido acuerdo de integración. En las votaciones para conformar el Consello Nacional del BNG, el máximo órgano de decisión de la formación entre Asambleas, la candidatura de Quintana obtuvo apenas el 62,57 del total, frente a más del 37 que obtuvieron las tres listas opositoras: el Encontro Irmandiño- -liderado por Xosé Manuel Beiras- A Alternativa y el radical Movemento pola Base. El amago de coalición de las corrientes opositoras se fraguó a primera hora de la tarde. Pese a las reticencias matinales del Movemento pola Base, este colectivo acabó por ceder uno de sus puestos en el Consello Nacional a beiristas y A Alternativa para que éstos alcanzaran así los 15 miembros necesarios para presentar lista alternativa a la Ejecutiva. El nacionalismo pide el huso horario de Portugal Dentro del trabajo de las comisiones de la Asamblea, los militantes aprobaron una enmienda para que el BNG inste a la Xunta a adaptar el huso horario gallego a su hora natural, la misma que Portugal, Reino Unido y Canarias No obstante, la enmienda más polémica fue la referida al cambio en el modelo organizativo, impulsada por el propio Anxo Quintana, de modo que el Bloque renuncia a su modelo asambleario fundacional para, de ahora en adelante, seguir la fórmula de representación por delegados. El rechazo a este cambio fue una de las bazas esgrimidas por los sectores más críticos. Xosé Manuel Beiras se abraza a Mario López Rico tras entrar en la Ejecutiva del BNG MIGUEL MUÑIZ Un departamento de la Xunta no paga facturas en castellano La sociedad Galicia Calidade indica a una empresa de Madrid que no cobrará hasta que no traduzca la documentación enviada para efectuar el pago oportuno JOSÉ LUIS JIMÉNEZ SANTIAGO. En pleno debate acerca de si el nuevo Estatuto deberá incluir el deber de conocer el idioma gallego a todos los ciudadanos residentes en la Comunidad, un departamento de la Xunta ha ido un poco más allá al indicar a un proveedor que no cobrará un euro mientras no detalle sus facturas en la lengua de Rosalía de Castro. Así se lo ha hecho constar la sociedad pública Galicia Calidade dependiente de la Consejería de Innovación e Industira- -en manos del nacionalismo gallego- -mediante un correo electrónico a una empresa con sede en Madrid, que tras cumplir con su parte de un convenio publicitario remitió a este departamento de la Xunta la pertinente factura. En el citado correo electrónico, firmado por María Nogueira Valladares, del departamento comercial de Galicia Calidade, se informa a la empresa que las facturas deberán venir en gallego al tiempo que le recuerda que el topónimo La Coruña no está aceptado Como conclusión, se precisa que esperamos las nuevas facturas para hacerle el pago Esta exigencia lingüística no es una práctica habitual en la Xunta de Galicia. Las consejerías controladas por el PSOE niegan tajantemente plantear este tipo de condiciones a proveedores, y ni tan siquiera la Secretaría General de Política Lingüística, órgano que regula e impulsa el uso del gallego a nivel autonómico. Sin ir más lejos, la propia Vicepresidencia de Igualdad y Bienestar que dirige el líder nacionalista Anxo Quintana tampoco plantea estos requerimientos, no amparados en ningún caso en la normativa legal de la Administración Autonómica en materia de contratos. Incluso otros departamentos de la misma Consejería de Innovación e Industria- -como la también sociedad pública Turgalicia- -no plantean obstáculo alguno con facturas de esta misma empresa en castellano. Vetos de Quintana Antes del acuerdo final, el político de Allariz intentó una maniobra en el último momento para integrar en una lista única a la Ejecutiva a los movimientos opositores, pero con condiciones. Quintana propuso incluir en su candidatura a las tres corrientes críticas, pero vetando a dirigentes históricos como Mario López Rico y Xosé Manuel Beiras, lo que provocó el airado rechazo de los críticos y la amenaza de la lista alternativa. Ante las acusaciones de intransigencia Quintana con- vocó a sus afines en una reunión de urgencia y, ante la amenaza de ruptura interna, les comunicó su decisión de aglutinar a la oposición en la Ejecutiva, sin ninguna reserva. Así, el reelegido portavoz nacional ofreció tres puestos a los beiristas -que coparon el propio Beiras, Mario López Rico y Cristina Amor- -y dos a A Alternativa- -Rosario Fernández Velho y Amada Traba- después de que el Movemento pola Base rehusara formar parte de la misma. De ese modo, los dos nombres propios de A Alternativa, Camilo Nogueira y Alberte Xullo Rodríguez Feixoo quedaron fuera. Los restantes diez asientos de la Ejecutiva quedarían para los suyos: por la UPG, Francisco Rodríguez, Ana Belén Pontón, Francisco Jorquera y Alberto Ensede; Roberto Mera ocupó plaza por los Non Adscritos; mientras que Anxela Bugallo, Clara Millán, Rosana Pérez y María Xosé Bravo representarán a los sectores más próximos a Anxo Quintana, también incluido. La Ley ampara el castellano La actitud de la sociedad pública Galicia Calidade choca de lleno con lo estipulado en la Ley de Normalización Lingüística de la Comunidad de 1983, aprobada por unanimidad, y en cuyo artículo 6.2 se incide que las actuaciones administrativas serán válidas y producirán sus efectos cualquiera que sea la lengua oficial empleada Es más, en su Artículo 2 se afirma expresamente que los poderes públicos de Galicia garantizarán el uso normal del gallego y del castellano, lenguas oficiales de la Comunidad Autónoma La imposición de Galicia Calidade entronca con las aspiraciones de PSOE y BNG en la reforma del Estatuto, donde contrariamente a lo estipulado por el Consello Consultivo y una sentencia del Constitucional de 1986, quieren incluir el deber de conocer el gallego a todos los ciudadanos.