Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Domingo 3 de Diciembre de 2006 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2006. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.229. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Irene Lozano ESTO NO HAY QUIEN SE LO CREA gnoro si se había previsto este epílogo para la posmodernidad, pero está ocurriendo: la realidad se está volviendo inverosímil. Nadie hubiera podido imaginar que, en plena tregua, ETA iba a secuestrar nada menos que a Otegi, y que éste iba a padecer el síndrome de Estocolmo en su fase más aguda. Como el Josef K. de El proceso, Otegi pregunta a sus captores: Pero entonces, ¿estoy detenido? Ellos, impávidos, contestan: sí, pero puede usted seguir haciendo su vida normal. Y ahí sigue, pidiendo un precio por su liberación en nombre de sus secuestradores. Que el pleno del Ayuntamiento de Marbella ingrese en la cárcel, vale; que un antiguo espía ruso muera envenenado, perfecto; incluso que haya policías delincuentes tiene un pase. Pero demasiados acontecimientos fantásticos se están sucediendo a toda prisa y amenazan con agostar nuestra perplejidad. Si nos hubieran dicho que un día íbamos a coger un avión descalzos, sin cinturón, sujetándonos los pantalones con una mano, y llevando en la otra una bolsa transparente con la barra de labios, mientras sujetamos la carta de embarque entre los dientes, lo hubiéramos juzgado una broma de pésimo gusto, una escena imposible tanto para comedia de situación como para película de terror. Y ahí estamos, como corderitos. Ni preguntamos si estamos detenidos, porque preferimos pasar por el aparato de rayos, no sea que llevemos polonio 210 adherido a la suela o hayamos contraído el virus de la gripe aviar. ¿Alguien puede creerse lo que está pasando? Tan inverosímiles resultan ya los acontecimientos que los políticos, para que los creamos, se ven obligados a contarnos sus cuitas en vídeo, o sea, en formato de ficción. No puedo más. Me empiezo a sentir como los niños cuando viajan en coche: me marea el paisaje y quiero que me pongan el DVD. ¿Cuánto falta? I Silvestre Reyes, durante una audiencia pública celebrada en Laredo, Texas, el pasado 7 de julio AP De la granja al Capitolio En su juventud fue patrullero, y hoy se ha convertido en el primer hispano en llegar al puesto de jefe de la Comisión de Inteligencia del Congreso de EE. UU. La vida de Silvestre Reyes es la de un auténtico self made man JOSÉ LUIS DE HARO uando tan sólo contaba con seis años, Silvestre Reyes apenas podía chapurrear el inglés; ahora, 56 años más tarde, el congresista tejano será el primer hispano en erigirse como presidente de la Comisión de Inteligencia del Congreso de EE. UU. una tarea nada fácil en la que tendrá que orquestar las distintas agencias de espionaje estadounidenses con la espinosa política norteamericana en lo que respecta a Irak. Nadie pensaba que aquel chiquillo, hijo de algodoneros que pudo recibir una educación gracias al limitado nivel de inglés que sus padres consiguieron inculcarle en nombre de la pasión de éstos por la lectura, acabaría protagonizando una carrera política en lugar de terminar con sus huesos recogiendo algodón. Por supuesto, por aquel entonces las expectativas sobre su futuro no eran nada halagüeñas, sobre todo si se tiene en cuenta que en más de una ocasión en el instituto se referían a él como el granjero de pollos Aun así, Reyes no se achantó frente al limitado destino que, aparentemente, Estados Unidos tenía trazado para él. En vez de limitarse a seguir los consejos, el nuevo presidente del Comité de Inteligencia del Congreso, se alistó en el Ejército, fue soldado combatiente y más tarde pasó a ser agente patrullero de la frontera, un trabajo en el que pronto destacó, por lo que su nombramiento como director de la Patrulla Fronteriza no se hizo esperar. Posteriormente, tras jubilarse en 1995, Reyes despegó con fuerza en una fulgurante carrera política que pronto le convirtió en congresista y que, ahora, de la mano de la liberal Nancy Pelosi, que será la portavoz de la mayoría en la Cámara de Representantes, le encaminará a responsabilizarse de las delicadas tesituras que rodean a las agencias de espionaje y, sobre todo, al complejo rompecabezas iraquí. La actual legisladora demócrata por el Estado de California no ha elegido por casualidad a Reyes para este puesto. En primer lugar, el origen hispano de Reyes será un imán para las decenas de millones de votantes latinos de cara a las presidenciales de 2008, pero lo más destacable es la sintonía de ambos contra la maraña bélica que el Gobierno de EE. UU. libra en el país del ex dictador Sadam Husein. Reyes no duda en hacer preguntas difíciles, ya sea relacionadas con los fallos de Inteligencia antes de los atentados del 11- S, la guerra en Irak, o la calidad de los informes de Inteligencia sobre Irán o Corea del Norte, por lo que los malos ratos para la Administración Bush están asegurados con este nuevo nombramiento demócrata. C