Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 DOMINGO 3- -12- -2006 ABC CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo Buscar una vacuna contra el sida es tirar el dinero a la basura Luc Montagnier s Codescubridor del virus del sida Su prioridad es buscar tratamientos para las formas del virus que escapan a la terapia antirretroviral. Lograrlo supondría adormecer el virus a un nivel que no moleste, y reducirlo por el sistema inmune POR FERNANDO ITURRIBARRÍA FOTO: DANIEL MORDZINSKIA PARÍS. El profesor francés Luc Montagnier (Chabris, 1932) fue el primer científico que describió el virus del sida, la pandemia sexualmente transmisible que ha matado a más de 25 millones de personas desde su aparición en 1981. Un cuarto de siglo después, está enfrascado en una nueva pista para poner a punto un tratamiento complementario a la triple terapia antirretroviral. Desde su despacho de presidente de la Fundación Mundial de Investigación y Prevención del Sida, en un anexo de la sede parisiense de la Unesco, desvela que ha probado con la enfermedad el producto a base de extractos de papayas fermentadas que recomendó, en 2002, a Juan Pablo II para tratar su párkinson. Los resultados de los ensayos clínicos son inminentes. Ya se sabe que es más barato que los fármacos actuales, y que la búsqueda de una vacuna preventiva es dinero tirado a la basura La Academia de Ciencias Médicas de Bilbao acaba de concederle la Medalla de Honor de la centenaria institución al cumplirse el 25 aniversario de los primeros casos de sida en el mundo. multiplicación del virus. Pero no llega a erradicarlo del todo. Eso obliga a hacer una terapia perpetua, con efectos secundarios tóxicos y la aparición de resistencias. De ahí la importancia de encontrar tratamientos complementarios centrados en la parte del virus que resiste a la triterapia. -Si lo logra, ¿se acabó la enfermedad? -Se podrá erradicar la infección. Como es el caso de la tuberculosis. Se trata entre seis y nueve meses con dos o tres antibióticos y la persona se cura. Conserva algunos bacilos pero el sistema inmunitario impide su multiplicación. El objetivo con el sida es el mismo. No erradicar físicamente todas las partículas virales sino reducir el virus a un nivel que no sea molesto y esté controlado por el sistema inmunitario. ¿Siempre hay una parte del virus que escapa a la medicación? -Sí. Los inhibidores no logran desalojarla. No tiene nada que ver con las mutaciones que permiten al virus resistir, incluso a los medicamentos actuales. Ésta es una reserva de virus, no bien identificada, que se esconde en tejidos como los testículos o el cerebro, donde a los inhibidores les cuesta penetrar. Más grave aún es que hay formas del virus que escapan por construcción a ese tipo de tratamiento. Montagnier, en su despacho de la Fundación Mundial de Investigación y Prevención del Sida, en París unida a antioxidantes e inmunoestimulantes de tal manera que el sistema inmunitario pueda controlar esa pequeña fracción restante del virus. debido a que sus tratamientos son tóxicos y a que el virus puede volverse resistente a los tratamientos. La situación actual no es buena porque la epidemia continúa, hay nuevas infecciones y la gente olvida las actitudes de prevención. Un tándem polémico El francés Luc Montagnier y el norteamericano Robert Gallo se disputaron durante más de una década la paternidad del descubrimiento del virus. La concesión en el año 2000 del Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica obró el milagro, que comparecieran juntos para anunciar que colaborarían en la lucha contra esta enfermedad. ¿Y la vacuna preventiva, la que proteja contra la infección? -Para mí, es más lejana. Todas han fracasado porque van dirigidas a una envoltura natural del virus que le basta con cambiar un poquito para escapar a los anticuerpos. Mi convicción profunda es que no podrán funcionar. Todos los millones de dólares que se están gastando en ese tipo de vacunas es dinero tirado a la basura. Me parece lamentable. Se sabe que no podrán funcionar debido a que están dirigidas a las regiones más cambiantes del virus. ¿De qué olvidos habla? -No se enseña en absoluto la higiene genital. La transmisión del virus es a menudo acelerada o aumentada por coinfecciones genitales. A la gente se le dice: Póngase un preservativo y ya está No. Hace falta también una higiene genital. Está demostrado que la circuncisión disminuye la transmisión heterosexual del virus. Hay medios muy sencillos que no son enseñados. Como explicar desde la escuela los riesgos de las enfermedades sexualmente transmisibles y cómo evitarlos. ¿Qué se puede hacer para llegar hasta esas reservas de virus? -He puesto a punto nuevos marcadores para detectar esas formas. Así se podrán lograr tratamientos que van a disminuir específicamente esos marcadores del virus. Si se llega a superar este problema, se hará sobre todo un gran favor al tratamiento en los países pobres. ¿Por qué? -Porque permitirá parar la triterapia indefinida. Habrá una triterapia de duración limitada. Luego, con un segundo tratamiento, se aplicará una vacuna terapéutica- -para tratar a personas infectadas- ¿Ha calado demasiado rápido la idea de que el sida es una enfermedad crónica? -Es un profundo error. La nueva generación piensa que ahora tienen nuevos medicamentos que van a curarlos. El sida no es una enfermedad crónica El sida no es crónico debido a que el virus puede volverse resistente a los tratamientos La circuncisión disminuye la transmisión heterosexual ¿En qué trabaja ahora? -Mi prioridad es ocuparme de las formas del virus que escapan a la triterapia. Ese tratamiento disminuye mucho la ¿Hay signos alentadores? -Yo no soy pesimista. Pero hay que tener otra actitud, consistente en desmitificar el virus, en especial en África don-