Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CULTURAyESPECTÁCULOS DOMINGO 3 s 12 s 2006 ABC Roberto Fontanarrosa, premio Catrina a toda una carrera La Feria del Libro de Guadalajara homenajeó al dibujante y escritor argentino JAVIER HERNÁNDEZ E. ESPECIAL GUADALAJARA (MÉXICO) Fontanarrosa no puede librarse de sus personajes. Los lleva pegados al pie- -como acarician la pelota los jugadores de su mito futbolístico canalla Rosario Central- -allá donde vaya y en el caso de Boogie el aceitoso se ve siempre obligado a disculparse, a decir que en nada le representa aunque sea un habitual de sus exitosas viñetas. El humorista, escritor, pintor y colaborador de Les Luthiers no ha empezado su charla con catrines como Eduardo del Río Rius a Quino no le dejó venir su mujer avisa el mexicano) y Sergio Aragonés. Galante con la mesa de mujeres caricaturistas, les advierte que ha llenado el escenario de flores, algo que Boogie una parodia del inspector Harry el sucio de Clint Eastwood, no hubiera hecho. Fontanarrosa recordaría después que jamás pensó que fuera a tener tanto éxito con un matón del calibre 44, el de su pistola mágnum, machista y, por supuesto, racista; un ser, en suma, detestable: Si lo llego a saber le pongo otro nombre ¿Aceitoso? Tenía que ser algo como Harry el sucio Fontanarrosa, que prepara para 2007 un largometraje animado de Martín Fierro confiesa que él se dedica a robar ideas. También con el machote gauchesco Inodoro Pereyra. Es otro robo aunque para hurto y toma, la de la realidad más directa, la de su Argentina: Mientras haya crisis es muy bueno para nosotros sostiene, eso sí con matices: Cuando se convierte en tragedia, me paraliza. Nadie hace chistes en Argentina de los desaparecidos de la Dictadura Pero, ¿qué es ser caricaturista? Rius lo expone así: Es un problema que he tenido yo desde el paleolítico inferior. Cuando uno se encuentra ante el papel, ese que llaman cuestionario, nunca he sabido qué decir en la casilla que ponía ocupación. Si pongo monero, parece que se refiere a los macacos, humorista gráfico... muchos dicen por lo que eres: un genio Aragonés prefiere poner contador, trajinador de chicles EFE Un falso velázquez de 900.000 euros La Policía Nacional ha intervenido una falsificación de una obra de Velázquez que se quería vender por 900.000 euros. El falso velázquez es un retrato del rey Felipe IV En la operación, desarrollada en Madrid, Barcelona y Valencia y en la que se han detenido a seis personas, se incautaron de otras falsificaciones Rodin erótico: insondables abismos de pasión Algunas de sus figuras son de un impudor que haría sonrojar a un mono escribe un crítico de la exposición en el Museo Rodin JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Se exponen por vez primera ciento cuarenta dibujos y acuarelas de Auguste Rodin, el patriarca de la escultura moderna, que revela su faceta más íntima: el dibujo erótico, obsceno, de hombres y mujeres entregados al placer y la lujuria, solitaria y compartida, desvelando los rostros más vertiginosos de la pasión. El puesto fundacional de Rodin en la historia de la escultura quedó tiempo ha establecido. Sus relaciones con Camille Claudel, muy profunda, e Isadora Duncan, mucho más circunstancial, habían desvelado muy parcialmente el velo íntimo de un creador turbulento. El relato de la Duncan de su primer encuentro ya daba una idea muy carnal del personaje. A los 89 años de su muerte, la nueva dirección del Museo Rodin ha deseado presentar al gran público una parte modestísima de su obra de dibujante, a partir de 1890, desde el ángulo más turbador: Viaje al país de Eros Se trata de un eufemismo retórico. Los dibujos y acuarelas expuestos desvelan una obra que seguirá inquietando de la manera de sus turbadores. Un crítico de arte contemporáneo que pudo conocer algunos de sus dibujos eróticos llegó a escribir en Le Figaro escandalizado: Algunas de sus figuras son de un impudor que haría sonrojar a un mono Casi todo está dicho. Salvo lo esencial: no basta con dibujar obscenidades para ser un gran maestro del dibujo. Muchos de los dibujos de Rodin podrían publicarse en las publicaciones pornográficas más acreditadas. Si la calidad de su trazo no les diese una nobleza que no tiene la obscenidad estricta. El trazo del lápiz de Rodin puede ser lúbrico, obsceno, por momentos. Pero esa lubricidad, esa obscenidad, ese erotismo rotundo, pasional, compulsivo, también habla de otras fuerzas oscuras, indisociables de los misterios más hondos. Ese dibujante que capta la eterna fugacidad del placer solitario de una mujer desnuda es el mismo creador que concibe El pensador o una maqueta en yeso de un abrazo más que turbador entre Jesús y María Magdalena. Creíamos conocer a Rodin: sus dibujos eróticos nos descubren insondables abismos de pasión. Cuando la crisis argentina se hace tragedia me paraliza. Nadie hace chistes de los desaparecidos de la Dictadura Enrique Rojas: Hay herramientas suficientes para curar la depresión J. H. E. E. GUADALAJARA. La enfermedad de la tristeza es un mal muy antiguo, desde Mesopotamia, las culturas egipcia, india y china. Casiano describe la acedía en el siglo IV como tedium vitae y el doctor de Fernando VI, Piquer Arrufat, de origen árabe, describe que el Rey era bipolar o que el médico de cabecera de Enrique IV An, dré de Laurens, le diagnostica tristeza profunda, bloqueo de la conducta y dificultad para hacer tareas sencillas. Todas estas historias están en Adiós, depresión (Planeta) el exitoso libro que el catedrático de Psiquiatría Enrique Rojas acaba de publicar en México y que en España lleva vendidos 90.000 ejemplares. ¿Cúales son sus principales síntomas? ¿cómo debe tratarse? ¿qué es la depresión posparto? ¿cómo se mezclan la depresión y la ansiedad? El doctor Rojas, que presentó su libro en la FIL, ofrece un análisis exhaustivo de estos y otros interrogantes que van unidos a los trastornos de la depresión. Rojas dice que el libro es un manual que aclara muchos conceptos básicos sobre la depresión, la importancia de los factores genéticos, cómo diagnosticarla a tiempo y saber que hay herramientas suficientes para curarla